ES OCCIDENTE REALMENTE CRISTIANO?

La vida social implica o incluye todas las actividades y pensamientos que la integran, son parte de su todo, y las creencias espirituales y religiosas son también parte fundamental, aunque siempre las segundas superen a las primeras en adeptos creyendo que son parte de éstas.

     Como saben los lectores asiduos a esta columna, tengo muchos años durante el verano participando en Puerto Vallarta en una reunión teológica, ya que este maravilloso paraíso como todas las expresiones humanas, recoge lo bueno y lo malo. Es espejo que refleja una realidad.

     Entrando en materia, si leemos en cualquier enciclopedia acerca de la fe que profesa el mundo occidental, nos dirán que sus creencias son cristianas en su inmensa mayoría ¿Esto en verdad es así?

     Nominalmente sí, aunque en realidad, y si se revisan las cosas al amparo de las Sagradas Escrituras y la teología, la afirmación se diluye en un río de prácticas y creencias erróneas; unas, definidas por su sincretismo, mientras que las otras apartadas abiertamente de la verdad revelada. Sostenidas por pensamientos y afirmaciones absurdas que nada tienen que ver con la ortodoxia de la fe, es decir, por lo que enseña la Biblia.

     Si partimos del Decálogo, el primer mandamiento desnuda espiritualmente a las masas religiosas, y es que, «amar a Dios con todo el corazón, con todas las fuerzas y con toda la inteligencia» es quizá el inicio de toda incongruencia en la fe de todos aquellos que se auto definen como cristianos (católicos, protestantes, ortodoxos, armenios, etcétera), pues se aman tantas cosas y Dios está realmente fuera de esos corazones que el mandamiento queda ajeno. Además de que no se puede amar a quien no se conoce y sólo en la Biblia se puede conocer a Dios tal y como Él se ha revelado.

     Y aunque queda la revelación natural (Universo) para reconocer la existencia de Dios, se requiere obligadamente de conocerle como Él ya se ha revelado al hombre en la Escritura: cómo es su Santo ser, qué atributos tiene, porqué y para qué nos creó, cómo es que se rompió nuestra relación plena con Él, y porque en su amor y misericordia implementó un hermoso plan de salvación para reconciliarnos a través de un Mesías que vendría y vendrá, pero que también ya vino.

     Pensar que murió en la cruz y compadecerse de Él como si le hubieran salido las cosas mal ─sin entender qué sucedió en realidad─denota la indigencia total en el conocimiento de las doctrinas bíblicas. Muestra sin retoques un cristianismo nominal que carece de sustento, de cimientos, que desconoce las Buenas Nuevas de salvación que Jesús nos ofrece a los pecadores, que lo somos todos (aun cuando algunos se crean “buenos” y en su altivez digan “que no tienen nada de qué arrepentirse”). Una afirmación de lo que en realidad no se es.

     Las múltiples formas de drogadicción, el libertinaje sexual sin freno y cínico ─que se ostenta incluso como ‘orgullo’─, las decenas de miles de asesinatos cometidos por las mafias delincuenciales, los asesinatos de mujeres (fenómeno prácticamente inexistente hace apenas unas décadas), robos, extorsiones, cobro de piso, el abuso sexual contra los niños, la violencia contra padres y abuelos, laviolencia en las escuelas y pandillas, son tan solo algunos de los rostros horrendos de una aldea global, que en el caso de los paísesOccidentales (no se diga en México) nos dicen que el cristianismo de estos países es cosa de la historia, de una fe ajena a lo que dicen las Enciclopedias.

     Ciertamente en todos los tiempos ha existido un remanente de cristianos fieles a Dios y congruentes con sus creencias, los presentes no son la excepción, hoy también existen, excepción que rompe la regla.

     Sin embargo, los países occidentales son gobernados por una mayoría de líderes mediocres e impíos que no tienen nada que ver con Dios ni con la fe judeocristiana, aunque algunos por conveniencia política (o de status social) se alineen con la cristiandad. Son simples lobos con piel de oveja.

     “Por sus frutos los conoceréis”, lo advirtió el propio Jesucristo. Lamentablemente el pueblo de Dios ha perdido en buena medida el discernimiento. Ha pasado tanto tiempo en sociedades y educado por generaciones de descreídos que ya no distingue una cosa de otra; una especie de daltonismo espiritual les ha hecho reos del engaño, incapacitándoles para distinguir el error de la verdad.

     El Mesías en su amor por todos nosotros, en su celo por los intereses de Dios el Padre, así como en su perfecta santidad que no admite el engaño ni la hipocresía, además de no temer en absoluto al clero desviado y corrompido de su generación y en advertencia para judíos y cristianos de todas las épocas: declaró abiertamente las desviaciones de la fe en las que tenían engañado al pueblo. Situación muy semejante a la actual, con la variante de que en aquellos tiempos hubo 12 representantes de las 12 tribus de Israel que le creyeron y siguieron (apóstoles) y miles de discípulos (judíos piadosos) que una vez que El resucitara, fueron capaces de llevar las Buenas Nuevas al mundo conocido de aquella época.

     A dos mil años de distancia y perdida la aldea global en una crisis moral y espiritual ¿el remanente de judíos y cristianos que permanecen fieles a Dios y a su fe revelada serán capaces de revertir la situación de engaño, hedonismo y nihilismo, o la humanidad ya no tiene remedio? Usted qué cree, estimado lector.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com