PRESIDENTE: TAMBIÉN SOMOS PUEBLO

Presidente Andrés Manuel López Obrador, hoy me dirijo a usted directamente, el tema lo obliga. Desde que inició su mandato ha mostrado incomprensión de ciertos temas, términos y palabras. Hoy nos referiremos a una en especial que cotidianamente se le escucha decir, pero que desgraciadamente no significa la connotación que usted le da. Me refiero a la palabra pueblo.

     Una palabra que tiene tres significados, el primero para referirse a cierta población pequeña; la segunda a los habitantes de cierta región; y la tercera, que es la que por lo general usted utiliza, se refiere a la totalidad de las personas que integran un país (el pueblo mexicano, el pueblo español, el pueblo argentino, etcétera).

     El problema, y no menor, es que usted la utiliza, no para dirigirse a todos los mexicanos, sino a los que le son incondicionales, con los que se identifica, los que asisten a sus mítines, los que le aplauden; pasando por alto que estos reducidos grupos (aunque sean miles) no son ni representan al pueblo mexicano. Le hago una observación: de los 30 millones de votos que obtuvo en las elecciones, téngalo por seguro que cuando menos la mitad de esos votos no son de sus “seguidores” ni son de Morena, ni de ninguno de esos grupos violentos y anarquistas que se identifican con usted y su gobierno (como es el caso de los maistros de la CNTE). Son mexicanos que, cansados de tanta corrupción, violencia, de gobiernos que les desatendieron y desampararon dejándoles a merced de una fauna delincuencial cada vez mayor, votaron por usted para ver si en verdad cumplía sus muchas promesas. Le recuerdo: NO COMPRÓ UN PAÍS, NOMAS GANÓ UNAS ELECCIONES.

     Le digo lo anterior y lo pongo en mayúsculas porque sus palabras, acciones y gestos así lo dejan ver. En sus diarias y poco interesantes conferencias matutinas, repetitivas, que en realidad son monólogos, casi todos los días si no es que todos, al referirse al “pueblo” en realidad se está dirigiéndose a sus seguidores, somo si todavía anduviera en campaña.

     Le recuerdo, por aquello de los cortesanos, incapaces de contradecir a su jefe, que EL PUEBLO DE MEXICO SE INTEGRA DE TODOS LOS MEXICANOS, por pobres, ricos, clase media, indios, güeros, prietitos, mestizos, altos, chaparros, flacos o gordos, del norte, del centro o del sur. Entre todos los ciudadanos que nacimos en México se integra el pueblo mexicano y a éste es al que se debe dirigir y a este es el que debe escuchar y a éste es el que debe resolver sus muchos y graves problemas.

     Pensar que con regalar dinero a ciertos grupos y sectores está beneficiando a todo el pueblo y haciendo lo correcto, por cierto que no. Primero se atienden las causas, y usted como gobernante tendrá que ser sabio y allegarse gente también sabia y con conocimientos (no activistas, marchistas y manifestantes que le ayudaron en su campaña) para detectar las causas de una mala distribución de la riqueza e implementar medidas para que la riqueza se produzca en todas las regiones y se reparta de manera más equitativa. Téngalo por seguro que no es con agitación ni con venganzas como se logra. Es a través del trabajo, la planeación y la educación. No hay otra fórmula.

     De pronto se le escucha que utiliza algunos textos bíblicos, le comparto alguno acerca del tema: “Cuando estábamos con vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma. Porque oímos que algunos de entre vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino entremetiéndose en lo ajeno” (2 Tes 3:10-11).

     No es fomentando las dádivas, eso es propio de los populistas y no creo que usted quiera ser uno de ellos, su paso siguiente es la dictadura. Es ayudando ciertamente a los viejos, no a todos, a los que realmente lo necesitan; no es dando dinero a los jóvenes pues les va a fomentar la pereza, el desgano por trabajar y desarrollar un carácter luchón, sino creando mejores condiciones de trabajo. Y le comparto algo, no le cuesta escuchar. El peor freno para el aumento de los sueldos son los juicios laborales, que en el momento que se dejen solo para casos muy especiales y con personas con muchos años laborados y se diseñe al efecto un seguro de desempleo (temporal) y un retiro seguro para todos, un marco legal en que las micro, pequeñas y medianas empresas (que son las que conceden el 80% de los empleos) tengan la libertad para contratar con buenos sueldos y despedir sin responsabilidad cuando sus finanzas o el trabajador no cumpla con su deber, los sueldos crecerán de manera inmediata. Téngalo por seguro, el resto es demagogia.

    Eso por un lado, por otro, la creación de la Guardia Nacional no resuelve por sí absolutamente nada mientras la impunidad y la falta de un trabajo de investigación efectivo no existan. La inmensa mayoría del pueblo (no sus seguidores, presidente, sino todos los mexicanos) se encuentra aterrorizado a causa de tantos criminales de todos los tamaños, con y sin organizar.

    El espanto y temor que padece el pueblo me hace recordar el pensamiento de un soldado alemán durante la primera guerra mundial, que yendo al frente lleno de fervor patrio pronto se da cuenta que no había nada de romántico y que aquello era un infierno; un infierno como el que vivimos cuando menos 80 o 100 millones de mexicanos, entendidos que el engaño de los políticos se llevó también la esperanza:

—“Este silencio es la causa de que las imágenes del pasado despierten en nosotros más tristeza que deseo. Una inmensa y desesperanzada melancolía. Estas cosas han sido, pero no volverán. Han pasado, pertenecen a un mundo que ha terminado para nosotros…  aquí, en las trincheras, lo hemos perdido todo. Ya no se eleva en nosotros ningún recuerdo; hemos muerto. El recuerdo planea a los lejos, en el horizonte. Es una especie de aparición, un enigmático reflejo que despierta, al que tememos y al que amamos sin esperanza. Es fuerte como nuestro deseo, pero es inaccesible y lo sabemos…” (Sin novedad en el frente. Erich M. Remarque, Edit. Tomo, pág. 98).

     Desde mi muy personal perspectiva he notado un cambio en su personalidad, un cambio que me recuerda aAlicia en el país de las maravillas, que, al no dar crédito a tantas sorpresas y cambios, se pregunta a sí misma:“¡Dios mío, qué cosas tan extrañas pasan el día de hoy; cuando ayer todo era normal! ¿Habré cambiado yo durante la noche? Veamos, ¿era yo la misma al levantarme esta mañana? No lo sé…  quién diablos soy? ¡Ese es el gran enigma!”.

    Don Manuel, usted debe preguntarse si ha habido cambios en su persona, si todo lo que le dicen los cortesanos es cierto y apegado a la realidad. Es falso casi en su totalidad que los mexicanos seamos felices, y si algunos lo somos, no es por usted ni por gobierno alguno, sino por el amor de Dios y su Palabra bendita que concede certezas absolutas a nuestra existencia. En México hay mucha tristeza, temor e incertidumbre, en buena medida producto de sus decisiones de gobierno; decisiones que en el futuro tendrán que incluir a todos los ciudadanos y no solo a sus seguidores, pues entre todos SOMOS EL PUEBLO MEXICANO.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

SIN ESTADO DE DERECHO NO HAY FUTURO

Los gobernantes, en los tres niveles y de todos los partidos se niegan a ver la realidad. Del presidente hacia abajo el escapismo es el sello, su característica principal. Aseguran ser lo que no son, pues se pueden ganar unas elecciones y tener el nombramiento, pero jamás ejercer o cumplir con el mandato público.

 

Tenemos un presidente cuyo refugio es Palacio Nacional, quizá su obsesión por llegar al cargo se convirtió en algo enfermizo, un inalcanzable que una vez logrado además de no desear soltarlo, le llevó al extremo de irse a vivir a ese lugar. En el siglo XIX era adecuado y entendible. Hoy exhibe un ego mega satisfecho que parece no dar crédito a su fantasía de largos dieciocho años, en los cuales se dedicó a viajar (se desconoce de dónde sacó semejante fortuna pues viajar cuesta, y si es por todo el país no se diga, más todavía, y por tantos años).

 

En su castillo de pureza, a prueba de corrupción (según su perspectiva), todas las mañanas el presidente dirige un país que solo existe en su imaginario, en su mente soñadora, contrario, distante y distinto al que vivimos más de 120 millones de mexicanos. Y para enriquecer su fantasía, ha recreado su set con periodistas que además de tener hábitos de lechero, deben guardarse sus opiniones y disensiones pues las charlas mañaneras de AMLO son un simple soliloquio.

 

El mexicano, sin distinción de si vive en la capital del país, en Tijuana, Veracruz, Oaxaca, Chihuahua, Puebla, Hermosillo, Uruapan, Colima, Reynosa, o Guadalajara, por señalar algunas ciudades: el clima de violencia e inseguridad en el que vive es terrible, lugares donde el estado derecho no existe en lo que corre el siglo XXI; ciudades antaño bonitas y disfrutables pero que ante la ausencia de verdaderos gobierno que hagan valer el estado de derecho; se ha permitido que grupos violentos intervengan con absoluta libertad e impunidad ejerciendo de manera pragmática la función de gobiernos paralelos bajo el imperio del terror.

 

Millones de mexicanos son sometidos todos los días a asaltos en el transporte público, en las calles, robados en sus casas, negocios, extorsionados, pagando altas tasas de impuestos a los delincuentes (eso es el cobro de piso), secuestros, robo de sus automóviles, en tanto que empresas de todos los tamaños sufren el robo diario de mercancías, de camiones y traileres con cargas millonarias de mercancías, incluso el robo de trenes se ha convertido en cosa de todos los días.

 

Ante este cuadro, propio del siglo XIX, de la época del Imperio en que el gobierno de Juárez huía itinerante a causa de los invasores (y sus aliados locales); un cuadro que parece brotar de la novela clásica de Don Manuel Payno (Los Bandidos de Río Frio); la inmensa mayoría de los mexicanos sufre y se indigna ante la ausencia de gobiernos que hagan valer el estado de derecho. Una sociedad molesta en gran manera por leyes que solo son pronunciadas en aburridos y ociosos discursos, como también a diario en declaraciones ante los medios pero que tienen años que no se reflejan en la realidad cotidiana.

 

Detienen a Rosario Robles, un asunto de muy alto nivel no visto desde hace varias décadas, sin embargo, en lugar de apoyarse en la ley y dentro del estado de derecho, garante único de la estabilidad y paz social, le envían a un juez sobrino de Dolores Padierna (esposa de René Bejarano y archi enemiga política de la ahora encarcelada); parentesco que obstruye la necesaria imparcialidad. Tan es así que tanto el juez como el ministerio público ofendieron a la detenida y externaron públicamente pensamientos y opiniones personales contra la ex titular de Sedesol. Eso en la capital.

 

En Jalisco, un juez decreta auto de formal prisión contra un ex funcionario panista, que se desconoce si haya cometido delitos o no (probarlo le corresponde a las autoridades competentes), pero que en este caso por el que se le consignó, ni era parte responsable de quienes adquirieron Casa Jalisco en Chicago, ni tampoco aparece su firma en documento alguno. ¿Basta con la opinión del gobernador para que los jueces determinen? Eso además de no ser democracia y ser la antítesis del estado de derecho, son simples muestras de autoritarismo, de dictaduras en ciernes (como las de Chávez y Maduro).

 

Continuar transitando por ese camino más temprano que tarde nos llevará a la dictadura, ya sea desde el mismo gobierno, o por arrebato de los delincuentes. El simple hecho de que el presidente López Obrador haya pactado con personas con cuentas pendientes con la ley (como es el caso de Napoleón Gómez Urrutia, la ‘comandanta’ Nestora Salgado –acusada de secuestros- y muchos otros), además de grupos radicales como los padres de los ayotzinapos (que se desconoce de qué viven y quien les paga su vida de viajeros incansables), de violentos delincuenciales como los maistros de la CNTE, induce a pensar que el proyecto de la 4T no es lo que muchos ingenuos creen. Y téngalo por seguro que no hay ideología alguna detrás, se trata de simple ley de grupo, de respuestas primarias o primitivas.

 

El sábado 17 del presente amanecimos con la noticia de la detención en Argentina del empresario Carlos Ahumada, ligado en una relación con Rosario Robles, a quienes los ahora gobernantes acusan de los video escándalos en que varios de los suyos no encuentran ya dónde meterse los fajos de billetes. Su falsa aureola de incorruptibles les dejó al descubierto delante de todos. El problema es que la detención casi simultánea de Rosario Robles y Carlos Ahumada, además de mostrar una simple venganza, lanza de parte del gobierno de AMLO un mensaje contra la clase empresarial y contra todo aquel que se le quiera rebelar. En pocas palabras: urgidos de un estado de derecho, el gobierno, laxo totalmente con una delincuencia ensoberbecida y derramadora de sangre, en cambio con sus enemigos o los que él considera como tales, muestra una dureza implacable. Así no hay futuro.

 

Con un panorama como el que México tiene respecto al estado de derecho, el análisis y vaticinio de la brillante Ikram Antaki se haría realidad y con esto nos despedimos por esta semana: “Hombres de bien soñaron, hace medio siglo o más, con dar a su patria un conjunto de reglas de comportamiento, que, observadas fríamente y comparadas con aquellas que rigen su norte y su sur, se sitúan por delante de todo su continente. No solo quedaron como letra muerta, sino que sirvieron para lo opuesto de su propósito: manipuladas, sitiadas, deformadas, estas reglas fueron el abono con el cual creció la impunidad de un pueblo reacio a la ley y la perversidad de unas dirigencias delincuentes… Todos los pueblos han tenido, en algunos momentos de su historia, dirigencias delincuentes. Pero el reino del derecho ha triunfado finalmente… Pero eso no ha ocurrido aquí… este pueblo parece haberse quedado fuera de toda dinámica histórica: ni el temor a Dios, ni el respeto a la ley de los hombres parecen tener cabida en sus acciones” (El pueblo que no quería crecer, J. Mortiz, págs.. 119-120).

 

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

 

 

 

Email: mahergo50@hotmail.com

SANGRE, PEREZA, MUGRE Y LÁGRIMAS

Cuando la clase política británica le preguntó a Winston Churchill qué le ofrecía al pueblo inglés (ante la amenaza del nazismo), el hombre lo dijo claro y sin rodeos: “¡SANGRE, TRABAJO, SUDOR, Y LÁGRIMAS!”.En las últimas décadas le quitaron la segunda palabra a la frase, quizá porque no pocos en las nuevas generaciones son alérgicos a tan necesaria labor, sobre todo entre los gobernantes.

     Para desgracia de los mexicanos la sentencia de Churchill se ha cumplido a partir del siglo posmoderno, aunque con variantes y sin haber amenaza alguna, sino a causa de una clase política que una vez en el gobierno (en los tres niveles) ha resultado nociva, inútil, corrupta, incapaz, mentirosa, extremadamente onerosa y ornamental.

     Los llamados partidos políticos, que se han convertido para desgracia de todos, en simples franquicias de ambiciosos y bucaneros, promueven y ofertan a sus próceres de pacotilla como si fuesen reinas de la primavera, cuando lo que está en juego es nada menos que el país, la República.

     Se oferta en base a la mercadotecnia, al bluff, al fotogénico, al simpático; no al capaz, al mejor preparado, al sabio, al reflexivo, al que conoce las necesidades (municipales, estatales o federales, dependiendo del cargo que se pretende) y sabe lo que se tiene qué hacer. Lo peor es que la masa votante no se encuentra mejor que estos líderes que hace unas cuántas décadas no hubieran salido electos ni en kermes escolar. Su incapacidad y torpeza se los impedirían.

     Merced a esta nueva cepa de falsos líderes, de ambiciosos que confunden la grilla con la política y las arcas públicas con la conducción del estado, la mayoría de los municipios, Estados y el país en general se han hundido en casi todos los órdenes. Si todavía estamos de pie es simplemente por la misericordia Divina manifestada a través de algunos millones de mexicanos que desean un mejor país y un mejor futuro y para ello siguen haciendo su mejor esfuerzo (mexicanos de todas las clases sociales, pero que están comprometidos con su país; cosa que no sucede con la mayoría de sus gobernantes).

     El mentiroso e incapaz de Vicente Fox arribó al poder engañando a gente sencilla y noble que deseaba y creyó en un ‘cambio’, dilapidando los enormes recursos petroleros que en su gobierno entraron como nunca (a causa del alto precio del petróleo) debilitando y corrompiendo todas las Instituciones públicas. Y al debilitarse el poder público los delincuentes de todos los niveles —con la anuencia y complicidad de los gobiernos—aprovecharon la oportunidad. Y al no pararlos como marca la ley las bandas criminales se crecieron ante la impunidad ofrecida por los novatos (y corruptos, más que los anteriores, pero lejos).

      Para desgracia de México, al no haber gobiernos que los sometieran al imperio de la ley, ni jueces que hicieran válido el estado de derecho, el país se fue hundiendo en un pantano de violencia, en el que la sangre como en la visión del profeta ya llega a la brida de los caballos. Demasiada sangre y poco, muy poco gobierno. Una impunidad del 99 por ciento retrata de cuerpo entero al gobierno federal (de AMLO y sus antecesores), a casi todos los estatales y gran parte de los municipales. Pocas son las zonas del país que hay una relativa paz y orden.

     Retornando a la oferta de Churchill, la sangre que advertía era para no caer en las garras del nazismo, en México la sangre ha sido derramada del todo inútilmente, permitida por gobiernos de adorno que prometieron cumplir y hacer cumplir la ley, pero que de inmediato se les olvidó, cayendo en el delito de perjurio y en responsabilidad penal a causa de su ineficacia, indiferencia, e incumplimiento de sus deberes.

      Y mientras el británico a pesar de sus luchas con la depresión y de los enormes obstáculos que representaba el Eje del Mal, enseñó a su pueblo con el ejemplo (trabajando de manera incansable hasta alcanzar la meta fijada), en cambio en México, la mayoría de los gobernantes han holgazaneado de lo lindo haciendo de la pereza su blasón de ignominia. En Jalisco, basta transitar por cualquier carretera o autopista para dar fe de los anterior, entrar a un asqueroso baño de una costosa autopista certifica su flojera crónica, su desprecio por los gobernados, su interés único de esquilmarlos.

     El centro de la ciudad de Guadalajara es una verdadera vergüenza, mugre y grafiti son el sello de una casa común que antaño era limpia, orgullo de sus moradores, pero que ahora avergüenza ante propios y extraños. El descuido casi total de parques, jardines y camellones es indignante, sobre todo cuando se conoce el monto de la nómina. Una nómina que creció casi al 600 por ciento luego de la llegada del PAN al poder, pero que se ha utilizado no para servir a los tapatíos, sino como fuerza electoral y de poder para la siguiente elección.

     En los otros municipios de la zona metropolitana las cosas no están mejor ¿para qué buscaba la relección Pablo Lemus si la ciudad es un mugrero? Por señalar algunas cosas, de la glorieta de los cubos y toda la Avenida Vallarta la mugre, los matorrales y la falta de mantenimiento de jardinería y mobiliario urbano son evidentes. Este fin de semana crucé Ciudad Granja por la avenida Central y pude constatar el total descuido de la colonia (sucia, grafiteada, matorraluda, saturada de topes), basta decir que estaba mejor hace cincuenta años, cuando en realidad era una colonia exclusiva para granjas. Si olía a vacas, cerdos y gallinas era precisamente por su vocación, pero se veía y mantenía limpia. Hoy es un mugrero, parece abandonada. Fuera de la glorieta frente a la vieja casona de la familia Morquecho (que hoy es parte de una universidad privada), la cual sí está bien cuidada, toda la colonia luce horrenda, descuidada totalmente.

      Ni qué decir de San Pedro, Tonalá y Tlajomulco, tal parece que los nuevos gobernantes no son de aquí, los genes de la gente limpia (como estábamos acostumbrados) no se reflejan en su quehacer, pero como ya dijimos, el trabajo no es parte de sus activos. Pereza y mugre son la nueva cara de la zona metropolitana, una zona que absurdamente crece en moradores y autos y sus ‘gobiernos’ achican las vialidades para que circulen bicicletas, metiendo en molestias cotidianas a los conductores y afectando de gravedad a los negocios, que dicho sea, son los que mantienen los gobiernos ¡Ver para creer!

     En cuanto a las lágrimas que ofreció Churchill lo hizo a sabiendas de la maldad de los nazis y sus aliados. En cambio en México las lágrimas de más de 200 mil familias de personas asesinadas, más las que a diario se suman a la lista, son lágrimas estériles, que no importan ni conmueven a sus gobernantesperdidos en su ambición económica y pseudo política. No importan tampoco las lágrimas y angustias de los secuestrados y sus familias, de los que son asaltados, extorsionados, robados en su patrimonio de una y mil formas, la IMPUNIDAD DEL 99 POR CIENTO QUE GOZAN LOS ASESINOS Y DELINCUENTES, con o sin organizar, con cuello blanco o gorra mugrosa y pasamontañas. Para los mexicanos del año 2019 solo hay SANGRE, PEREZA, MUGRE Y LÁGRIMAS, pero gobiernos, lo que se dice gobiernos, no hay.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

NO SON LAS TARIFAS, SON LOS SUELDOS

Cuando una sociedad ha perdido la capacidad de analizar y resolver sus problemas, su futuro no puede ser otro que el deterioro gradual hasta llegar al caos. La reciente alza de tarifas del Metro o Tren ligero, el Metrobus y algunas rutas de transporte en la capital de Jalisco propiedad del gobierno, permite ver, claro a los ciudadanos que todavía pueden hacerlo, la incapacidad de la mayoría para analizar y entender lo que está pasando en este indispensable servicio.

 

Para los comodinos y mafiosos de la FEU (que no es otra cosa que la nefasta FEG pero con otras siglas) el alza de tarifas es simplemente la oportunidad para hacerse notar aparentando un interés social del que siempre han carecido, pues lo único que les importa es el capital político que puedan acumular en vista hacia el futuro. En los años ’60 y ’70 estos gorilas andaban en carros chuecos, armados hasta los dientes, sin placas, no respetando semáforos, estacionándose donde se les pegaba la gana y no había autoridad alguna que los metiera en cintura. Pero eso sí, no se les ocurriera a los camioneros subir cinco o diez centavos el camión, porque estos pandilleros que nunca utilizaban el transporte público salían a la calle a secuestrar unidades y hacer cuanto daño podían. Y hacían mucho, la historia local los tiene bien clasificados.

 

Así que mostrado el ‘interés’ de este grupo de oportunistas, pasemos al análisis del tema, que no es menor, pues cuando menos el 70 por ciento de la población en la zona metropolitana de Guadalajara se traslada en transporte público.

 

Ciertamente lo que dice el gobierno es apegado a la realidad, el consumo de electricidad (para el Metro o Tren), así como el diésel para el metrobus y camiones ha aumentado casi al doble en siete años, así como todos los insumos (llantas, refacciones, y demás), y de no actualizarse las tarifas no solo decaería la calidad del servicio, sino que se correría el riesgo de exponerse a los accidentes. No decir estas cosas es irresponsable y demagógico.

 

La cuestión de fondo no es que el aumento de las tarifas sea mucho, realmente no lo es. La mayoría de los que se rasgan las vestiduras lo cierto es que no los usan, no se suben ni al Metro ni a los camiones, creen que le ayudan a los usuarios con su absurdo apoyo cuando en realidad los están perjudicando.

 

El verdadero problema en México son los bajos salarios y nadie quiere hablar al respecto, menos ahora, que por ocho meses hemos estado padeciendo un gobierno populista, sin brújula y carente de toda sabiduría y humildad para reconocer sus muchos y graves yerros.

 

Siendo socios económicos de dos grandes potencias (Estados Unidos y Canadá) es una desgracia que los salarios que se pagan en México sean tan bajos. No es que se quiera que estos sean iguales a los de nuestros socios del norte, de ser así ellos mismos se llevarían sus inversiones de nuestro país. Dejaríamos de ser negocio.

 

El meollo entonces es que nadie habla del verdadero problema, cuyo fondo no es otro que los juicios laborales, ya que la llamada Reforma Laboral realizada en el gobierno de Peña Nieto además de no implementarse, el actual gobierno le metió mano a través del congreso y de nuevo desviaron la intención original ¿Quién subirá el sueldo a su(s) empleado(s) si sabe que en un mes o en poco tiempo le pueden demandar y quitar una fuerte suma de dinero?

 

Parece mentira que en 70 años (la Ley Federal del Trabajo se decretó en 1970 durante el gobierno del Presidente Díaz Ordaz) ningún gobierno haya adecuado esta ley a los tiempos. Los vicios que arrastra el derecho laboral son demasiados. Nadie previó otras alternativas que incentivaran el empleo y la producción sin afectar con los juicios laborales a la planta productiva, sobre todo a las micro, medianas y pequeñas empresas que son las que aportan más del 80 por ciento de los empleos en el país, pero son las que más padecen estos juicios que en algunos Estados, como es el caso de Jalisco, se han convertido en una verdadera plaga. Un azote para los negocios inhibiendo inversiones, pero sobre todo salarios y prestaciones.

 

Es un hecho que muchos empleadores —si no tuvieran la espada de los juicios laborales en el cuello— subirían de acuerdo a sus posibilidades los salarios a sus trabajadores, sobre todo a los que son eficientes y comprometidos pues no se puede pasar por alto que un negocio, pequeño o grande, paga salarios no para tener personas de adorno sino para que trabajen.

 

Resulta verdaderamente absurdo que nadie en el poder público (ni en el privado) haya promovido un cambio en esta visión laboral. Los países del primer mundo velan por sus trabajadores, por todos, pero no alientan la pereza, la lucha de clases ni el resentimiento social. Han creado mecanismos para que todos vivan bien y las pensiones estén aseguradas.

 

No es posible que en los inicios ya de la tercera década del siglo posmoderno, todavía se utilice el juicio laboral como instrumento de extorsión o de venganza, ya sea personal o sindical (la mayor de las veces personal). Esa es la razón real de que los salarios en México sean la mayoría tan bajos. En el momento que se elimine esa traba, los negocios podrán ofrecer mejores sueldos de acuerdo al mercado, capacidades y disposición de trabajo del empleado, sea hombre o mujer.

 

Es falso que haya desempleo en México pues cuando menos la tercera parte de los empleadores de todos los niveles, padece escases de personal, pero mientras se mantenga ese obsoleto esquema legal nadie más perjudicado que la clase trabajadora, la cual, al menos en Guadalajara, se queja del alza de tarifas en el transporte público; queja equivocada de punta a punta.

 

Si se analizan las tarifas actuales del transporte público en Guadalajara en base a los costos reales: precio de los camiones, salarios de los choferes (que ganan más que los policías y los maestros), diesel, llantas, refacciones, administración, etcétera —entendiendo que en la mayoría de las rutas es un negocio prestado por particulares, que dicho sea de paso tienen años perdiendo y descapitalizándose en múltiples rutas— es obvio que las tarifas son bajísimas, incluso por abajo del precio real. En todo caso lo que está muy, pero muy abajo son los sueldos y de eso nadie quiere hablar porque es más fácil poner como chivo expiatorio a los camioneros, que modificar la Ley Federal del Trabajo y acabar con la extorsión de los juicios laborales, buscando al efecto mecanismos que aseguren de otra forma mejor el futuro de todos los trabajadores.

 

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

 

Email: mahergo50@hotmail.com