EL GRAN DEPREDADOR DE PALACIO

En 1971 apareció un libro titulado “El gran solitario de Palacio”, en alusión al ex Presidente Gustavo Díaz Ordaz, en su novela, René Avilés Fabila expone las razones de la soledad del presidente poblano (a causa de sus hechos y decisiones públicas). Medio siglo después, habita en Palacio Nacional otro presidente por demás distinto y distante, tabasqueño por cierto, un terrible depredador del presupuesto, de las Instituciones públicas, de la armonía y unidad social, de la salud, de la educación, de la diplomacia, de la obra pública, en una palabra, un depredador indolente e irreflexivo que jamás considera los daños que ocasiona casi todos los días. Incalculables a dos años y medio de su desgobierno, muchos de ellos sin manera de ser reparados.

La cancelación del aeropuerto de Texcoco (NAIM), primera decisión de su mandato, le muestra tal como es: ¡un depredador irracional! En un país como México con tantas necesidades y desigualdades, tirar a la basura $331,900’000,000 millones de pesos a causa de dicha cancelación es un gravísimo delito, crimen de lesa humanidad (y aunque al conocerse el monto total de los daños, López Obrador intimidó al titular de la ASF con el clásico ‘tengo otros datos’, esta semana se conoció que el dato del auditor era correcto; Diario Mural, 6/May/2021). Lo peor es que en su soberbia y capricho está gastando otra fortuna en otro aeropuerto, en un lugar inapropiado, y sin los estudios de viabilidad necesarios y suficientes.

A miles de madres mexicanas les trastornó literalmente su vida familiar y horarios, además de ocasionarles graves daños económicos, al desaparecer las estancias infantiles. Ni qué decir a maestras y dueñas. Nada resuelve y casi todo lo complica o destruye.

    La cancelación de inversiones privadas y empleos ha sido una constante. Los zarpazos depredadores han marcado diversas zonas en el territorio nacional. La Cervecera en Mexicali es tan solo una muestra (los extranjeros ya habían invertido 900 millones de dólares y tenían programado un total de 1,400), así como su guerra contra las inversiones privadas en energías limpiaspara defender el monopolio de las ineficientes Pemex y CFE, pozos sin fondo del derroche y la corrupción; socios en andadas de la 4-T, modelos de cómo no debe ser una empresa, dicho sea de paso, propiedad del gobierno en turno, así como de los funcionarios y empleados de las paraestatales, pero jamás del pueblo mexicano. Al pueblo solo le han tocado las deudas y cubrir los altísimos sueldos y prestaciones de funcionarios y empleados, de confianza y sindicalizados.

    La cancelación de compras de medicinas a los laboratorios mexicanos ha sido otro más de los actos depredadores del tabasqueño, al dejar sin medicinas y por tanto sin la atención médica debida a los mexicanos, rompiendo de paso las cadenas de adquisición y distribución de semejante necesidad social ¿cómo llevar los tratamientos sin medicinas? ¿cómo atender a los pacientes sin las medicinas o los equipos necesarios?

Dejar sin medicinas contra el cáncer a los niños, las cuales eran producidas y vendidas en México a bajo costo, para dejar ese gasto a los padres (aumentando su carga y dolor) que tienen que comprar otras venidas de Europa o de la India a diez o quince veces más del valor de las que se producían en México, es otro crimen resultado de su depredación. Y eso sin considerar que las extranjeras no tienen probada su calidad y eficacia.

La cancelación de una línea de Metrobús que uniría a las poblaciones de La Laguna en Torreón, línea que ya se encontraba muy avanzada y era muy necesaria, fue tirada a la basura por el presidente en una visita porque taxistas y camioneros se lo pidieron, y éste, en consulta exprés y sin conocer la realidad ni la necesidad de los pobladores, a mano alzada echó abajo el proyecto (al que ya se le habían invertido cientos de millones). ¿Podrá valorar el costo y lo que representan semejantes inversiones un presidente que nunca ha trabajado en nada, que no necesita de ese transporte ni tiene qué pagar el alto costo de un taxi?

La torpe y criminal estrategia implementada por su gobierno para enfrentar la pandemia del coronavirus es otra muestra del gran depredador. De acuerdo a cifras del propio gobierno al día de hoy la epidemia ha cobrado   251,814 muertes, aunque para finales de marzo y considerando el subregistro en los decesos, el estado reconocía 322 mil. Pero como en todo han sido falaces, se habrá de señalar que la Universidad de Washington ha llevado un conteo preciso de las muertes en México a causa del coronavirus (covid 19) y la suma resulta escalofriante: 617,127, muchas, sino es que la mayoría, son el resultado de su pésima estrategia, de dejar al sistema hospitalario sin el equipo, aparatos, ni medicinas que se requerían. Responsabilidad de la que tarde o temprano tendrán que rendir cuentas ante la autoridad y ante los ciudadanos.

Enemigo confeso de los empresarios mexicanos (entre ellos los laboratorios farmacéuticos) en su dilapidación continua envió al extranjero a comprar vacunas y medicamentos de dudosa calidad, incluso apoyándose en la ONU ¿De cuando acá la ONU se dedica a la comercialización y venta de medicamentos? ¿La ONU dará los empleos y pagará los impuestos que pagan los laboratorios mexicanos a los cuales López Obrador quiere destruir?

La aniquilación de la obra pública para usar el dinero en comprar la conciencia de los jóvenes (ninis), de los viejos, de becas, etcétera, es una manera moralmente corrupta y depredadora de acabar con los empleos, la producción, la riqueza, de sumir a México en la pobreza en un futuro cercano.

El derroche multimillonario y la depredación ecológica derivados de la construcción del Tren Maya y la Refinería Dos Bocas. Proyectos innecesarios y berrinchudos de un hombre enfermo de poder en los que decenas de miles de millones de pesos se han tirado y se tirarán tomando en consideración que el uso de las gasolinas irá a la baja, y que los daños ecológicos a la selva y a la costa son irreparables. Un tren que no se necesita y una refinería que además también de no necesitarse, se está construyendo en un lugar de inundaciones que pronto dejará inutilizada la multimillonaria inversión.

La farsa de la dizque venta del avión presidencial cuyo mantenimiento ha costado una millonada, para luego dizque rifarlo, pero como no se vendieran los boletos no se rifó (aun cuando muchos millones del erario salieron para la compra de boletos). ¿No podría venderlo a una línea aérea comercial y que ellos lo adaptaran con asientos?, otra opción, dejarlo en el hangar para cuando venga un presidente de verdad, uno que vele por todos los mexicanos, POR TODOS.

      En su locura de poder, el presidente ha quitado dinero a las Universidades, desaparecido Fideicomisos, desatado una guerra frontal contra la ciencia y la investigación —en un tiempo en el que son más indispensables que nunca— con el pretexto de la ‘corrupción’, pasando por alto que corrupción también es contender por cargos para los que se carece de la inteligencia, formación y capacidad. En suma, estas y otras acciones exhiben al presidente de cuerpo entero, al hombre que nunca debió contender por semejante responsabilidad, pues si está pasando a la historia, como a él le gustaría, es precisamente como El Gran Depredador de Palacio.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo1950@gmail.com

UNA NUEVA TORRE DE BABEL

Toda ciencia y toda actividad humana debe tener límites, no podemos ni debemos ir más allá de lo que la ética y el sentido común nos indican, pero sobre todo lo que Dios ha marcado como límites. En el libro del Génesis leemos que los hombres de aquella época ensoberbecidos por sus logros, deciden unir esfuerzos para “construir una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra” (11:4).

El Diluvio ya había acontecido y el recuerdo estaba presente, aun así, aquellos hombres cuya lengua era la misma, en su rebelión espiritual rechazan a Dios y pretenden llegar al cielo, lo cual no significa que su torre tendría tal altura, sino que su soberbia era tal que creían llegar a conocer las cosas como desde el cielo se veían. Y como ya se dijo al inicio todo tiene límites, aun la paciencia divina, Dios en su omnisciencia, conocedor de la obcecación de aquellos hombres de la tierra de Sinar, expresa su decisión de ponerles un alto:

 

“Y dijo Yahwéh: He aquí el pueblo es uno, y todos éstos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer. Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. Así los esparció Yahwéh desde allí sobre la faz de la tierra, y dejaron de edificar la ciudad” (Gen 11:6-9).

 

Lamentablemente el pecado de los constructores de Babel sigue atacando a otros. La soberbia humana tal parece que no conoce de límites. Por si el lector no está enterado, se le comparte que esta misma semana el diario The Wall Street Journal publicó un dossier de Robert Lee Hotz en el que se narra de un experimento científico en el que investigadores de Estados Unidos y China están inyectando células humanas a monos, ratones, ratas, cerdos y vacas.

A semejante locura, que como siempre la justifican con el pretexto de buscar posibles curas a males que nos aquejan, le llaman ‘quimeras’, y esperan que con estas combinaciones algún día sean utilizadas para cultivar órganos humanos, estudiar enfermedades o poner a pruebas nuevos fármacos.

Tanto chinos como estadounidenses anunciaron en este mes que por primera vez crearon embriones de células combinadas de humanos y monos. Sí, leyó usted bien, de changos y personas. Nita Farahany de la Universidad de Duke dijo que “se ha dado un extraordinario paso científico que plantea cuestiones urgentes de interés público” ¿En verdad? ¿Humanos y changos somos de la misma especie?

La historia de la ciencia nos ha mostrado que también en nombre de ella se han hecho disparates y cometido crímenes horrendos. El nazi Josef Mengele (a) “el ángel de la muerte” es la muestra representativa de quien a nombre de la ciencia asesinó y cometió miles de muertes escudándose en la ciencia (sin que así fuera en realidad). Un título universitario y una bata blanca no garantizan ética, ni capacidad, ni límites.

En el referido dossier se dice que tanto investigadores del Instituto Salk de La Joya, California, como de la Kunming en China “inyectaron células madre humanas a 132 embriones de monos macacos… Las pusimos juntas en una caja de Petri… Al siguiente día, los embriones de mono brillaban. Las células humanas se habían integrado a todos ellos de manera mucho más efectiva que en experimentos anteriores con embriones de otras especies, como cerdos, reportaron el 15 de abril en la revista Cell”.

Sin embargo, estos investigadores, no necesariamente científicos en el estricto sentido de la palabra, al ir más allá de los límites que ciencia y conciencia les marcan, a la manera del personaje de Mary W. Shelley (Frankenstein) ya les inquietan sus experimentos: Pero el nuevo experimento con quimeras subraya un dilema. Cuando células madre humanas son inyectadas a un embrión animal en una etapa tan temprana de desarrollo, hasta ahora no hay forma de controlar en qué tipo de células adultas se convertirán, dicen otros científicos… Se muestra que las células madre humanas tienden a migrar por todo el embrión mono, apunta Insoo Hyun de la Universidad Case Western de Cleveland…  existe la posibilidad de que, en una forma descontrolada, pudiera llevar a la combinación de células humanas que resulte en que células humanas se desarrollen en el cerebro o el corazón o de pies a cabeza por todo el cuerpo”.

Más adelante este mismo investigador al referirse a un trabajo de la Universidad de Rochester en 2013, en el que trasplantaron neuronas humanas a ratones jóvenes de laboratorio, “descubrieron que, en el lapso de un año, las células humanas habían tomado control del cerebro de los ratones. Además, pruebas estándar de memoria y cognición a los roedores arrojaron que los ratones alterados eran mas inteligentes. En estas formas, las quimeras de células madre tienen el potencial de humanizar radicalmente la biología de animales de laboratorio” (Reproducido en español en el Diario Mural, 28/Abril/2021).

¿Hacia dónde y hasta dónde quieren ir estos dementes en el nombre de la ciencia? ¿Siendo capaces de mezclar células de humanos con animales y no pudieron hallar a tiempo un tratamiento para combatir el coronavirus que tanto urgía y urge?

Cuando repasamos el trabajo de científicos ilustres que tanto bien trajeron a la humanidad como es el caso de Luis Pasteur, Roberto Koch, Roux, Behring, Ross, Grassi y demás, leemos que nunca jugaron a la genética ni expusieron a los hombres. Ofrendaron la vida de los animales para salvar la de los hombres, pero no jugaron a la genética como ahora lo están haciendo.

Tan cuestionable labor nos remonta a la novela de Shelley, en la que uno de sus personajes al referirse al Dr. Frankenstein, narra lo que este investigador le comentara luego de arrepentirse de haber creado semejante monstruo: “…Cuando era más joven -me dijo una vez- me creía destinado a una gran empresa. Mis sentimientos no eran superficiales y poseía una capacidad de juicio que me hacía apto para emprender cualquier cosa que me propusiera. La conciencia que tenía de mi valiosa naturaleza me empujaba en los momentos en que cualquier otro ser hubiera sucumbido; estaba convencido de que desperdiciar en lamentaciones la capacidad de esfuerzo que pudiera resultar útil para la Humanidad era un crimen. Cuando medité sobre lo que acababa de conseguir, es decir, la creación de un ser capaz de sentir y razonar por sí mismo, ya no me era posible alinearme en las filas de los demás investigadores. Precisamente esta idea que me animó en los comienzos de mi trabajo, ahora solo me sirve para hundirme más y más en el fango. Todas mis especulaciones han sido reducidas a la nada, y como el ángel que aspiró insensatamente a la omnipotencia, he sido arrojado al Infierno” (Frankenstein, G. Ed. Tomo, pág. 261).

No todo lo que se hace a nombre de la ciencia es ciencia, al menos no lícita, pues como se dijo al inicio toda ciencia y toda actividad humana debe tener límites y tal parece que los han rebasado algunos. Y como ante el trono del Creador no hay asunto ni actividad oculta, es probable que su resolución ante la soberbia de los constructores de Babel sea repetida y pronunciada en algún día de estos: “Han comenzado la obra, y nada les hará desistir de lo que han pensado hacer… Descendamos y confundámosles”. ¿Usted, qué opina estimado lector?

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo1950@gmail.com   

DÍA MUNDIAL DEL LIBRO: ¿ALGO PARA CELEBRAR?

Este viernes 23 de abril se recordó, más que celebrar, el Día Mundial del Libro. Algunos optimistas aseguran que la venta de libros mejoró, quizá sea cierto en comparación a los meses que estuvieron cerradas las librerías, pero los que somos visitantes frecuentes de ellas somos testigos de que tal cosa no es así. De hecho, algunas de las más famosas cerraron ya sus puertas a causa de la pandemia y otras están pasando por duros momentos en su economía.

     La cuestión es que la pandemia no trajo la crisis, solo la agudizó. No se dice nada nuevo al señalar que las nuevas generaciones leen pocos libros, claro, comparadas con las generaciones pasadas, pues no se debe comparar ‘leer’ los mensajes y textos del teléfono portátil con la lectura de un libro. Son cosas distintas en acciones y legados intelectuales.

     A lo anterior habrá que agregar en el caso de nuestro país, que un gobierno de semi analfabetas asaltó el poder. Una amalgama de anarquistas, de manifestantes profesionales, de provoca huelgas, de enemigos al estudio y demás entes anti estatus para los que todo lo que es trabajo, cultura y preparación es (falsamente) conservadurismo; aunque a sus denostaciones su líder les ofende además como fifís y enemigos, atacando la lectura en general y promoviendo exclusivamente la visión estrecha y sectaria oficial. La pretensión de crear nuevos libros de texto con su miserable ideología no es otra cosa que el deseo de empobrecer y embrutecer al pueblo mexicano.

     Por si no fueran suficientes ataques contra los libros, la pereza intelectual y los medios electrónicos visuales se han convertido en enemigos involuntarios de la lectura. Leer es aprender, es crecer intelectualmente, es ampliar el horizonte de la persona que lo hace pues le permite razonar, dialogar o participar en charlas sin necesidad de hablar, es viajar, aprender, traspasar barreras de tiempo e idiomáticas, conocer culturas, historia, sistemas políticos, saber de hombres y mujeres de bien (o de mal), de gobernantes buenos y de dictadores criminales, de aprender ciencias diversas y todos los etcéteras que se guste.

     En el caso de México en particular ¿qué podríamos celebrar con un presidente que no le gusta leer?, que cuando de repente cita un autor o su obra lo hace mal o con falsía, que desde que llegó al poder en lugar de promover la ciencia y la educación se ha dedicado a atacarla, quitando los recursos a la ciencia, desapareciendo fideicomisos, reduciendo el presupuesto a las universidades públicas y demás acciones contrarias.

     A tal punto ha llegado su mente sectaria que puso en el FCE al español Paco Ignacio Taibo, un escritor vulgar y lépero como jamás se había visto en el medio, y como legalmente no le era lícito el nombramiento a causa de su nacionalidad, pues como todo lo que este caprichoso mandatario hace, cambió la ley, actuando como si hubiese comprado el país con todo y habitantes, leyes y conciencias, cuando nomas ganó las elecciones y la ley tenía ya establecidas sus funciones y limitaciones. Lamentablemente así son todos los dictadores; son alérgicos al orden y el estado de derecho.

      Un gobierno cargado de hipocresía e incongruencia, un ejemplo, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Utilizando el lenguaje cotidiano de López Obrador, los mafiosos del poder (intelectual) de la ciudad de México venían año tras año a nuestra ciudad y recibían trato de divas(os), desde pasajes, traslados, hotel, viáticos, conferencias, entrevistas, todo, literalmente todo en bandeja de plata (aburguesada y conservadora).

     En cambio, los escritores que no somos del ombligo del mundo, es decir, de México capital, y que no pertenecemos a ninguna cofradía del altiplano, la realidad es que recibíamos otro trato radicalmente distinto; y eso que quizá nuestro trabajo es probablemente varias veces más duro que el de los favorecidos por AMLO.

      En lo personal participé por 27 años en la FIL, poco menos de una década coordinando el Stand de los Autores Independientes y casi dos con uno propio. Para empezar el stand de apenas 9 mts2 me costaba casi $2,500 dólares cada año (pues es feria internacional). Ni que decir de los demás gastos, como es la presentación de libros (con un costo de varios cientos de dólares) estacionamiento, comidas, agua, etcétera.

      Estando promoviendo los libros; unos desde el Parnaso de la mafia del poder, con todo el apoyo económico y mediático y rodeados de una atmósfera burguesa y sofisticada; otros, los que no sabemos pedir favores ni hacer genuflexiones ante los poderosos hacíamos la misma labor. Abusando de la amabilidad de los lectores, puedo agradecer a Dios que también los que éramos ajenos a ese poder, promovíamos de manera directa nuestras obras con éxito y penetración social tanto en el ámbito local como internacional. Esa es una de las maravillosas cualidades de los libros, que a semejanza de las abejas llevan el polen del conocimiento a otras latitudes y cabezas.

      En mi experiencia en ese maravilloso foro, pude presentar cuando menos unos 15 de mis libros, muchos de los cuales se encuentran en grandes Bibliotecas alrededor del Mundo: Universidad Hebrea de Jerusalén, Instituto Iberoamericano de Berlín. Universidad de Hamburgo, Oxford, Harvard, Yale, Toronto, Tulane, UCLA, San Diego, Irvine, Chicago, Michigan, Texas (Austin, El Paso), Brown, PennState, Stanford, entre muchas otras. Así que, con todo y el trato oficial distinto y distante, agradezco a la FIL la organización de tan especial feria pues me permitió que en lo personal se me abrieran las puertas en el extranjero y en otros medios de venta.

     Cosa curiosa, los escritores de la 4-T, tan cuidados y protegidos siempre por la Universidad de Guadalajara y la FIL (que es lo mismo), apenas llegaron al poder, mordieron la mano que les dio de comer y les proyectó en el medio literario como nadie lo había hecho, condenando y criticando a la FIL y a la U. de G., exhibiéndose de paso como verdaderamente son.

      Así que el mundo del libro pasa por un mal momento, quizá en países que promueven la buena educación y la lectura, con la pandemia los libros hayan cobrado auge. En cambio aquí en México hay poca cosa o nada que celebrar. Y menos con un gobierno alérgico a la lectura y promotor de la ignorancia del pueblo con fines políticos meramente egoístas y manipuladores. Cierro este artículo señalando que tengo año y medio esperando para presentar mi libro “EL OCASO DE MÉXICO”.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo1950@gmail.com      

SALGADO MACEDONIO: DELINCUENTE QUE PIDE CÁRCEL A GRITOS

Dentro de los países civilizados, si es que todavía no nos han removido como tal, es imposible que sujetos de la calaña de Félix Salgado Macedonio hayan llegado al Senado de la República. Es como si Al Capone lo hubiera sido en su país en otros tiempos, y es que, en una democracia en la que por consecuencia impera el estado de derecho un individuo con semejante historial jamás hubiera pisado un pie en dicho recinto, mucho menos llegado a semejante honor. Antaño reservado para los mejores y más preparados.

     Eso fue en el siglo pasado, en el actual y a partir de la presidencia del blofero e impreparado Vicente Fox, el Senado ha sido profanado por toda clase de bucaneros, charlatanes, vándalos, corruptos, incapaces, chiflados, mariguanos y demás. Así que la presencia de Salgado Macedonio solo corroboró el grado de putrefacción política que padece el país, pero que amenaza ya con carácter de desahucio.

     ¿O cómo se puede interpretar? que este delincuente profesional, señor de los escándalos y la inmoralidad, enemigo absoluto de las instituciones públicas se haya atrevido a contender por la gubernatura del Estado de Guerrero. Lo que es peor e inadmisible ¡apoyado totalmente por el presidente López Obrador.

     De nadie es un secreto que este individuo además de estar denunciado por violador y de tener fama publica con tal deshonra, posee un historial negro que le impide de manera absoluta aspirar siquiera (no contender) por la gubernatura de Guerrero.

     Periodistas especializados en temas de violencia criminal lo han señalado con ligas en el narcotráfico. Héctor de Mauleón, quien ha sido amenazado en muerte en el actual sexenio por causa de su trabajo, le señala de manera directa como el funcionario que abrió las puertas de par en par al crimen organizado en Acapulco, trayendo con ello la decadencia del puerto y la huida del turismo extranjero a ese sitio. Y es que en ese momento, enero de 2006, Félix Salgado Macedonio era el presidente municipal de la ciudad.

      El otrora Acapulco del turismo clase mundial, se acabó durante su gestión municipal para dar paso a terribles balaceras y masacres a la vista de todos, a decapitaciones y una violencia jamás vista, pues como escribiera De Mauleón: “…A partir de entonces, y como nunca antes, el puerto se convirtió en escenario mayor de violencia. Cadáveres con tiro de gracia, encobijados, calcinados; balaceras y tiroteos a plena luz del día pasaron a formar parte de la vida del puerto”.

     En un revelador y estremecedor artículo el referido periodista continúa relatando: “…Acapulco comenzó a crecer como un municipio violento. La violencia llegó a tal punto que en poco tiempo el puerto se convirtió en la tercera ciudad más violenta del mundo y la prensa internacional lo consideró ‘la capital del asesinato’. En cadena fueron quebrando bares, discos, restaurantes, antros, mientras La Barbie se paseaba con un convoy de camionetas blindadas y controlaba hasta el último gramo de coca que se vendía en las calles. Durante aquel período en el que la violencia se desbordó, y el narco lo infiltró todo, gobernaba el puerto el entonces perredista Félix Salgado Macedonio, alcalde de Acapulco entre 2005 y 2008” (En Tercera Persona, El Universal 6/Ene/2021).

      Brincando al presente y tomando en cuenta sus antecedentes e historial, el asunto de fondo radica no en su postulación a la gubernatura de Guerrero, sino en que le haya postulado el presidente y su partido a sabiendas de quién es y cómo es. A no ser que se trate de una toma del país por bandas de delincuentes.

      Y es que desde que el INE negó la candidatura a este hombre de negro historial, no ha habido día en que no arremeta contra el Instituto Nacional Electoral, de hecho al saberse electoralmente desahuciado, en una actitud abiertamente delincuencial acampó con sus huestes de violentos afuera del INE, lugar que le sirviera de foro, teatro, cantina, cocina, dormitorio, letrina y demás. Y mientras el TRIFE resolvía su impugnación a la resolución que le negara la candidatura, afuera del propio Instituto Electoral amenazó de muerte a su titular como señalaron diarios y noticieros: “Salgado Macedonio da por muerto a Lorenzo Córdova consejero presidente del INE” llegando al grado de colocar un ataúd con una corona de muerto y expresar que “Lorenzo estaba muerto” (El Universal, 12/Abril/2021).

Por si no le fuera suficiente su amenaza (que es un delito tipificado penalmente) advirtió que si los consejeros del INE no reivindican su candidatura, los buscará y divulgará el domicilio personal del consejero presidente, Lorenzo Córdova, a quien también llamó “cabroncito”. Librado de sus escasos frenos morales, si es que los tiene o algún día los tuvo, y cobijado por sus compinches (no necesariamente seguidores) dejó salir a la bestia que vive dentro de él y como simple extorsionador amenazó a los siete consejeros electorales que le negaron la participación:

 

“Si no se reivindican, se los digo de una vez, los vamos a hallar a los siete, los vamos a buscar y vamos a ir a ver a Córdova, ¿no le gustaría al pueblo de México saber dónde vive Lorenzo Córdova?, ¿si les gustaría saber? ¿Cómo está su casita, de lámina negra que cuando llueve se gotea y moja su cuerpo, cabroncito…   que no le rasquen los huevos al toro porque nos va a encontrar?”

 

     En un estado de derecho es inadmisible semejante conducta delictiva, vulgar, simiesca, pues como advirtiera el rey de Esparta al tirano Jerjes rey de Persia: “Los griegos son libres, pero no en todo: tienen un amo, la ley, que temen aun más que el temor que inspiras a tus sujetos”. Igual sucede con los mexicanos.

     Lamentablemente López Obrador a la manera de Jerjes no ha respondido como presidente, sino como jefe de partido y amigo del vándalo guerrerense, intentando entre ambos dinamitar la democracia mexicana que tantos años, dinero, sufrimiento y desencantos nos ha costado. No lo podemos admitir. La ley es dura pero es la ley.

     Félix Salgado la violó y las autoridades electorales simplemente le aplicaron lo que ésta dice: “ART 229.- inciso 3. Si un precandidato incumple la obligación de entregar su informe de ingresos y gastos de precampaña dentro del plazo antes establecido y hubiese obtenido la mayoría de votos en la consulta interna o en la asamblea respectiva, no podrá ser registrado legalmente como candidato”.

     En síntesis: resulta imposible que una persona sana moral, política, e intelectualmente, pudiera admitir y mucho menos promover la candidatura a Guerreo de Salgado Macedonio, quien entre otras cosas confesó de sí mismo:

 

“Yo tengo más negativos que positivos. Yo sé que no estoy compitiendo para cardenal, ni tampoco para santo. Cuando me dicen: oye, hay que fortalecer aquí porque andas muy bajo, la fama es mala, muy mala, mujeriego, parrandero, jugador, borracho; todos los vicios de Gabino Barreda y de Simón Blanco me los juntaron. Yo así soy, soy incorregible, soy impredecible, soy incalumniable, todo lo que dicen de mi es cierto”.

 

     Como reza el axioma jurídico: “¡A confesión de parte relevo de pruebas!”¿Cómo admitir siquiera como pre candidato a un individuo con semejante perfil e historial? Además de lo señalado aquí y visto en estos días, son conocidos sus continuos escándalos y borracheras además de las acusaciones de multi violador ¿Por qué López Obrador le ha apoyado ciega y férreamente a pesar de saber quién es?, ¿Qué se proponen, qué traen entre manos, qué tratos tienen con grupos fuera de la ley que desconocemos los mexicanos? La realidad es que Félix Salgado Macedonio es un delincuente que pide cárcel a gritos, sus delitos en campaña son muchos ¿cuántos serán los de su pasado?

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

 

Email: mahergo1950@gmail.com

VACUNAS: INCAPACIDAD, INDOLENCIA Y MANIPULACIÓN POLÍTICA

No le cayó “como anillo al dedo” como se atrevió a declarar públicamente el presidente. Al contrario, la epidemia de coronavirus le ha exhibido tal cual siempre ha sido y como muchos periodistas lo advertimos por años: un hombre limitado, incapacitado para tan alta responsabilidad, mentiroso, belicoso, amante de la anarquía, repudiador del orden y la legalidad, a lo que habrá que agregar una enfermedad quizá incurable, cancerosa social y moralmente: ¡su egolatría sin límites!

     Así que la pandemia le ha dejado al descubierto ante los mexicanos enterados y ante aquellos cuya conciencia no ha sido comprada con dinero (producto del trabajo e impuestos de los conservadores que tanto odia y ofende a diario), no se diga ante los familiares de los más de 400 mil muertos directos por el coronavirus (covid 19) o los más de 300 mil muertos por falta de atención médica de otras enfermedades.

     La destrucción de las redes de adquisición de medicamentos e insumos para el sector salud, así como la desaparición del Seguro Popular, trajeron como todos sabemos, no solo el terrible desabasto de medicinas en todo el país, sino el desorden y desintegración del sector salud público, dejando semejantes desatinos sin atención médica (de casi todo tipo) a la mayoría de las personas. Desatención y muertes que han procurado ocultar los de la 4-T pero que el Inegi y quienes se ocupan de las estadísticas harán públicas en su debido momento. Y con ello, se tendrá que pedir cuentas a los responsables.

     Con un secretario de salud que solo existe en la nómina, y un sub secretario tan protagónico e indolente como AMLO, la epidemia cundió como reguero de pólvora ante la inútil estrategia oficial que, dicho sea de paso, aseguraba que no había peligro, que se abrazaran, que se reunieran, que salieran a comer juntos.

     Hace unos días, el propio gobierno reconoció que la cifra de muertos por el coronavirus era de 322,139 (Mural, 29/Mar/2021); cifra que además de crecer todos los días, habrá que agregársele cuando menos otros 50 o 60 mil decesos, los cuales al ser recordados cotidianamente por la prensa les irrita y enderezan sus ofensas contra los medios, cuando lo cierto es que su ira debiera ser contra ellos mismos. Contra su incapacidad, indolencia, frivolidad y ausencia total de empatía ante el dolor humano (empatía que en lenguaje cristiano se llama amor y misericordia).

    Rebasados el año pasado por las muertes, con panteones saturados y filas de carrozas en los crematorios, medio despertó el presidente y esa agrupación amorfa e inútil que por décadas se llamaba gabinete pero que en la actualidad es una cuadrilla de cortesanos al servicio del dictador. De pronto y al ver que los países del primer mundo estaban vacunando a sus ciudadanos quisieron hacer lo mismo. El asunto es que países como Israel compraron desde hace un año las vacunas (cuando apenas estaban en estudio e investigación) y como AMLO y los de la 4-T son tan listos, pues no compraron nada, ¿para qué? ya que haya buscarían las más baratas ¿o no? Además, ¿cuántos votos podrían ganar?, debieron pensar, (no cuantas vidas salvar) no valía la pena la inversión.

     Y como la epidemia es un tema de vida o muerte, los gobernantes previsores protegieron anticipadamente a los suyos. López Obrador no lo hizo, y como gusta de arreglar todo con saliva, pues en las mañaneras NO SOLO DOMÓ LA PANDEMIA SABE CUANTAS VECES, sino que declaró también que ENTRE DICIEMBRE Y FEBRERO nos iba a vacunar a todos los viejos. Cosa que no sucedió. Ni vacunas había, bueno, algunas que le regaló su amigo golpista Donald Trump.

     Lamento darle casi siempre la contra. Pero, habrá que decirle, que la realidad no cambia con mentiras, se modifica con verdad y acciones estudiadas y efectivas. Punto. Lo peor del caso es que su torpeza política se refleja en todos los ámbitos; su limitada visión y complejos (no ha salido del país a reunión internacional alguna), más que amigo, le hicieron cómplice de Trump, negando la felicitación al entonces candidato ganador Joe Biden. ¿Nadie le dijo que ganó legítimamente y que es nuestro principal socio comercial? Es decir: si Estados Unidos nos cierra la llave del dinero nuestra economía se hunde al instante, y no es un asunto de ideología, es de simple inteligencia elemental, de sentido común, se supervivencia.

    Por si no le fuera suficiente su berrinche e impostura diplomática, en el intento de auto golpe de estado promovido por Trump, López Obrador guardó silencio cuanto las voces democráticas de todo el mundo condenaron los hechos. Desde las elecciones en noviembre de 2020 hasta la toma de protesta de Biden en enero de 2021 nunca tuvo una deferencia para él, una voz de amistad. Nada, silencio total y manifiesta negación a reconocer su triunfo electoral.

    Se dice que las comparaciones son odiosas, pero Biden en tal solo 79 días en la presidencia de su país ya lleva vacunados a 170 millones de personas, mientras que López Obrador en México apenas lleva poco más de 9 millones. Compromiso social, visión, sensibilidad, capacidad e inteligencia marcan la diferencia. La gran diferencia.

    En otro aspecto, el trato concedido a los viejos en la campaña de vacunación en México, en la mayoría de los casos ha sido reprobable y repugnante. Una improvisación digna de la 4-T ¿Dónde quedó el personal experimentado de la Secretaria de Salud que en una campaña de dos o tres semanas podía vacunar más de 10 millones de personas?

     Ver por todo el país a viejos durmiendo en la banqueta de los lugares donde les vacunarían, expuestos a contagios y a asaltos, sin baños, alimentos, agua potable, impedidos para llevar sus tratamientos médicos y ser tratados indignamente por los chamacos que dizque ‘servidores’; mozalbetes que siguiendo la línea del presidente han tratado de hacer sentir a los ciudadanos que les están regalando la vacuna, cuando lo cierto es que NO ES REGALO Y SON PAGADAS CON LOS IMPUESTOS DE TODOS. Si algo le debemos al presidente respecto a las vacunas es que han llegado pocas, a destiempo, y su aplicación ha sido la desorganización casi total (por mucho que algunos medios extrañamente les aplaudan).

     No haber comprado a tiempo las vacunas ha sido causa de miles de muertes, aunque habrá de decirse que día a día los recursos públicos comienzan a escasear (a causa de regalar sin estudio previo alguno ese dinero a viejos y jóvenes zánganos) y les pesó el codo invertir (no es gasto) en vacunas. Ahora bien, si tuvieran un poco más de visión, sensibilidad y afecto por los gobernados, ya hubieran permitido desde el principio la ayuda de hospitales y médicos privados para la compra y aplicación de vacunas lo que aumentaría el número de vacunados y de paso un ahorro para las finanzas públicas. Pero no, se trata de controlar políticamente la aplicación con mira a las elecciones de junio.

     De hecho, es tanto el odio de López Obrador contra el sector privadoolvida que gracias a ellos, él, los burócratas, y la totalidad del sector público cobran sus jugosos salarios y se puede hacer y mantener la obra públicaque esta semana negó las vacunas a médicos y personal hospitalario del sector privado. Su desprecio público hacia ellos no tiene antecedente, quedando en evidencia su radicalismo supuestamente ‘ideológico’, cuando la realidad es que se trata de mero resentimiento social.

    Así que no nos venga el presidente queriéndonos engañar con el asunto de las vacunas, pues como ya se dijo, lo único que ha quedado en claro con la compra y aplicación de éstas, es su incapacidad, indolencia y manipulación política.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo1950@gmail.com

 

ANTES Y DESPUÉS DE CRISTO

No ha habido ni habrá nadie como él, con su origen, vida, mensaje, obra, resurrección y reinado eterno. De hecho, la historia de la humanidad se divide justamente en antes y después de su nacimiento, el cual ocurrió en Belén de Judá como estaba escrito. Con él y en él se cumplieron todas las profecías mesiánicas respecto a su primera venida y con él y en él se cumplirán las restantes a su retorno glorioso. Así está escrito y así será.

     Por lo general en periodismo no se utilizan las posturas firmes como la afirmación anterior, sin embargo, tema y fecha lo permiten. Mientras que la vida de grandes hombres y malos hombres quedó anotada en los libros de historia, la vida de Yeshua Ben David, es decir, Jesús el hijo de David (Jesús es descendiente directo del rey David, lo que le concede el derecho al trono de Israel) quedó registrada de manera detallada en la Biblia. Libro que anunció anticipadamente su nacimiento y obra en decenas de citas y en diversas épocas, pero que también registra su retorno glorioso con lujo de detalle y cumplimientos proféticos, así como su reinado eterno y universal.

     La persona y mensaje de Jesús son únicos e irrepetibles, ha habido no pocos farsantes que han querido suplantarlo y engañar a muchos, pero no han podido, han sido exhibidos. La Escritura advertía desde siglos atrás que al llegar el Mesías, luego de nacer en Belén, en el seno de una virgen judía (por obra del E.S.), de tener que huir sus padres a Egipto (porque el malvado Herodes manda a matar a todos los niños de Belén), de radicar a su regreso en Galilea, pero sobre todo y una vez llegado el tiempo, anunciar a Israel su presencia y obra por realizar, tal y como estaba escrito y como sucedió.

     Cuando Juan el bautista, gran profeta, amado y respetado por todo el pueblo (como lo narra Flavio Josefo) vio venir hacia él a Jesús en el Jordán, declaró para los presentes y de manera universal: «¡He aquí el cordero de Dios que quita el pecado del mundo!»

      Es obvio que un trozo de pan sin levadura no quita el pecado, es tan solo un simbolismo, un recuerdo de la obra expiatoria de quién sí quitó el pecado, no del mundo, sino de la cuenta de cada persona que creyó y ha ido creyendo en él a través de los siglos, reconciliando al hombre caído con Dios el Padre, el creador de todo cuanto vemos y existe (si entre los lectores que favorecen esta columna alguno no es creyente, gracias por hacerlo, continúe leyendo, conocerá la esencia de la fe judeocristiana; no todo en la vida es política y problemas sociales).

     Yeshua-Jesús, recorrió durante poco más de tres años todo Israel, ciudades y pueblos escucharon su mensaje y fueron testigos de su poder, miraron o se vieron favorecidos por sus muchos milagros: ya que dio vista a los ciegos de los ojos y espirituales, sanó leprosos, paralíticos, hidrópicos y cuanta enfermedad llevaron ante él, a todos les sanó, como también liberó endemoniados, incluso, a los que a sabiendas que una vez sanados no responderían a Dios el Padre, ni a él, aun así les hizo el milagro, mostrando por un lado su amor y generosidad ante el dolor, y por otro, permitiendo que aflorara la ingratitud humana y su falta de fe. Y es que, los milagros no salvan, son tan solo muestra del amor y la misericordia divina.

      Las multitudes le decían rabino (maestro) y en toda la historia no ha existido un rabino tan santo, sabio, y perfecto como él, que aunque menospreciado por los líderes religiosos de su generación (a causa de su origen y condición social, por no provenir de alguna de las prestigiadas yeshivot de la época, pero sobre todo, por celos ministeriales), nadie en el pueblo judío ha enseñado y practicado la fe con tal pureza y exactitud como él lo hizo. En el mismísimo Templo de Yerushalayim (Jerusalén) fue capaz de echar fuera a los que vendían animales para los sacrificios y voltear las mesas de los cambistas (casas de cambio portátiles), reclamando la santidad y razón del lugar: “Escrito está, mi casa, casa de oración será llamada, más vosotros la habéis convertido en cueva de ladrones”.

     Y así como el cristianismoque no es otra cosa que el judaísmo; aunque entendido y practicado desde diversas perspectivas y culturas gentiles tuvo que ser reformado a finales del siglo XVI por haberse desviado del camino establecido por Dios y su Espíritu (en la Biblia), Yeshua, si cabe la palabra, más que reformador, es el Pastor que trae de vuelta su gran rebaño extraviado del rumbo a causa de malos pastores, de negociantes de las cosas santas o incrédulos que habían desviado al pueblo de Israel, para retornarle al camino revelado por Dios a través de Patriarcas, Moisés y los Profetas, mostrándoles que en su persona y ante sus propios ojos, se estaban cumpliendo las milenarias profecías.

Con amor y paciencia explicó a todos lo que en realidad era la fe, con su propia vida les mostró la libertad gloriosa de los hijos de Dios, como también les mostró una y otra vez ser el Hijo de Dios. Ningún profeta hizo los milagros que él hizo, al contrario, hablaron anticipadamente de lo que haría e hizo Yeshua.

Habiendo destruido Adán la relación entre Dios y el hombre por causa de su pecado y desobediencia (él y su mujer quisieron ser ‘como Dios’), su rebelión trajo como consecuencia la muerte, permitiendo que el pecado entrara en la creación. Para bendición de la Humanidad, el Señor en su amor y misericordia no destruye a los primeros padres, al contrario, les cubre de su desnudez física y espiritual; prometiéndole a la mujer que de su simiente vendría el que un día pisaría la cabeza de la serpiente. Se refería al Mesías, es decir, a Yeshua, quien aplastó la cabeza del engañador y asesino de hombres, del enemigo de las almas.

     En su vida terrenal, Yeshua rechazó el reino y el poder que los hombres le querían conceder. Un reino y un poder que ejercerá a su retorno glorioso no por un tiempo, sino eternamente. Antes, sin embargo, y luego de predicar el mensaje del judaísmo tal y como Dios el Padre lo había revelado, de vivirlo con su ejemplo,les hace saber a sus apóstoles y discípulos que iba a ofrecerse como cordero pascual para reconciliar a los pecadores (que lo somos todos) con Su Padre, y con su sacrificio redentor perdonar todas nuestras iniquidades como estaba escrito.

     Su declaración además de asombrarles y desconcertarles, pues en el fondo querían el reino ya, les hace saber que iba a resucitar y que como Hijo de Dios tenía poder sobre la vida y la muerte, y que estaba poniendo voluntariamente su vida para salvarnos: —“Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, si no que de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar” (Juan 10:17-18).

    Semejante misterio no podían entenderlo en ese momento, lo entendieron a los pocos días. Misterio que millones a través de los siglos no han podido entender. Unos creen absurdamente en un Jesús que les han presentado de manera deformada, débil, causante de lástimas, incapaz de hacer nada, sin saber ni entender lo que hizo por todos. Otros le han pretendido usar (como el actual presidente) para justificar una ideología política, sacándole de contexto y presentándole de manera falsa. Unos más le han quitado la sustancia espiritual a su vida y mensaje queriéndole presentar como un hombre bueno y justo pero incapaz de lograr nada.

    Todos ellos se han equivocado, Yeshua (Jesús), es el Mesías de Israel, el Salvador de la humanidad. Sin su obra redentora ningún ser humano hubiese tenido acceso al reino de Dios ni se hubiera salvado. Todos los reyes, dictadores, presidentes y líderes de la humanidad han pasado a ser parte apenas de una pequeña parte de la historia y todos están muertos. Bien muertos. Sin embargo el Cristo (Ungido/Mesías) al resucitar y demostrar ser quien siempre ha sido, fue capaz de poner una raya en el tiempo eterno, en un antes y un después de Él. Aunque en un día cada vez más cercano volverá para reinar como Rey de reyes y Señor de señores.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo1950@gmail.com