ABUSO DEL JUICIO DE AMPARO

En México tal parece que casi todas las cosas se contaminan, aun las mejores y las que debieran de permanecer intocables (como es el caso de la familia). Hoy hablaremos de algo que los mexicanos tenemos a nuestro alcance y beneficio desde siglo XIX, pero que en los últimos años, sobre todo en lo que corre del presente, se ha corrompido y abusado hasta lo irracional: ¡El juicio de amparo!

     No hablaremos de su historia y propiedades, hay abogados muy preparados en la materia que lo pueden hacer con mayor propiedad y profundidad. La inquietud que nos mueve al tema es otra, más simple, pero no por ello sin importancia, al contrario, se trata de asunto grave. De cómo se ha desvirtuado este juicio maravilloso, cuya utilidad social se ha diluido y tergiversado de una y mil formas hasta convertirse en herramienta de bandoleros, constructores sin escrúpulos, mafias de abogados laborales, y de cuanta cosa se pueda usted imaginar, pero que jamás cruzaron por la mente de Mariano Otero.

      Allá por el año 1968 o 1969, escuché en la Facultad de Derecho al maestro Arturo Ramos Romero (1911-2000), hombre sabio, ilustrado, y decente, hablarnos a sus alumnos de este juicio, de sus enormes beneficios para el ciudadano, como también de cuándo, cómo, y porqué se debía de utilizar.

    Y aquí parece ser el punto del problema. En este momento el Juicio de Amparo se ha corrompido en su uso hasta llegar al abuso; ni qué decir en su aplicación, pues ahora tal parece que ya hay más juzgados federales que clínicas del IMSS, y todos dispuestos a amparar a cuanto sujeto presente una demanda. No importa que se la cosa más descabellada, téngalo por seguro que lo concederán sin demora ¿Cómo justificar tanta burocracia judicial tan costosa como innecesaria?

     Una de las primeras advertencias que nos hacía el Maestro Ramos Romero y el resto de los catedráticos, es que este juicio solo se podría utilizar una vez agotados los recursos y para asuntos que realmente lo ameritaran. Hoy en día los conceden como programas de publicidad en las esquinas y cualquiera que se sienta agraviado en lo que usted quiera y guste recurre a la autoridad federal, bueno, hasta Tribunales Administrativos los conceden ya con la mayor facilidad ―para alegría de constructores corruptos, empresarios de anuncios espectaculares, ejidatarios transas y demás―. ¿Mariano Otero y sus compañeros aprobarían lo que se está haciendo con ese juicio?

     Por supuesto que no, este juicio se reservaba como joya valiosa, por décadas y décadas los abogados hacían uso de él solo cuando se ameritaba, a excepción claro está, del llamado «amparo administrativo» que se utilizaba para evitar que el cliente fuese detenido por alguna autoridad de manera arbitraria. Eso es historia.

     Hoy el juicio de amparo es presentado por cualquier tontería, incluso por capricho o berrinche políticoy lo peor es que se les concede(como es el caso de un individuo de nombre Gabriel Valencia López, hermano de conocido y protagónico diputado, que a fuerzas quiere ser Fiscal Anticorrupción y el cargo se lo dieron a otro). ¿Qué pensaba, que por su linda cara se lo darían? ¿Acaso no sabe que en México solo existe una democracia en el papel, pero que en realidad padecemos una partidocracia, de la cual él y su hermano son parte activa?

      Los constructores hacen uso del amparo, los choferes, los que desean ese absurdo de “matrimonios” del mismo sexo, los ejidatarios transas, etcétera y etcétera. Quizá una de las materias en que se hace mayor abuso del juicio de amparo es en los juicios laborales. Presentan amparos al por mayor, incluso hasta dos en un mismo asunto antes de llegar al Laudo. Es tal el descaro y abuso de este juicio, que las mafias de litigantes(al estilo “talibanes” y demás) promueven un amparo para que las saturadas Juntas les adelanten las fechas de las audiencias, y una vez obtenida la fecha adelantada, CUANDO DEBEN PRESENTAR AL TRABAJADOR a que absuelva posiciones casi NUNCA LOS LLEVAN. Si esto no es abuso del juicio de amparo no sé cómo llamarlo.

      Juicios que son una multimillonaria carga para los bolsillos del pueblo, pues ni el Presidente, ni los Gobernadores les pagan a los muy costosos funcionarios federales de su bolsillo. Todo sale de los dineros públicos, dineros que se necesitan en salud, en educación, por señalar algunas urgencias sociales.

     Un paréntesis: esta semana una escuela pública de Tonalá denunció en los medios locales el enésimo robo de cables, computadoras y demás cosas de valor de la escuela ($250 mil pesos en total). La ruindad de estos ladrones llegó al extremo de subirse al escritorio de la dirección y defecar sobre unos documentos ¿Esa es la sociedad que queremos la mayoría de los mexicanos, la que sufre el bullying cotidiano, la que está aterrorizada por la delincuencia sin que autoridad alguna ponga orden, la que se olvida de la víctima y se desvive por soltar al victimario?

      Es obvio que no. Queda claro que las Comisiones de Derechos Humanos están actuando en el lado inverso y con un sentido de justicia totalmente torcido pues siempre será la víctima (y no el victimario) la que deba ser cuidada, atendida y protegida, y hasta ahora solo la delincuencia ha gozado de su protección. Como también la ha gozado de las autoridades federales ―volviendo al tema― que han estado otorgando amparos sin obligar al supuesto afectado que agote antes todas las instancias y procedimientos obligados y necesarios antes de recurrir a la justicia federal.

     ¿Para qué hacer uso del derecho de petición que nos concede el artículo 8º constitucional? ¿Para qué molestarse ante una autoridad peticionando un derecho o una necesidad personal o comunitaria y luego de agotar todos los cauces de la legalidad, recurrir al juicio de amparo, para qué, si los nuevos jueces federales les pueden evitar la fatiga? Así que no solo es deseable, sino necesario que los jueces federales tomen cartas en el asunto y recuerden que su función primaria y única es impartir justicia en los marcos que la misma ley establece.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

GOBIERNOS CIEGOS, DERROCHADORES E INEFICIENTES

La paciencia social puede encontrarse al límite y los gobiernos federal, estatales y municipales no dan señal de estar enterados. Su actitud arrogante y sin conexión alguna con el verdadero pueblo les ha perdido. Confunden a los grupos organizados por ellos mismos con fines electorales con la gran masa ciudadana; grave error que está a punto de cobrar factura. El problema es que a final de cuentas a los gobernantes les afectaría poco, en cambio al pueblo le puede sumir en una crisis de medidas no calculadas.

    ¿Cómo aceptar y entender que sumido como está el país económicamente hablando, con graves deficiencias alimentarias, de salud, educativas, administrativas, no se diga en seguridad, y los gobiernos derrochando, mejor dicho, tirando los dineros del pueblo en campañas políticas tan inútiles como tediosas e innecesarias?

     Para lo que tienen qué decir la mayoría de los candidatos de todos los partidos y de todos los niveles, quizá tres días de campaña son demasiados. La mediocridad y la incapacidad son el común denominador, aunque sobra la soberbia para dar y prestar.

     Hemos llegado a tal grado de putrefacción política -originada por la banda de Vicente Fox y sus amigos que rompieron todo tiempo y todo orden electoral establecido- que ya cualquiera se siente con las agallas para tomar las riendas del gobierno.

     Recuerdo en el año 2000 en una entrevista de radio mi amigo y colega Marcos Arana Cervantes me preguntó acerca de quién podría ser candidato local. Mi respuesta le sorprendió, pero el tiempo me concedió la razón: “¡Después de Alberto Cárdenas y Vicente Fox cualquiera!”.

     Hoy en día las legiones de bucaneros que pretenden asaltar el poder son interminables. Las filas en los partidos políticos en busca de un jugoso hueso no parecen tener fin, situación que ha permitido que los llamados “independientes” abran una caja de pandora que nos reserva a los mexicanos no pocas sorpresas (por cuanto no hay nadie que vigile la conducta de los aspirantes, antecedentes, salud mental, ligas con la delincuencia, etcétera). Ni qué decir de las ideologías, la mayoría de los aspirantes las desconoce, la historia no se diga.

     Un caso. El chamaco ese de apellido Kumamoto ya se considera bajado del Olimpo y cual prócer se pasea envuelto en quien sabe que bandera que por lo que se aprecia es tan solo la de su juventud. Estando la Patria urgida de los mejores, éste y otros chamacos han saltado a la palestra, lo cual me hace recordar un añejo chiste escuchado allá por los ’50 o principios de los ’60.

     Sucede que a la hermana del famoso “pepito” le llegó su primera menstruación. Eran tiempos de poca información y mucha discreción. El inquieto pepito notó la inquietud de la hermana y la forzó a que le dijera lo que sucedía. Al principio no quería, su pudor le impedía, pero la verborrea de su hablador hermano quien le aseguraba que era ‘experto en mujeres’ le hizo confiar, de manera que al mostrarle los efectos de su paso de niña a mujer, el precoz y hablador chamaco expresó asustado: “¿Quién te mochó la cola?”.

     ¿Qué pueden saber de asuntos de estado, de macro economía, de salud pública, de seguridad, de educación, de infraestructura, de transporte público, de aeropuertos, de carreteras, etcétera, etcétera, chamacos e individuos mediocres, sin conocimiento alguno de lo que realmente significa gobernar, adictos al teléfono celular para aparentar que son “importantes”, que carecen de tiempo para el necesario e imprescindible análisis y están prontos para la foto en los medios y la comida en el restaurante de moda.

     Los cientos de miles de millones de pesos que se han estado gastando, que en este momento lo están haciendo en la dizque pre-campañas, y los que se gastarán en las campañas: son una muestra clara e irrefutable que en los tres niveles y sin distingo de partidos (con la comparsa del INE y la mayoría de los medios), se trata de gobiernos ciegos, derrochadores e ineficientes. De no ser así, no se atreverían a semejante despilfarro en un pueblo con tantas necesidades.

      Negar lo anterior es apretar más el nudo de la horca. La verdad es que a nivel local con una semana de campañas sería más que suficiente, en lo estatal con un par de semanas, y en lo federal, teniendo al alcance la penetración nacional de los medios posmodernos, con un mes es más que suficiente. ¿Cómo considerar que no es corrupto un candidato que tiene tres sexenios en campaña y jamás ha trabajado en nada? Tan solo es una muestra de este terrible botón que puede reventar con la paciencia social. Estamos a tiempo.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

LIBROS: SU ENORME VALOR

El terrible nivel educativo, moral, e intelectual de la inmensa mayoría de los políticos actuales en el país (sin distinción de partidos) no les permite entender, ni por error, el valor de los libros. Formados casi como bandas o pandillas para las que el pueblo (ciudadanos) es tan solo la legitimación para hacerse del dinero y el poder públicos, su egoísmo manifiesto les impide valorar las herramientas que les pudieran permitir no solo entender su función, sino trabajar a favor de los gobernados para los que protestan trabajar (convirtiendo su protesta trienal o sexenal en un insulto, en una bofetada al rostro de la sociedad).

     Habrá algunos políticos y funcionarios que ante el párrafo anterior se molesten, se aclara que siempre habrá excepciones que confirman la regla, para ellos siempre el respeto y reconocimiento. Aunque habrá otros, pocos por cierto, que teniendo lecturas lo cierto es que no les han servido de nada que no sea que para agravar su condición contra el pueblo, que sufrido y agraviado (sobre todo en las últimas  décadas) y esperando que sus lecturas produjeran beneficios sociales, lo único que ha recibido son decepción, desprecio, cargas tributarias agobiantes, tratos despóticos, inseguridad total y distanciamiento.

     En buena la hora entonces que la CANIEM (Cámara Nacional de la Industria Editorial) ha despertado de su letargo invitando a sus agremiados a la apertura de nuevas librerías por todo el país, de preferencia pequeñas o medianas (se sugiere desde esta columna, cafetería y regalos en aquellas que espacio y capital lo permitan).

     Mientras que otros giros han buscado la actualización, las librerías o se espantaron ante la realidad o se durmieron en sus laureles, decayendo año con año el mercado del libro. Y aunque Ferias de libros como la de Guadalajara son un verdadero éxito en muchos sentidos, en el de promoción y formación de nuevos lectores no lo son, en gran medida han fracasado al permitir que los aparatejos electrónicos ganen la partida.

     Perdidos en su laberinto de intereses políticos y en mantener en el candelero a las “vacas sagradas” de siempre, se olvidaron de su labor principal que no es otra que la de promover el libro, de enseñar a las nuevas generaciones a gustar del libro y sus enormes beneficios personales, sociales, e incluso espirituales (la Biblia no nomás fue el primer libro impreso sino que sigue siendo el más vendido de todos los tiempos).

     Carlos Anaya Rosique, representante de los editores declaró ante los medios la baja en la ventas de libros y la incapacidad gubernamental (en todos los niveles) para entender la gravedad del problema, puesto que las ventas es el síntoma, no la enfermedad. Un pueblo alérgico a los libros es un pueblo inculto, incapaz de entender su situación, sus debilidades y potenciales, como también imposibilitado para mejorar su condición. No se diga en lo político pues la historia nos enseña que entre más ignorante se encuentra una sociedad, peor es su condición, más indefensa ante los abusos y opresión de quien le gobierna.

     Conocimiento es poder, y los libros lo conceden, sin embargo desde la niñez hay que promover el gusto y afición a la lectura sencilla (como los llamados cuentos de los años ‘40 a los ‘70: El ratón miguelito, pato Donald, Supersabios, Superman, Batman, gato Félix, etcétera) ya que una vez creado el buen hábito, se puede continuar la escala hasta llegar a las lecturas trascendentes, es decir, el libro formal (que puede ser de diversos géneros ya que todos nos aportan algo).

     Incluso hay que educar en el gusto y diversidad de lecturas, de contenidos, pues como todo en la vida también hay lecturas nocivas e incluso repugnantes, de ahí la necesidad de formar a los nuevos lectores ¿Quién podrá hacer esto desde los actuales gobiernos si en los tres niveles y en los tres poderes la mediocridad, la ignorancia y la arrogancia parecen ser el sello de la casa?

     Durante la FIL 2017 en Guadalajara, la Poniatowska ―señora que vive en la luna merced a los privilegios y posición de los que siempre ha gozado― pedía a los libreros que regalaran un día los libros, lo cual es semejante a pedir a las tiendas de abarrotes y supermercados que un día regalen sus mercancías. Petición a la que respondió la presente semana el líder de los editores ubicando a esta señora en la realidad:

―”Todos queremos que nos regalen libros: nadie pide que le regalen ladrillos para una biblioteca, pero sí pide los libros gratis. Eso habla mucho. Este año hay una situación de crisis, de devaluación que impacta inmediatamente. Un punto más en la devaluación significa varios puntos menos en la adquisición de libros. Se olvida que es cultura… Y es que en el 2016, la facturación neta representó una baja del 2.5 por ciento, el tercer año consecutivo que se observa ese comportamiento… Es difícil que alguien diga que no lee…  es de un gran valor simbólico para nosotros… la lectura tiene un gran valor, pero el libro está absolutamente devaluado, despreciado…” (Milenio, 29/Dic/2017).

     Estamos quizá, como sociedad y como parte de la aldea global, en el punto en el que hay que decidir el camino: ¡O se entrega la sociedad mexicana a la irracionalidad de los telefonitos y tabletas para que le (mal)eduquen y controlen; o se inicia una verdadera campaña a favor de la educación y formación sólida de las nuevas generaciones a través del libro! Campaña en la que el gobierno además de aportar las facilidades que la CANIEM le solicita, deberá incluir en el sistema escolar el gusto e interés por el libro a las nuevas generaciones (al autor del presente artículo, todas las tardes de los viernes en el sexto año de primaria se le concedían libros y dos horas exclusivamente para leer, práctica tan hermosa, enriquecedora y positiva, que de esa misma escuela se formaron hombres de la talla de Juan Rulfo, el Ing. Jorge Matute, Gustavo Díaz Ordaz, Guillermo Cosío V., y tantos otros).

     Para lograr lo anterior, la apertura de nuevas librerías que pide la Cámara del ramo no solo es atinada, sino que requiere con calidad de urgencia de todas las facilidades. Esperamos que los gobiernos federal, estatales y municipales hagan su parte en esa noble e importantísima tarea, pero que los libreros en toda la república se atrevan a invertir en la apertura de librerías pequeñas (con material seleccionado y de buena calidad). Tarea en la que la SEP está obligadísima a hacer una labor a largo plazo (comprando en las librerías). De la camarilla de “intelectuales” de siempre mejor ni hablar, pues quien pide que se regalen los libros y vive de eso (y de las becas), no sabe ni lo que dice. FELIZ AÑO 2018.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

 Email: mahergo50@homail.com