FER: REPRIMIDO, ESTIGMATIZADO, Y OLVIDADO

El sábado 29 de septiembre de 2018, se cumplen 48 años de la aparición pública del FRENTE ESTUDIANTIL REVOLUCIONARIO (FER). El único movimiento que ha pretendido democratizar la Universidad de Guadalajara, cuyo monopolio ha estado desde el siglo pasado en manos del grupo mafioso y criminal de la FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE GUADALAJARA (FEG), y que lamentablemente continúa hasta nuestros días, aunque claro, con otro disfraz y otras siglas (FEU).

     Hagamos un poco de historia. A diferencia de los hechos ocurridos en la ciudad de México en 1968, en los que un simple pleito entre muchachos de las Vocacionales No. 5 y 2 y la Preparatoria particular Isaac Ochoterena, que fueron puestos en paz por la policía y granaderos, aquello se convirtió en el pretexto ideal para una juventud intoxicada con la ideología marxista (que no entendía del todo, pero que en las aulas se predicaba a diario, era la moda) retara al último gobierno emanado de la Revolución Mexicana(ya hablaremos al respecto en comentario posterior).

     En decir, lo de la capital fue un simple pleito juvenil que se fue convirtiendo en el pretexto ideal para retar al gobierno. En cambio, lo sucedido en Guadalajara en 1970, sí se trató de un auténtico MOVIMIENTO ESTUDIANTIcuyo propósito fundamental era democratizar la universidad pública local, y eliminar el terror y control impuesto por los golpeadores y matones de la FEG.Ningún estudiante de la Universidad de Guadalajara podía sentirse libre en las distintas facultades y preparatorias (hasta en las secundarias), el terror con el que este grupo mafioso tenía sometido al estudiantado no tiene parangón en la vida nacional.

     Recuerdo en la facultad de derecho a principios de los años ’70, por señalar un caso, un maestro de derecho procesal al hacer el examen final (todos los exámenes en la facultad eran orales) nos hacía sufrir a todos, y pocos, muy pocos, eran los que lográbamos pasar al primer intento y eso con muy baja calificación. Cualquiera diría que eso es normal, que el maestro era estricto. La cuestión, y grave, es que el referido maestro se hacía rodear de 10 o 12 de los gorilas de la FEG, la mayoría empistolados dentro del aula a quienes obsequiaba calificaciones de 100 mientras a los estudiantes, a los verdaderos estudiantes que lográbamos pasar, un 60, 65 o 70 eran considerados verdaderos triunfos.

     La putrefacción académica a causa de estos vándalos que todo controlaban (y tal parece que continúan haciéndolo) movió a muchos jóvenes estudiantes, la mayoría del populoso Barrio de San Andrés, que pobres, pero inteligentes, con valor y deseos de mejorar su vida y sociedad, se organizaran y crearon el Frente Estudiantil Revolucionario. Un movimiento reprimido con extrema dureza hasta lanzar a no pocos de sus miembros a la guerrilla y la clandestinidad (valga decir, que si el gobierno del Estado de Jalisco se hubiera tomado la molestia de indagar un poco sobre este grupo, en lugar de reprimirlos con los gangsters de la FEG que eran un lastre pesado para la educación en el Estado y les hubiera ayudado, esta casa de estudios se hubiera oxigenado; tan exitosa en la farándula, pero tan pobre en resultados académicos).

     En el año 2000, en mi libro MEDIO SIGLO, VIVENCIAS Y TESTIMONIOS el cual presenté en la FIL (primer texto que narra este movimiento y antes que ningún otro), narro los hechos ocurridos el día de la aparición pública del FER y cómo fueron agredidos a balazos por los porros de la FEG.

     La prensa en bloque condenó al naciente movimiento y sin indagar, se sumaron a la consigna del gobierno estatal estigmatizando al Frente Estudiantil Revolucionario, del que muchos de sus integrantes se identificaban con el PRI (de entonces, claro, el de ahora es mero negocio o franquicia política), que, al verse atacados por el gobierno y la prensa, primero, fueron presa de la confusión, y, posteriormente a causa de las represalias y persecución sufrida a manos del gobierno y los criminales de la FEG; los sobrevivientes, los que permanecieron firmes, deciden con valentía enfrentar a sus circunstancias y sumarse a la Liga Comunista 23 de Septiembre (hombres de verdad, no como los vándalos ayotzinapos, que si el Ejército o las Policías les hicieran el 5% de lo que padecieron los del FER, poco se les haría el Planeta para manifestarse y protestar, pues lloran como plañideras después de delinquir, dañar instituciones, cuarteles, negocios, autopistas, etcétera, y no hay día que no hagan su arguende por la banda de delincuentes que en cinco camiones robados y a 150 kilómetros de su escuela y a la una de la madrugada se enfrentaron a otros delincuentes como ellos y los mataron).El FER fue otra cosa. Ni desearon jamás ser guerrilleros, ni tampoco enfrentarse al estado pues, solo querían democratizar su Universidad. Fue el gobierno estatal que sin averiguar nada soltó a los mafiosos de la FEG para que les reprimieran y lo único que lograron fue asesinar a varios, truncar la carrera de muchos, y lanzar en pocos años a la clandestinidad a los sobrevivientes, a los que el gobierno del demente Echeverría persiguió con saña y crueldad.

     Ante la falta de espacio dejo algunos textos acerca de este grupo (FER) contenidos en el segundo volumen de mi libro que narra los principales hechos de nuestra historia nacional, en espera que aporten claridad, quiten el estigma de un movimiento cuyo único objetivo era democratizar la U. de G., pero que lo único que logró es ser reprimido irracionalmente. Historia que no debe quedar en el olvido. Aquí los textos:

“…Todo empieza ese día con una serie de mítines que proponían la democratización y renovación de los liderazgos estudiantiles en la universidad pública local, al cobijo como ya se dijo de una nueva organización… nombrada Frente Estudiantil Revolucionario. Luego de un mitin en la preparatoria Vocacional, le sucede otro más en la cercana Facultad de Ciencias Químicas, para concluir en la Escuela Politécnica. Mientras se desarrollaba pacíficamente la reunión, la naciente organización es agredida por los pistoleros de laFederación de Estudiantes de Guadalajara (FEG), que sin medir consecuencias llegan disparando contra la multitud. Según el reporte oficial los muertos fueron tres, entre ellos su propio líder.

   Se le olvidó a Zuno Arce que todavía era Presidente Gustavo Díaz Ordaz y no su cuñado… Y como su pariente político arribaría al poder hasta dos meses después, los muchachos del Frente Estudiantil Revolucionario se ven forzados a irse a la clandestinidad. La mayoría, si no es que todos, jamás consideraron esa opción. Muchos perdieron la oportunidad de concluir su carrera universitaria, otros muchos fueron expulsados en automático de la universidad, aún cuando no hubieran hecho absolutamente nada. Lo peor es que otros más perdieron la vida… su cuñado, una vez en la presidencia, les persiguió con saña y crueldad, obligando a algunos incluso a sumarse a la proscrita Liga Comunista 23 de Septiembre. De nueva cuenta traición y buenas intenciones se decepcionaban mutuamente. La historia tan conocida por dos largos siglos se repetía por enésima vez en este rincón de México” (México: ¿Estado Fallido o País Traicionado?, Volumen Dos. Impre-Jal, págs. 252-254).

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com