UNA CHARLA CON RIUS

Cuando terminaba la Secundaria apareció su cuento “Los Supermachos” (1965) el cual me gustó de inmediato. Seguiría su huella en “La Garrapata”, una revista de sátira política por demás interesante y deleitosa. Al desaparecer Los Supermachos le siguieron “Los Agachados” y una serie de libros, algunos buenos, otros ajenos a mi interés.

Me refiero obviamente al caricturista y escritor michoacano Eduardo del Rio “Rius” fallecido en días recientes. A finales de los años ’60 presentó con mucho éxito en nuestra ciudad la obra de teatro “Los Supermachos” en el Teatro Experimental de Jalisco (que es parte del Parque Agua Azul y de otros edificios emblemáticos de Guadalajara en aquella época y aquella zona).

En dicha obra el actor Pedro Orozco hizo el papel de Juan Calzónzin, por cierto muy bien logrado y bajo la dirección de Luis Gómez Beck. De hecho todos los actores parecían salidos del cuento. “Don Perpetuo”, el presidente municipal era idéntico; “Chon Prieto” su barriga y simpatía no se diga. Los díalogos y la picardía hicieron única esa obra, acrecentando la fama del autor de Los super machos.

Vinieron otros tiempos, días difíciles para la gran mayoría de los mexicanos que luchábamos para salir adelante. Tiempos en los que el comunismo quedó exhibido ante las naciones como una utopía, un modelo impráctico por cuanto el problema es el hombre mismo, cuya tendencia a oprimir al otro no parece tener fin.

Llegado el momento las ideologías, si bien no se derribaron del todo y en lo individual permanecen sin efecto social (al menos no significativo), su falta de aceptación llevaron finalmente a la caída el Muro de Berlín y a la desmantelación de la URSS.

Los rabanitos mexicanos (así se les calificaba irónicamente a los rojillos locales: rojos por fuera, blancos por dentro) no se enteraron de lo que sucedía en el mundo, o no quisieron hacerlo. Durante los años de crisis devaluatorias su interés por el pueblo no existió, ni pintó. Con excepción de la República hermana de la UNAM (Gabriel Zaid, dixit) en la que su retórica “revolucionaria” incendiara a las nuevas generaciones de incautos que ingresaban, fuera del campus, su interés y ayuda por las masas apenas quedó en ensayos, discursos y retórica estéril.

En lo que respecta a Rius en lo personal dejé de leerlo, perdí interés en ello, él como muchos otros que se autocalifican de izquierda (posición por demás cuestionable) se quedaron en el ayer, en ese dogmatismo ideológico que en todo el mundo terminó en fracaso pero que en México lo han pretendido vender como algo positivo. Lo peor de todo que con el apoyo de muchos medios (sobre todo en las secciones culturales y con grandes recursos económicos aportados desde el gobierno a partir del último lustro del siglo pasado). Valga decir que los resucitaron. Que dieron vida a la mujer de Lot.

Volviendo a Don Eduardo, hace unos cuatro o cinco años me visitó en mi stand en la FIL (en la que participé por 27 años con un espacio propio, pagado de mi bolsillo, aclaro, y hasta el año 2015). Se interesó en mi libro “ENTRE LA CRUZ Y LA HOGUERA”, un libro que narra la historia del pueblo judío en España desde la época del rey Salomón, hasta su expulsión en 1492, continuando la historia con la llegada de parte de esos sefarditas a la Nueva España ya como conversos al catolicismo (aunque siempre guardando y recordando su origen) y  hasta su asimilación a inicios del siglo XIX. Rius, siendo él mismo descendiente de conversos y aceptándolo con la picardía que siempre tuvo, escribió un libro verdaderamente antisemita, lo que en su momento me alejó aun más de su lectura, pues se me hacía absurdo que sabiendo su origen hablara mal, muy mal de su sangre. Era como escupir al cielo.

Sobre este tema iniciamos nuestra larga charla, que pasó de lo histórico a lo social y de lo social a lo político. Ya en persona, y lo digo con seriedad y respeto, no era la figura intelectual que parecía ser o que le gustaba dijeran que era. Su cultura no era tan amplia y su objetividad se resquebrajaba cuando se llegaba a los márgenes de su obsoleta y rígida ideología.

Una parte de nuestra charla se enfocó en las cuestiones religiosas, pues habiendo leído en mi juventud que él fue seminiarista y luego renegó de Dios (cosa que los rabanitos criollos hacen con frecuencia, como si ser ateo fuese requisito para interesarte y comprometerte con las causas sociales) por ese sendero caminamos buen rato. Le confronté con sus argumentos sin sostén y le llevé una y otra vez a los cimientos de la Biblia, señalándole que la fe nunca ha estado peleada con la inteligencia, al contrario, una fe bien entendida desarrolla el intelecto de la persona (al amar a Dios con toda la inteligencia). Su seguridad comenzó a flaquear al carecer de respuestas sólidas.

El día que Don Eduardo del Río falleció me encontraba de vacaciones y leí su deceso en Texas en las páginas del diario El Mañana de Nuevo Laredo. Además de narrar que su cuerpo sería cremado (el último acto de rebelión espiritual de una persona). Lo lamenté en verdad. Sobre todo por su actitud rebelde contra Dios con el que ya se había reunido, en el entendido que hay un abismo al encontrarse con Dios como padre o como juez.

Durante esos días abundaron en la prensa los comentarios de sus amigos (sobre todo de los dueños de la cultura y el movimiento del ’68) quienes dejaron salir elogios sin fin para el que ya no podía leerlos ni escucharlos. Hubo uno en particular que me escalofrió por su soberbia e insolencia, escrito por Elena Poniatowska, que entre otras barbaridades y muestra de arrogancia por enésima vez negó a Dios mismo (con el que más temprano que tarde se enfrentará, el reloj de arena ha dejado pasar ya mucha).  He aquí el texto:

 

―”Rius fue nuestro Piaget… Rius fue, sin proponérselo, uno de los grandes educadores de México del siglo XX… Todos los moneros amararon a Rius… El Fisgón, creyó más en él que en la Virgen de Guadalupe. Y yo creo más en el Fisgón que en Dios padre” (El Mañana, 10/Ago/2017).

 

En ese mismo artículo, esta mujer, a la que Luis González de Alba acusara de fusilarse parte de su crónica del ’68 de su libro “Los días y los años”, dejó salir además su “profundo y abundante” bagaje ideológico:  ―”Todo lo que sé y sabré jamás de marxismo se lo debo al Marx para principiantes” ¿Para qué leer al propio Marx, Hegel, a Lenin, si con leer a Rius le resultó suficiente?.

Concluyo: charlé, sin proponerlo ni él ni yo, más de una hora con Eduardo del Río “Rius”. Fue una charla amplia, entre hombres de libros y en el foro más importante de libros. Me quedé con algunas reflexiones: no siempre la popularidad y el éxito están acordes con la realidad de las personas. Como también me dolió su altivez de corazón, su soberbia ante Dios, ante quien, y que por lo que discerní, temblaba (pues en lo personal no concedo palmas cuando el otro considero no las merece, por lo que le confronté con respeto e interés genuino con su absurda posición). Si alguien del clero le falló, no ha nacido el hombre que le pueda reclamar a Dios tal cosa. Su amor, perfección, justicia y santidad, entre otros atributos, impiden semejante yerro que a los humanos nos corresponde. Así que charlamos más de una hora, y con Dios ya charló en el momento que murió ¿cómo le iría con el Creador, se encontró con su padre o con su juez?

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

 

Email: mahergo50@hotmail.com

ADICCIÓN SIN CONTROL

No todas las adicciones son detectadas, algunas ni siquiera se desea o considera que lo sean, pues mentes enfermas y dañadas ven en éstas virtudes que no existen lo cuál es mero espejismo. Nos referimos al uso indiscriminado de teléfonos celulares y las llamadas tabletas: tema en el que por supuesto se incluyen las computadoras.

Para cientos de millones de padres alrededor del mundo el teléfono portátil y las tabletas electrónicas son una especie de niñera que divierte y entretiene a su hijo, lo cual es parcialmente cierto, toda vez que los aparatejos están formando nuevas generaciones de niños y jóvenes adictos a estos aparatos, situacion que les deja ajenos en su mayoria a las actividades colectivas, a juegos y deportes en los que se formaron y disfrutaron por siglos todas las generaciones pasadas.

Hasta la decada de los años ochenta los niños en nuestro país (para enfocarnos de manera precisa)jugaban de manera colectiva en las calles de barrios y colonias: participación que les permitia además del necesario ejercicio físico, la interacción con otros individuos y con ello desarrollar aptitudes y actitudes que les ayudarían por el resto de su vida. De esos juegos salieron los futuros deportistas, como también se aprendía a entablar dialogos y convivir con los otros niños o jóvenes.

      Esto se está perdiendo a pasos agigantados. Gobiernos ciegos y mega ambiciosos apoyados por padres igual de ciegos y con un concepto del amor mal entendido, han estado perdiendo a millones de nuevos mexicanos de un futuro sano y promisorio para entregarlos a un destino incierto y peligroso.

Los primeros, obligados por ley a construir unidades deportivas y obligar a los fraccionadores a dejar espacios con este mismo fin, desde hace cuando menos tres decadas han dejado de construirlas y los negociantes de la vivienda han preferido corromper ayuntamientos (para construir mas viviendas) que dejar esos espacios para deportes, ejercicio y convivencia, indispensables en toda sociedad.

De hecho ya ni siquiera les dan mantemiento a las unidades deportivas. Recuerdo en una entrevista colectiva en un salón del Club de Industriales (cuando el PAN llego por primera vez a la presidencia municipal de Guadalajara), el titular de deportes nos comentó con el mayor cinismo posible que «habian decidido cerrar la unidad deportiva de la calle 64 porque se habia convertido en guarida de vagos». En su desprecio hacia las clases sociales que los pirruris consideran inferiores, el engreído funcionario se quejó que la alberca ni siquiera tenía drenaje, que era una simple charca, por lo que mejor cerraron la unidad.

En lo personal no podía dar credito a tanta arrogancia, ineptitud y ausencia total de sentido social (el amor al prójimo les resulta desconocido, aunque sean religiosamente mochos). En esa unidad ubicada a un costado del viejo penal de Oblatos (ya derribado hace muchos años) quien esto escribe, hablo de los años sesenta, me ejercitaba con otros muchachos del barrio en boleibol pues era parte de la seleccion del Colegio Luis Silva y la selección de mi escuela era la base de la selección estatal.

Todas las tardes aquella unidad se llenaba de jóvenes para practicar diversos deportes (futbol, frontón, frontenis, boleibol, etcetera.) como también otros se metían a la alberca, no tenian para más, pero la disfrutaban ¿No hubiera sido mas fácil que mandaran policías para echar fuera a los vagos, controlar la entrada y modernizar la alberca? Contra la soberbia y la necedad el unico antidoto es la humildad y el deseo de remediar el daño causado.

Los efectos de todas esas acciones y politicas gubernamentales erróneas, aunadas al egoismo y falta de vision de la mayoria de los padres de familia de los ultimos tiempos, ha permitido que sus hijos (o nietos)hayan caído o estén cayendo en la terrible adicción de la tecnologia, que además de convertirles en sedentarios ansiosos, les priva de un desarrollo fisico y mental sano.

Conste, no se esta diciendo que el teléfono portátil o las tabletas sean malos, se está afirmando que su uso y abuso se ha convertido en una verdadera adicción epidémica, en una plaga que anuncia daños ni siquiera calculados, pero que se anticipa seran desastrosos.

En reciente nota publicada en la pagina principal de conocido diario de Laredo (Mexico), el director de una institucion pública contra las adicciones advierte acerca de los daños que están ocasionando estos aparatos entre niños y jóvenes: «En el adicto se presenta sudoración, vómito, diarrea, escalofrío, es decir, un cuadro físico porque el organismo te está demandando; en los niños no llega a ese grado, pero presentan también irritación, se enoja, la da coraje, desesperación, ansiedad y una serie de cosas que le hacen tener actitud negativa con los demás por no tener lo que ya se considera una droga para ellos” (El Mañana, 2/Ago/2017).

Las canicas no las conocen, el trompo menos, no sabrían como jugar con ellos, el yoyo y el balero les resultan desconocidos, ni qué decir del burro castigado, beleleche, tráis, encantados, brincar la cuerda y demas juegos colectivos. Treparse a los árboles, poner columpios, organizar partidos de futbol en la cuadra o en la unidad les son experiencias no disfrutadas. Para su desgracia tienen la niñera del celular o la tablet, juguetes que tarde o temprano les causaran adicción o les alejarán de la realidad. Ni qué decir de la soledad a la que entrarán pues sus amistades son virtuales, como de su radical egoismo en el que el prójimo no existe (excepto el virtual).

Si gobierno y padres no hacen un alto al respecto y toman medidas, esta adicción esta a punto de convertirse en una pandemia mundial de consecuencias imprevisibles ¿O usted que considera?

ACLARACIÓN Y DISCULPA

     Por primera vez en tres décadas se interrumpió la publicación de esta columna, que si bien se debió a causas ajenas a su servidor, ofrezco a los lectores una sincera aclaración y disculpa. Sucede que como en varias ocasiones en mis vacaciones, escribí mi artículo en la Biblioteca Pública de San Antonio, Texas, sin embargo a la hora de querer enviarlo a Guadalajara, la compañía Google me bloqueó mi correo y me dejó por dos semanas sin comunicación. Reanudamos.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

 

Email: mahergo50@hotmail.com