UNA HISTORIA MAL CONTADA

Estos son días de guardar, oficialmente de asueto, los más los aprovechan para vacaciones y descanso. Se recuerda la Navidad, que como ya se ha dicho durante años en esta columna, no se sabe con certeza la fecha exacta del nacimiento de Jesús (que bien pudo ocurrir tomando en cuenta los Evangelios, por septiembre u octubre). Lo que se recuerda entonces es al personaje bíblico. El problema es que se cuenta la historia plagada de errores y sin casi jamás llegar al fondo del mensaje.

Todo queda y se desarrolla en el mundo de las emociones y casi nada en el terreno espiritual. Se enfatiza por ejemplo los supuestos animales en los que venían los magos de oriente, así como el nombre de ellos y su color de piel, cuando la Biblia no menciona en absoluto ningún animal, como tampoco el nombre de los magos ni el color de su tez.

Ya encarrerados en la fantasía, clero y polulacho han centrado el festejo en un sitio como el pesebre, en lugar de narrar la razón por la que nació ese niño que un día se hizo adulto, desentendiéndose de lo que profetizara el anciano Simeón durante la presentación de Yeshua (Jesús) por sus padres en el templo de Jerusalén:

 

―”Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, conforme a tu palabra; porque han visto mis ojos tu salvación, la cual has preparado en presencia de todos los pueblos; Luz para revelación a los gentiles, y gloria de tu pueblo Israel…  y dijo a su madre María: He aquí, éste está puesto par caída y levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha” (Luc 2:29-34).

 

Simeón no profetiza sobre posadas, ni que aquel nacimiento se convertiría en una fiesta anual de intercambio de regalos y mucho menos de borracheras (ni qué decir de las perversiones actuales). Su mensaje profético tiene como palabra clave la «salvación» del hombre. Que al ser aceptada por unos se transforma en levantamiento, y en caída para los que la rechazan. Salvación personificada en las palabras y obra de Jesucristo (Yeshua ha Mashiach).

En el caso de México y los países latinoamericanos las llamadas posadas son parte muy importante del festejo decembrino. Festejo que en las últimas décadas ha abandonado gradualmente su centenario sincretismo para convertirse en vil borrachera, sino es que bacanal. Pero eso sí ¡le llaman posada!

¿Acaso el rechazo a dar hospedaje a Yosef y Myriam (nombre original de José y María) en Belén se limita a lo sucedido hace dos milenios, cuando el pequeño poblado de Judá estaba repleto de ciudadanos que habían acudido a empadronarse a su lugar de origen conforme a la orden del emperador romano? ¿Porqué no hablar de la negación en Guadalajara, en México, Monterrey, Oaxaca, Mérida o la ciudad o pueblo que sea, de recibir en los hogares al Salvador de la humanidad? Basta leer un diario o encender la televisión para enterarnos del clima de violencia, maldad y corrupción que impera en la sociedad, consecuencia, no de haber negado hospedar al Salvador, sino de haberle echado fuera luego de varios siglos de creer y confiar en Él (incluso de manera superficial y sincrética, pero con verdadera fe y amor).

Lamentablemente el hecho histórico, no se diga el mensaje, se han desvirtuado y diluido a causa del descreimiento, el  materialismo y el hedonismo. En esta fiesta en que hasta los gobiernos seculares obligan a empresas y patrones a dar un regalo (aguinaldo) y conceder vacaciones, nadie, excepto un remanente, hablan del porqué Dios se hizo hombre como lo escribe Yohanán: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros…  A lo suyo vino ―a salvarnos― y los suyos no le recibieron” (Juan 1:14,11). Nadie quiere incomodar al otro, palabras como pecado, arrepentimiento, salvación, humanidad caída y rebelde, han dejado de ser políticamente correctas de ahí que el mensaje real de la Navidad resulte incómodo en la navidad.

Resulta mucho más fácil cantar algún villancico, poner algunas luces de colores o un árbol con esferas, que detenerse y hacer una introspección. Jesús ya nació hace dos milenios, no necesita nacer de nuevo, el que necesita nacer de nuevo es el hombre caído cuya condición delante del Dios santo y justo es negativa, por no decir de condena. Situación grave en verdad.

Para poner las cosas en perspectiva y entender la razón del llamado divino para que espiritualmente nazcamos de nuevo, consideremos lo siguiente: Si cometiéramos tres pecados al día ―cantidad que rebasamos con facilidad― en un mes serían 90 y en un año 1080, cerremos la cifra en mil. Si viviéramos ochenta años serían 80,000 ¿cómo le iría a una persona ante un juez con semejante cantidad de delitos? Ese símil nos coloca en nuestra real posición delante de Dios. Somos pecadores y estábamos perdidos. Punto.

Todos los seres humanos necesitábamos a alguien que nos reconciliara con el Creador, que nos salvara de la muerte eterna y Jesús para eso vino. Esa es la verdadera historia y grandeza de la Navidad. Almacenes repletos de luces vistosas y mercancías de todo tipo no tienen nada que ver con el Autor de la vida ni con su mensaje de salvación. Así que como puede usted ver, se trata de una historia mal contada, aunque por fortuna tenemos al alcance el libro que narra con absoluta veracidad hechos y mensaje, lo cual nos recuerda a las palabras del ángel anunciadas a los pastores de Belén y con esto concluimos: “He aquí que os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo; que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es el Mesías el Señor” (Luc 2:10-11).

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

EL MESÍAS ¿QUIÉN ES Y PARA QUÉ VINO?

En la vida es necesario hacer altos, detenernos para cuestionarnos acerca de algunas cosas, en particular de la vida, la verdadera vida, entendidos que el resto de las cosas son temporales, pasajeras. Durante estos días todo mundo habla de la navidad, pero pocos saben el sentido y mensaje que contiene, pues limitan la fecha al nacimiento de Jesús ―aunque en realidad se desconoce la fecha exacta de su nacimiento― así como a dar y recibir regalos, sin saber la mayoría que Él es el Mesías, el Salvador de Israel y de todos los pueblos de la Tierra. Claro, de aquellos que respondan a su amor y acepten su obra redentora.

Para muchos judíos, no para todos, Jesús (Yeshua en hebreo) no es el Mesías; lamentablemente entre la cristiandad el asunto no mejora, pues poco se sabe acerca del personaje central de la Biblia, lo que demuestra la ausencia de comunión entre el Salvador y el pecador, que lo somos todos.

En días pasados presenté en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL 2015) mi más reciente obra «YESHUA, EL MESÍAS». En la contraportada escribo lo siguiente:

 

―”Nadie puede afirmar con sabiduría y certeza que YESHUA (Jesús) es o no el Mesías si su respuesta no se sustenta en la Biblia. Ni la tradición, ni las costumbres, ni el éxito literario o poder del tipo que sea, pueden calificar o descalificar. Toda opinión que no cimente su argumentación en las Sagradas Escrituras carece de valor por cuanto es justamente en la Torá, los Neviím y los Tehiliím (Ley, Profetas y Salmos) donde Dios dejó a Israel y al resto de las Naciones los antecedentes, los porqués, el perfil, el cuándo y el cómo vendría el Mesías. Pero sobre todo para qué”.

 

La anterior afirmación confronta de manera directa al lector de la obra, aunque esta se extienda a todo ser humano, pues no se puede rechazar al enviado de Dios nomas por declararse ateo o por entender la fe de manera distinta a como ha sido revelada en las Sagradas Escrituras. En todo esto tienen responsabilidad, en ese orden: rabinos, sacerdotes, pastores, catequistas y demás instructores no capacitados ni versados en la Biblia (o con mero conocimiento intelectual), pues aunque sean personas secularmente cultas, para las cosas divinas se requiere llamado, fe, conocimiento y haber nacido de nuevo, como le advirtiera Jesús al rabino Nicodemo. De no ser así la sentencia del Mesías cobra vigencia: “Si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en el hoyo”.

¿Quién es el Mesías? La Escritura anunció paulatinamente los tiempos, el perfil y circunstancias en que vendría el Mesías a salvar a la humanidad caída, y de acuerdo a los cientos de profecías cumplidas (anunciadas en la Ley, los Salmos y los Profetas), Yeshua―Jesús es el anunciado por Dios. Resulta pues literalmente imposible que las profecías se cumplan de nuevo en persona alguna. De hecho falta que cumpla la otra parte de la profecía, la de Mesías Rey, misma que cumplirá como legítimo heredero del trono de David, puesto que Jesús es descendiente directo de él y en la actualidad es imposible que judío alguno pueda probar tal cosa. Para ello, sin embargo, tendrá que retornar; evento que tomará por sorpresa a la humanidad misma, pero sobre todo a los gobiernos impíos de la Tierra ―que lo son casi todos―. Le harán la guerra pero todos serán derrotados. No lo dice quien esto escribe, es lo que enseñan las Sagradas Escrituras, tan comentadas por muchos, pero tan desconocidas por los más.

No queriendo tomar más espacio, comparto al lector un par de fragmentos de mi libro recién publicado en espera de que enriquezcan su ser interior, que si se amplía a su familia, me sentiré más que honrado y satisfecho:

 

―”…es menester entender y reconocer de una manera integral la persona y obra del Mesías redentor, que como se ha podido apreciar fue anunciada en forma por demás detallada y anticipada en el Tanaj (A.T.), como también establece su reinado glorioso al final de los tiempos. No obstante, antes tenía que morir en expiación por el pecado del judío y del gentil de todos los tiempos… Los hombres tenemos que entender que la Escritura no puede cambiar ni ajustarse a nuestros deseos y caprichos, con humildad debemos aceptar que Dios en su soberanía así lo dispuso y por tanto así tenía que suceder, incluso gozarnos de que en su amor y misericordia se propuso salvarnos y Él conoce mejor que nadie, los tiempos, las formas, los porqués y las circunstancias en que debían(en) desarrollarse las cosas, puesto que en su omnisciencia ―otro de los atributos divinos― el Señor sabía desde la eternidad le necesidad de enviar a su Hijo el Mesías Yeshua para que a semejanza del cordero pascual, muriera por nosotros los pecadores que lo somos todos, pagando con su sangre nuestras culpas” (pág. 312).

 

―”Hagamos un pequeño receso. La modernidad y su hijastra la posmodernidad han enseñado a sus pupilos a rechazar a Dios y las verdades reveladas en su Palabra, de manera que la palabra pecado no cabe en su engreído intelecto, por tanto, su vacío existencial rechaza la obra expiatoria del Mesías, de ahí que las palabras de Octavio Paz describan esa horrenda soledad posteista que no requiere de mayor agregado: ‘Los hombres modernos, incapaces de inocencia, nacidos de una sociedad que nos hace naturalmente artificiales y que nos ha despojado de nuestra sustancia humana para convertirnos en mercancías, buscamos en vano al hombre perdido, al hombre inocente…’. Hagamos ahora un nudo y tomemos de nuevo el hilo de nuestro tema: redentor y pecador arrepentido son un binomio entendido en el Plan de Dios, cuya unión permite la espera segura del reino mesiánico anunciado en las Escrituras” (pág. 313).

 

Que pase una linda Navidad, que el Mesías le bendiga a usted y su apreciable familia, son mis mejores deseos (A los interesados el libro lo puede adquirir en la cadena de Librerías Gonvill en todo el país o en su sitio en la red)

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

 

Email: mahergo50@hotmail.com

LADRONES Y EXHIBICIONISTAS

Sin temor al error y la exageración, los gobiernos del siglo XXI son los más corruptos en la historia de México. Cuando más tinta, radio e imágenes televisivas nos machacan todos los días de transparencia y rendición de cuentas ―gastando al efecto miles de millones de pesos― funcionarios y burócratas de angora se llevan los dineros públicos con total desvergüenza. Su exhibicionismo provoca indignación e impotencia en los ciudadanos; pecado y delito agravado si se toma en cuenta la condición del pueblo mexicano.

La publicación reciente de los aguinaldos de algunos funcionarios de Jalisco (ubicados en posiciones muy abajo en importancia) corroboran lo que el pueblo piensa de sus gobernantes, que dicho sea de paso y con las excepciones de siempre, les tiene por mega ladrones, ineficientes e insensibles. Calificativos a los que han agregado el de exhibicionistas, ¿y cómo evitarlo?, si mientras que el ciudadano promedio gana al mes entre 4 y 6 mil pesos, estos bribones se llevan lo que ellos ganarán en muchos años y con un enorme esfuerzo. En cambio los funcionarios con muy poco esfuerzo, a la luz del día y ante los ojos de todos.

Veamos algunos ejemplos locales: el magistrado del TAE, Laurentino López cobró de aguinaldo este año $393,125.00 pesos, el presidente del Consejo Electoral del Estado, Guillermo Alcaraz $313,055.00, el presidente del STJ, Carlos Vega Pámanes $281,313, el gobernador Aristóteles Sandoval $276,991.00, por señalar algunos a manera de muestra.

En el ámbito federal las cosas no mejoran. En tanto que el Presidente de la República tiene un sueldo decoroso y cuyas responsabilidades están por encima de las de cualquier ciudadano (su aguinaldo será por $ 76,848 pesos, mas $319,628 por concepto de gratificación); entre los integrantes de la monarquía las cantidades que se llevan en diciembre son verdaderamente escandalosas. Dignas de enjuiciarlos a todos.

     Inician la lista los ministros de la SCJN cuya ambición económica les aleja de toda representación de justicia ante un pueblo pobre, agraviado y como dijera Colosio ―parafraseando a Jesucristo― “con hambre y sed de justicia” ¿Y cómo no, si el presidente, Luis María Aguilar se lleva de aguinaldo $586,449.00 pesos. El líder del TEPJF, Constancio Carrasco la misma cantidad. Lorenzo Córdoba del INE $454,627.00. Eduardo Sojo del INEGI, $418,917.00 pesos, Raúl González de los Derechos Humanos $404,367 pesos, Ximena Puente del IFAI $399,274.00, los siete consejeros del CJF recibirá cada uno $378,147.00 pesos, los del IFT $366,000.00 cada integrante y los del INAI $399,000.00, etcétera, etcétera.

Si le agregamos a esto los miles y miles de cortesanos y nobles que integran la monarquía huehuenche (súmele los sindicatos corruptos ―aunque se digan de “izquierda”―) y tendremos por amarga conclusión de que por eso estamos como estamos. Entendemos la razón por la cual no hay obra pública, porqué el IMSS se encuentra en quiebra, porqué la deuda pública (externa e interna) ya es impagable, etcétera, y es lógico, con una clase política tan voraz y sin ningún compromiso social las cosas no podían ser de otro modo.

     ¿Para qué poner un negocio y complicarse la vida con un sinfín de trámites en dependencias públicas y burócratas indolentes?, ¿Para qué invertir, para qué trabajar, crear empleos y esforzarse para que México crezca, si se pueden afiliar a un partido y ofrecerse a sí mismos en busca de un cargo público o de elección popular? No hay que invertir nada. Basta con su ególatra persona, con mentir a diario, ser profundamente egoístas, no pensar en la suerte de México y gastar las pocas neuronas en uso en el modo de enriquecerse lo más pronto posible. De entrada a través de abultadísimos sueldos, aguinaldos, bonos, seguros, y demás prestaciones. Ya en el cargo buscar la forma de hacer jugosos “negocios”. Lo de la franquicia política no hay problema, todos son igual de rentables (hablando de negocios e inversiones).

En su exhibicionismo han convertido el Congreso Federal (y no pocos locales) en teatros de comedia vulgar (pero nada baratos), en el que bandas de facinerosos ―si no lo son, esa impresión dan― pelean los dineros públicos a los contrarios, capaces incluso de lanzarse monedas de chocolate al estilo Judas en ese templo de traiciones, en el que los representantes nomás representan su interés personal y a su franquicia política. Punto.

Lamentablemente hemos llegado al límite. A las cosas tiene que decírseles por su nombre, nada de eufemismos y de buscar lo políticamente correcto. Son muletas de apoyo que nomás han servido para encubrir acciones de latrocinio y corrupción. Llevarse los dineros públicos con tanto cinismo y desvergüenza ―disfrazados de “legalidad”― no dejan de ser delitos, actos de simples ladrones. Sobre todo cuando el pueblo lucha a diario para apenas sobrevivir, en tanto que gobernantes y burócratas de angora satisfacen con creces sus vulgares ambiciones abofeteando el rostro de un pueblo al que le juran representar en una democracia, cuando en la realidad son una extraña monarquía integrada por bucaneros y parásitos(con la excepción de unos cuantos que nos merecen todo respeto y que sin su presencia en el aparato público este país estuviera ya sumido en el caos) ¿O usted, cómo calificaría a los gobiernos actuales en base a los enormes sueldos, aguinaldos y prestaciones que nos cobran a los ciudadanos?.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

 

Email: mahergo50@hotmail.com

RE: JAVIER, UN FAVOR

Content-Type: text/html; charset=»utf-8″
Content-Transfer-Encoding: base64

PGh0bWw+DQo8aGVhZD4NCjwvaGVhZD4NCjxib2R5IGNsYXNzPSdobW1lc3NhZ2UnPjxkaXYgZGly
PSdsdHInPgoKPHN0eWxlPjwhLS0KLmhtbWVzc2FnZSBQCnsKbWFyZ2luOjBweDsKcGFkZGluZzow
cHgKfQpib2R5LmhtbWVzc2FnZQp7CmZvbnQtc2l6ZTogMTJwdDsKZm9udC1mYW1pbHk6Q2FsaWJy
aQp9Ci0tPjwvc3R5bGU+CjxkaXYgZGlyPSJsdHIiPjxkaXY+PGI+RXN0aW1hZG8gSkFWSUVSOiA8
L2I+dGUgcmVlbnbDrW8gZXN0YSBwZXRpY2nDs24uIENvbW8gbG8gZW52w61vIGEgbXVjaGFzIGRl
cGVuZGVuY2lhcyBkZSBnb2JpZXJubyByZXF1aWVybyBkZSBlc3RhIGNvcnJlY2Npw7NuIHBhcmEg
cG9kZXIgZW52aWFybG8uIE11Y2hhcyBncmFjaWFzLjwvZGl2PjxkaXY+PGJyPjwvZGl2PjxiPjxk
aXY+PGI+PGJyPjwvYj48L2Rpdj5Fc3RpbWFkbyBKQVZJRVI6PC9iPiZuYnNwO2NvbW8geWEgdGUg
aGFicsOhcyBkYWRvIGN1ZW50YSwgZWwgcGVyaW9kaXNtbyBlcyBjb21wbGljYWRvIHkgY29ubGxl
dmEgbXVjaGEgZGlzY2lwbGluYSB5IG3Dumx0aXBsZXMgcmV2aXNpb25lcy4gRW4gZWwgbnVldm8g
YXJ0w61jdWxvIHRlbmdvIHVuYSByZXBldGljacOzbiBxdWUgcXVpc2llcmEgYm9ycmFyYXMgZW4g
Y3VhbnRvIHB1ZWRhcy48ZGl2Pjxicj48L2Rpdj48ZGl2PkVuIGVsIHDDoXJyYWZvIHNlZ3VuZG8g
ZW4gbG9zIMO6bHRpbW9zIGRvcyByZW5nbG9uZXMgZGljZSAiPHNwYW4gc3R5bGU9ImNvbG9yOiBy
Z2IoMTI0LCAxMjQsIDEyNCk7IGZvbnQtZmFtaWx5OiBHZW9yZ2lhLCBzZXJpZjsgZm9udC1zaXpl
OiAxNHB4OyBsaW5lLWhlaWdodDogMjRweDsiPmVzY3JpdG9y4oCVZXhwb3NpdG9yIHBvciAyNyBh
w7FvcywgZGUgbWFuZXJhIHF1ZSBoZSBzaWRvIHRlc3RpZ28gZGUgc3UgY3JlY2ltaWVudG8gZW4g
ZWwgY29uY2llcnRvIG11bmRpYWwgZW4gZWwgbXVuZG8gZGUgbGFzIGxldHJhcy4iICZuYnNwOzwv
c3Bhbj48c3BhbiBzdHlsZT0iZm9udC1zaXplOiAxMnB0OyI+RW48L3NwYW4+PHNwYW4gc3R5bGU9
ImZvbnQtc2l6ZTogMTJwdDsiPiZuYnNwO2N1YW50byBwdWVkYXMmbmJzcDs8Yj50ZSBhZ3JhZGVj
ZXLDqSBib3JyZXMmbmJzcDs8Zm9udCBjb2xvcj0iI2QyNDcyNiI+ImVuIGVsIG11bmRvIjwvZm9u
dD48L2I+Jm5ic3A7cGFyYSBxdWUgcXVlZGUmbmJzcDs8Zm9udCBjb2xvcj0iIzI2NzJlYyI+PGI+
J2VuIGVsIGNvbmNpZXJ0byBtdW5kaWFsIGRlIGxhcyBsZXRyYXMnPC9iPi48L2ZvbnQ+Jm5ic3A7
UGVyZG9uYSB0YW50YSBmcmllZ2EgeSByZWl0ZXJvIG1pIGdyYXRpdHVkIGEgdHUgcGVyc29uYSB5
IHRyYWJham8uPC9zcGFuPjwvZGl2PjxkaXY+PHNwYW4gc3R5bGU9ImZvbnQtc2l6ZTogMTJwdDsi
Pjxicj48L3NwYW4+PC9kaXY+PGRpdj48c3BhbiBzdHlsZT0iZm9udC1zaXplOiAxMnB0OyI+Jm5i
c3A7ICZuYnNwOyAmbmJzcDsgJm5ic3A7ICZuYnNwOyAmbmJzcDsgJm5ic3A7IE1hbnVlbCBIZXJu
w6FuZGV6IEcuPC9zcGFuPjwvZGl2Pjxicj48ZGl2PjxociBpZD0ic3RvcFNwZWxsaW5nIj5Gcm9t
OiBtYWhlcmdvNTBAaG90bWFpbC5jb208YnI+VG86IHN0YWZmQHRyZXMtdy5jb207IDQ2MzlkMzVA
YW5hbGlzaXN5cHJvcHVlc3RhLmNvbTsgbWFoZXJnbzUwQGhvdG1haWwuY29tPGJyPlN1YmplY3Q6
IEpBVklFUiwgVU4gRkFWT1I8YnI+RGF0ZTogU3VuLCA2IERlYyAyMDE1IDEyOjE0OjIzIC0wNjAw
PGJyPjxicj4KCjxzdHlsZT48IS0tCi5FeHRlcm5hbENsYXNzIC5lY3hobW1lc3NhZ2UgUCB7CnBh
ZGRpbmc6MHB4Owp9CgouRXh0ZXJuYWxDbGFzcyBib2R5LmVjeGhtbWVzc2FnZSB7CmZvbnQtc2l6
ZToxMnB0Owpmb250LWZhbWlseTpDYWxpYnJpOwp9CgotLT48L3N0eWxlPgo8ZGl2IGRpcj0ibHRy
Ij48Yj5Fc3RpbWFkbyBKQVZJRVI6PC9iPiBjb21vIHlhIHRlIGhhYnLDoXMgZGFkbyBjdWVudGEs
IGVsIHBlcmlvZGlzbW8gZXMgY29tcGxpY2FkbyB5IGNvbmxsZXZhIG11Y2hhIGRpc2NpcGxpbmEg
eSBtw7psdGlwbGVzIHJldmlzaW9uZXMuIEVuIGVsIG51ZXZvIGFydMOtY3VsbyB0ZW5nbyB1bmEg
cmVwZXRpY2nDs24gcXVlIHF1aXNpZXJhIGJvcnJhcmFzIGVuIGN1YW50byBwdWVkYXMuPGRpdj48
YnI+PC9kaXY+PGRpdj5FbiBlbCBww6FycmFmbyBzZWd1bmRvIGVuIGxvcyDDumx0aW1vcyBkb3Mg
cmVuZ2xvbmVzIGRpY2UgIjxzcGFuIHN0eWxlPSJjb2xvcjpyZ2IoMTI0LCAxMjQsIDEyNCk7Zm9u
dC1mYW1pbHk6R2VvcmdpYSwgc2VyaWY7Zm9udC1zaXplOjE0cHg7bGluZS1oZWlnaHQ6MjRweDsi
PmVzY3JpdG9y4oCVZXhwb3NpdG9yIHBvciAyNyBhw7FvcywgZGUgbWFuZXJhIHF1ZSBoZSBzaWRv
IHRlc3RpZ28gZGUgc3UgY3JlY2ltaWVudG8gZW4gZWwgY29uY2llcnRvIG11bmRpYWwgZW4gZWwg
bXVuZG8gZGUgbGFzIGxldHJhcy4iICZuYnNwOzwvc3Bhbj48c3BhbiBzdHlsZT0iZm9udC1zaXpl
OjEycHQ7Ij5Fbjwvc3Bhbj48c3BhbiBzdHlsZT0iZm9udC1zaXplOjEycHQ7Ij4mbmJzcDtjdWFu
dG8gcHVlZGFzIDxiPnRlIGFncmFkZWNlcsOpIGJvcnJlcyA8Zm9udCBjb2xvcj0iI2QyNDcyNiI+
ImVuIGVsIG11bmRvIjwvZm9udD48L2I+IHBhcmEgcXVlIHF1ZWRlIDxmb250IGNvbG9yPSIjMjY3
MmVjIj48Yj4nZW4gZWwgY29uY2llcnRvIG11bmRpYWwgZGUgbGFzIGxldHJhcyc8L2I+LjwvZm9u
dD4gUGVyZG9uYSB0YW50YSBmcmllZ2EgeSByZWl0ZXJvIG1pIGdyYXRpdHVkIGEgdHUgcGVyc29u
YSB5IHRyYWJham8uPC9zcGFuPjwvZGl2PjxkaXY+PHNwYW4gc3R5bGU9ImZvbnQtc2l6ZToxMnB0
OyI+PGJyPjwvc3Bhbj48L2Rpdj48ZGl2PjxzcGFuIHN0eWxlPSJmb250LXNpemU6MTJwdDsiPiZu
YnNwOyAmbmJzcDsgJm5ic3A7ICZuYnNwOyAmbmJzcDsgJm5ic3A7ICZuYnNwOyBNYW51ZWwgSGVy
bsOhbmRleiBHLjwvc3Bhbj48L2Rpdj4gCQkgCSAgIAkJICA8L2Rpdj48L2Rpdj48L2Rpdj4KIAkJ
IAkgICAJCSAgPC9kaXY+PC9ib2R5Pg0KPC9odG1sPg==

RE: JAVIER, UN FAVOR

Content-Type: text/html; charset=»utf-8″
Content-Transfer-Encoding: base64

PGh0bWw+DQo8aGVhZD4NCjxzdHlsZT48IS0tDQouaG1tZXNzYWdlIFANCnsNCm1hcmdpbjowcHg7
DQpwYWRkaW5nOjBweA0KfQ0KYm9keS5obW1lc3NhZ2UNCnsNCmZvbnQtc2l6ZTogMTJwdDsNCmZv
bnQtZmFtaWx5OkNhbGlicmkNCn0NCi0tPjwvc3R5bGU+PC9oZWFkPg0KPGJvZHkgY2xhc3M9J2ht
bWVzc2FnZSc+PGRpdiBkaXI9J2x0cic+PGRpdj48Yj5Fc3RpbWFkbyBKQVZJRVI6IDwvYj50ZSBy
ZWVudsOtbyBlc3RhIHBldGljacOzbi4gQ29tbyBsbyBlbnbDrW8gYSBtdWNoYXMgaW5zdGl0dWNp
b25lcyB5IGRlcGVuZGVuY2lhcyBkZSBnb2JpZXJubywgcmVxdWllcm8gZGUgY29ycmVnaXIgZXNl
IGVycm9yIHF1ZSBjdWFuZG8gcmV2aXPDqSAocGFyYSBjb3JyZWdpcikgZGVqw6kgbGFzIGRvcyBj
b3NhcyBjdWFuZG8gZGViw61hIGRlIGVsaW1pbmFyIHVuYS4gR3JhY2lhcy48L2Rpdj48ZGl2Pjxi
cj48L2Rpdj48Yj48ZGl2PjxiPjxicj48L2I+PC9kaXY+RXN0aW1hZG8gSkFWSUVSOjwvYj4mbmJz
cDtjb21vIHlhIHRlIGhhYnLDoXMgZGFkbyBjdWVudGEsIGVsIHBlcmlvZGlzbW8gZXMgY29tcGxp
Y2FkbyB5IGNvbmxsZXZhIG11Y2hhIGRpc2NpcGxpbmEgeSBtw7psdGlwbGVzIHJldmlzaW9uZXMu
IEVuIGVsIG51ZXZvIGFydMOtY3VsbyB0ZW5nbyB1bmEgcmVwZXRpY2nDs24gcXVlIHF1aXNpZXJh
IGJvcnJhcmFzIGVuIGN1YW50byBwdWVkYXMuPGRpdj48YnI+PC9kaXY+PGRpdj5FbiBlbCBww6Fy
cmFmbyBzZWd1bmRvIGVuIGxvcyDDumx0aW1vcyBkb3MgcmVuZ2xvbmVzIGRpY2UgIjxzcGFuIHN0
eWxlPSJjb2xvcjogcmdiKDEyNCwgMTI0LCAxMjQpOyBmb250LWZhbWlseTogR2VvcmdpYSwgc2Vy
aWY7IGZvbnQtc2l6ZTogMTRweDsgbGluZS1oZWlnaHQ6IDI0cHg7Ij5lc2NyaXRvcuKAlWV4cG9z
aXRvciBwb3IgMjcgYcOxb3MsIGRlIG1hbmVyYSBxdWUgaGUgc2lkbyB0ZXN0aWdvIGRlIHN1IGNy
ZWNpbWllbnRvIGVuIGVsIGNvbmNpZXJ0byBtdW5kaWFsIGVuIGVsIG11bmRvIGRlIGxhcyBsZXRy
YXMuIiAmbmJzcDs8L3NwYW4+PHNwYW4gc3R5bGU9ImZvbnQtc2l6ZTogMTJwdDsiPkVuPC9zcGFu
PjxzcGFuIHN0eWxlPSJmb250LXNpemU6IDEycHQ7Ij4mbmJzcDtjdWFudG8gcHVlZGFzJm5ic3A7
PGI+dGUgYWdyYWRlY2Vyw6kgYm9ycmVzJm5ic3A7PGZvbnQgY29sb3I9IiNkMjQ3MjYiPiJlbiBl
bCBtdW5kbyI8L2ZvbnQ+PC9iPiZuYnNwO3BhcmEgcXVlIHF1ZWRlJm5ic3A7PGZvbnQgY29sb3I9
IiMyNjcyZWMiPjxiPidlbiBlbCBjb25jaWVydG8gbXVuZGlhbCBkZSBsYXMgbGV0cmFzJzwvYj4u
PC9mb250PiZuYnNwO1BlcmRvbmEgdGFudGEgZnJpZWdhIHkgcmVpdGVybyBtaSBncmF0aXR1ZCBh
IHR1IHBlcnNvbmEgeSB0cmFiYWpvLjwvc3Bhbj48L2Rpdj48ZGl2PjxzcGFuIHN0eWxlPSJmb250
LXNpemU6IDEycHQ7Ij48YnI+PC9zcGFuPjwvZGl2PjxkaXY+PHNwYW4gc3R5bGU9ImZvbnQtc2l6
ZTogMTJwdDsiPiZuYnNwOyAmbmJzcDsgJm5ic3A7ICZuYnNwOyAmbmJzcDsgJm5ic3A7ICZuYnNw
OyBNYW51ZWwgSGVybsOhbmRleiBHLjwvc3Bhbj48L2Rpdj48YnI+PGRpdj48aHIgaWQ9InN0b3BT
cGVsbGluZyI+RnJvbTogbWFoZXJnbzUwQGhvdG1haWwuY29tPGJyPlRvOiBzdGFmZkB0cmVzLXcu
Y29tOyA0NjM5ZDM1QGFuYWxpc2lzeXByb3B1ZXN0YS5jb207IG1haGVyZ281MEBob3RtYWlsLmNv
bTxicj5TdWJqZWN0OiBKQVZJRVIsIFVOIEZBVk9SPGJyPkRhdGU6IFN1biwgNiBEZWMgMjAxNSAx
MjoxNDoyMyAtMDYwMDxicj48YnI+Cgo8c3R5bGU+PCEtLQouRXh0ZXJuYWxDbGFzcyAuZWN4aG1t
ZXNzYWdlIFAgewpwYWRkaW5nOjBweDsKfQoKLkV4dGVybmFsQ2xhc3MgYm9keS5lY3hobW1lc3Nh
Z2Ugewpmb250LXNpemU6MTJwdDsKZm9udC1mYW1pbHk6Q2FsaWJyaTsKfQoKLS0+PC9zdHlsZT4K
PGRpdiBkaXI9Imx0ciI+PGI+RXN0aW1hZG8gSkFWSUVSOjwvYj4gY29tbyB5YSB0ZSBoYWJyw6Fz
IGRhZG8gY3VlbnRhLCBlbCBwZXJpb2Rpc21vIGVzIGNvbXBsaWNhZG8geSBjb25sbGV2YSBtdWNo
YSBkaXNjaXBsaW5hIHkgbcO6bHRpcGxlcyByZXZpc2lvbmVzLiBFbiBlbCBudWV2byBhcnTDrWN1
bG8gdGVuZ28gdW5hIHJlcGV0aWNpw7NuIHF1ZSBxdWlzaWVyYSBib3JyYXJhcyBlbiBjdWFudG8g
cHVlZGFzLjxkaXY+PGJyPjwvZGl2PjxkaXY+RW4gZWwgcMOhcnJhZm8gc2VndW5kbyBlbiBsb3Mg
w7psdGltb3MgZG9zIHJlbmdsb25lcyBkaWNlICI8c3BhbiBzdHlsZT0iY29sb3I6cmdiKDEyNCwg
MTI0LCAxMjQpO2ZvbnQtZmFtaWx5Okdlb3JnaWEsIHNlcmlmO2ZvbnQtc2l6ZToxNHB4O2xpbmUt
aGVpZ2h0OjI0cHg7Ij5lc2NyaXRvcuKAlWV4cG9zaXRvciBwb3IgMjcgYcOxb3MsIGRlIG1hbmVy
YSBxdWUgaGUgc2lkbyB0ZXN0aWdvIGRlIHN1IGNyZWNpbWllbnRvIGVuIGVsIGNvbmNpZXJ0byBt
dW5kaWFsIGVuIGVsIG11bmRvIGRlIGxhcyBsZXRyYXMuIiAmbmJzcDs8L3NwYW4+PHNwYW4gc3R5
bGU9ImZvbnQtc2l6ZToxMnB0OyI+RW48L3NwYW4+PHNwYW4gc3R5bGU9ImZvbnQtc2l6ZToxMnB0
OyI+Jm5ic3A7Y3VhbnRvIHB1ZWRhcyA8Yj50ZSBhZ3JhZGVjZXLDqSBib3JyZXMgPGZvbnQgY29s
b3I9IiNkMjQ3MjYiPiJlbiBlbCBtdW5kbyI8L2ZvbnQ+PC9iPiBwYXJhIHF1ZSBxdWVkZSA8Zm9u
dCBjb2xvcj0iIzI2NzJlYyI+PGI+J2VuIGVsIGNvbmNpZXJ0byBtdW5kaWFsIGRlIGxhcyBsZXRy
YXMnPC9iPi48L2ZvbnQ+IFBlcmRvbmEgdGFudGEgZnJpZWdhIHkgcmVpdGVybyBtaSBncmF0aXR1
ZCBhIHR1IHBlcnNvbmEgeSB0cmFiYWpvLjwvc3Bhbj48L2Rpdj48ZGl2PjxzcGFuIHN0eWxlPSJm
b250LXNpemU6MTJwdDsiPjxicj48L3NwYW4+PC9kaXY+PGRpdj48c3BhbiBzdHlsZT0iZm9udC1z
aXplOjEycHQ7Ij4mbmJzcDsgJm5ic3A7ICZuYnNwOyAmbmJzcDsgJm5ic3A7ICZuYnNwOyAmbmJz
cDsgTWFudWVsIEhlcm7DoW5kZXogRy48L3NwYW4+PC9kaXY+IAkJIAkgICAJCSAgPC9kaXY+PC9k
aXY+IAkJIAkgICAJCSAgPC9kaXY+PC9ib2R5Pg0KPC9odG1sPg==