NARCOTERRORISMO ¿Y EL GOBIERNO?

Las consecuencias de los abrazos a los mimados delincuentes no podían ser otras. Los asesinos se infatuaron ante la simpatía y cuidados del presidente, mostrando esta semana su peor rostro atacando a una sociedad indefensa y aterrorizada por la maldad de estas bandas, que, dicho sea de paso, debieron salir del infierno (de haber nacido en el vientre de una mujer les había quedado algo de humanidad, no la tienen). Todo sucedió ante la mirada inútil y pasiva de un gobierno, que, si bien le ha cumplido a los criminales, a los mexicanos les ha abandonado totalmente. Solo existen para votar y aburrirse con los terribles y pazguatos discursos de las mañaneras.

Basta observar los videos de los actos terroristas realizados por las bandas de delincuentes para darse cuenta que utilizaron tácticas de guerrilleros y terroristas. Como también los ciudadanos corroboramos que no tenemos gobierno alguno que nos cuide y proteja. Los disque gobiernos se limitan a cobrar impuestos; tarea que también ejecutan a diario los asesinos con más prontitud y eficacia que el estado. De hecho, si no los pagan al instante los asesinan o les destruyen sus negocios (del tamaño que sea).

Aquí en Guadalajara la tarde y noche del martes se decía en redes sociales, la radio y los teléfonos de las personas, que las bandas de criminales estaban robando los vehículos y quemando todo (asesinaron a 3 personas). Terrorismo puro, pues ¿Y los gobiernos (Federal, estatal y municipal)? ¡escondidos y en silencio!

     Igual sucedió en Guanajuato, en el que en diversas ciudades fueron incendiados decenas de mini super OXO, una Farmacia Guadalajara y se intentó incendiar gasolineras (por fortuna sin lograrlo), como también asesinaron a varias personas. El jueves se replicó el festín de los criminales, aunque ahora los habitantes de Ciudad Juárez fueron las victimas de estas hordas de ‘amigos’ del presidente (11 asesinados y decenas de negocios y autos incendiados), que según él tienen derechos, por lo que les envía y mantiene su abrazo protector: ¿cómo?, no persiguiéndoles y concediendo impunidad total a todos sus asesinatos, delitos y tropelías.

La cobardía e inutilidad del gobierno me recuerdan mi lejana infancia. Allá por los años cincuenta los niños platicábamos todavía de la segunda guerra (terminada en 1945) y del valor de los distintos ejércitos. Carecíamos de la información y la formación necesaria para hacer una evaluación objetiva, ganando la imaginación. Imaginación que sin saber se cumpliría en el sexenio de AMLO. Los chiquillos con sorna y risas decían del ejército nuestro: “Si son muchos corremos, sin son pocos nos escondemos, y si no es nadie: ¡Adelante que para morir nacimos!”

Así han estado justamente durante el obradorato: corren ante los criminales cuando son muchos, cuando son pocos se esconden (como sucedió esta semana en Jalisco, Guanajuato y Ciudad Juárez), pero eso sí, para los desfiles, cuando no hay delincuentes, salen relucientes y por miles en actos que solo envanecen al inquilino de Palacio Nacional (aunque ofendan a un pueblo a merced de tanto asesino y delincuente de todo tamaño y ralea sueltos en las calles de ciudades y pueblos de México).

Todo el país se encuentra ya en manos de los bandoleros. El horror, el terror y la indignación que sufren y soportan los mexicanos ya no puede aguantarse más. Las cosas han llegado al límite y López Obrador (cuesta trabajo decirle ‘presidente’ a quien se comporta como dueño del país y de las vidas de sus habitantes) no les concede importancia. Todo lo minimiza. Para él sólo las siguientes elecciones le resultan de interés, sin embargo, se llegó al límite.

El gobierno cuenta con aparatos y trabajo de inteligencia, con el armamento más sofisticado que existe y con el permiso para usarlo, con satélites, drones, helicópteros artillados, tanques, aviones, radares, camiones, jeeps, motos y vehículos de todo tipo, barcos, lanchas, caballos, información y una fuerza, muy pero muy superior a la de las bandas (engreídas a causa de que no les enfrenta, lo que les hace creer que se les teme).

El estado mexicano tiene todo el potencial y recursos para someter a las bandas criminales, pero no ha querido hacerlo. Queda en evidencia o el menos así parece; que López Obrador tiene nexos con los ellos de otra manera les hubiera combatido desde el principio.

Resultó absolutamente anormal su posición en cuanto tomó el poder, ya que habiendo prometido acabarlos en unos meses, de inmediato les ofreció “abrazos y no balazos”, y como los asesinos querían probar que tan cálidos eran sus abrazos, por todo el país comenzaron a asesinar, secuestrar, extorsionar y adueñarse del campo y no pocos medios de producción y distribución, para luego perseguir y humillar al Ejército y la Guardia Nacional. En ningún país y bajo ninguna circunstancia se podría ver a los soldados y la guardia ofendidos, golpeados, incluso, objeto de mofas y toda clase de ofensas en las calles y ranchos, de lanzarles objetos y lesionarles. Pero en México sí, por órdenes de López Obrador estoicamente han aguantado todo.

Antes semejante cuadro desolador, en el que el país se está hundiendo en todos los órdenes y bañado en un mar de sangre, los poderosos del país guardan silencio ¿Dónde están las voces de los empresarios, de los rectores universitarios, de los directores de periódicos y dueños de televisoras y cadenas radiofónicas, de los banqueros, de los líderes religiosos, de los clubes, de los restauranteros, de los aguacateros, etcétera? ¿Dónde, dónde están que no se escuchan?

     Las cosas siempre se tienen qué hacer en su tiempo y el tiempo de levantar la voz ha llegado (no de retar al gobierno, no, de exigirle que cumpla con sus deberes). La destrucción hecha por el actual régimen, el ahuyentar las inversiones, promover la división de los mexicanos, el destruir instituciones y desatender otras fundamentales (como la salud pública), ni qué decir de la descrita permisividad para con los asesinos y toda clase de delincuentes, son apenas algunas de las barbaridades y omisiones cometidas.

Así que, ante esta pasividad, nos queda a TODOS LOS CIUDADANOS, A TODOS levantar la voz y exigir. De escribirles a senadores y diputados que exijan a López Obrador a que ponga orden y haga valer el estado derecho o que de lo contrario deje el cargo De que la Suprema Corte le ponga límites. De hablar en todo foro local, estatal, nacional e internacional y decir ¡YA BASTA!

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo1950@gmail.com

INCAPACIDAD TOTAL (Y SIN ATENDER LA SALUD NACIONAL)

Cuando menos dos terceras partes de los mexicanos desconocen la realidad nacional, carecen del interés o acceso (dependiendo de la persona) a la información suficiente y veraz que les permita enterarse de lo que sucede en México, de sus muchos y gravísimos problemas a los que el actual régimen ha mostrado total incapacidad para afrontar y resolver.

Uno de ellos es la salud, problema que, si bien es añejo, lo cierto sin embargo es que presenta muchos frentes que hay que atender, todos con urgencia y precisión. Al efecto se habrá de decir que la mayoría de los más urgentes y necesarios ya estaban atendidos, su solución llevó muchos años en afinarse hasta lograr una condición aceptable; como es el caso del sistema nacional de vacunación. Sistema hoy en crisis y que de no atenderse de inmediato, la salud de las nuevas generaciones está en riesgo y la población expuesta a enfermedades ya erradicadas.

Para desgracia de todos, llegó al poder —y no es un problema de supuestas ideologías o partido, es de personas y capacidades— un grupo de improvisados cuyo líder, Andrés Manuel López Obrador, ha demostrado ser uno más de tantos populistas, que en su caso particular, no tiene la menor idea de cómo llevar las riendas del país, que si agregamos su inclinación enfermiza a mentir y engañar a los ciudadanos, su soberbia inamovible para admitir su incapacidad, yerros y la necesaria ayuda, así como estar rodeado de incompetentes e incapaces, el cuadro resulta desolador. ¿A quién se le ocurre que las legiones de marchistas profesionales, de llegar al poder se convertirían por arte y magia de los votos en profesionales aptos y capaces?

Lo malo, y para todos, es que ganaron las elecciones en 2018 y con ello la puerta del poder les concedió acceso. Y malo porque no saben cómo resolver los múltiples problemas que nos aquejan a los mexicanos. No es lo mismo gritar consignas y ofensas en las marchas y manifestaciones, que sentarse a analizar y resolver los problemas públicos. Hay un abismo de distancia y diferencia. No solo hay que ser, sino saber ser.

En ese torbellino de incapacidades que parece y desea arrasar con todas las instituciones públicas (auto llamado 4-T), el sector salud ha sido uno de los más afectados.

Primero, y con el pretexto de la corrupción, fue atacado en su sistema de compra de medicinas y equipos, desmantelando un proceso de adquisición que duró decenas de años en implementarse y afinarse. Cierto, debió haber casos de corrupción (en las compras), pero debió atacarse los casos detectados, NO DESMANTELAR UN SISTEMA INDISPENSABLE PARA LA SALUD DE LOS MEXICANOS. Salud que obviamente no le importa al presidente, ni a su mal llamado gabinete y equipo en esa área. Su incapacidad, desinterés, y carencia absoluta de empatía por los enfermos del país (para no decir carencia de amor y misericordia) es manifiesta. Lo que se ve no se pregunta.

      La incapacidad y negligencia con la que atendieron la epidemia/ pandemia de coronavirus les exhibió de cuerpo entero. Cuando se contabilicen bien los muertos a causa de la pandemia se verá que las muertes superaron a las 700 mil, lo que además de mostrar su incapacidad e irresponsabilidad, les convierte en reos de culpa. El delito de lesa humanidad y otros deberán en su momento ser ejecutados en esta troupe de frívolos e improvisados que jugaron con la vida y salud de todos los mexicanos. Y no solo con la vida, las lesiones y daños ocasionados a los afectados son múltiples y de diversos órdenes; todos hasta ahora impunes y sin reparación.

En su ignorancia, soberbia y frivolidad, López Obrador se dedica a diario a jugar a las elecciones. A eso se limita su conocimiento. El problema, y muy grave, es que es el presidente al carecer de la capacidad para tan alta responsabilidad está hundiendo el país de manera rápida. Las mentiras de las mañaneras cada vez son desmentidas más pronto por la realidad. Una realidad que muestra al sector salud en caos y apunto del colapso.

    Casi a diario vemos en las noticias, que en lugar de mostrar imágenes de nuevos hospitales y clínicas, al contrario, vemos con dolor y horror imágenes de hospitales y clínicas públicos colapsados por falta de mantenimiento, de medicamentos o equipos, o de ambas cosas. Ni qué decir de personal médico que no quiere ir a las regiones donde gobiernan los amigos del presidente. Amigos a los que manda abrazos mientras ellos llenan de balazos a los ciudadanos que no pueden atender en clínicas y hospitales a causa de la falta de médicos ¿y cómo irán, si cualquier mariguano o enyerbado por la droga les puede asesinar? ¿ignora acaso el humilde inquilino del suntuoso y enorme Palacio Nacional que los drogadictos mantienen alterada su mente de la realidad?

    Y como AMLO todo lo hace mal, ya sea por capricho, complicidad o ignorancia, trajo a dizque ‘médicos’ cubanos, en lugar de poner orden en las zonas donde las bandas de asesinos tienen el control (incluidos hospitales y clínicas), creció el problema en lugar de resolverlo.

Un hospital nuevo en Querétaro, con un costo al bolsillo de los mexicanos por casi 1,000 millones de pesos, en días recientes en una tormenta, en medio de las relucientes camas de los pacientes y costosos aparatos, brotaban las aguas negras por pasillos, lavabos y demás tuberías ¿En una obra de semejante costo y envergadura no previeron estas cosas? ¿Encargaron su ejecución a algún amigo del gobierno, o a constructores con experiencia y conocimientos relativos a tan delicada obra? El tabasqueño dice “que no son iguales” y esto queda demasiado claro.

Evitando extendernos, se señala que el SISTEMA NACIONAL DE VACUNACIÓN está prácticamente abandonado por el gobierno. Baste señalar que en el año 2006 el 85 por ciento de las vacunas a los menores de edad estaba cubierto, y en este año 2022, apenas el 35 por ciento (en el 2021 solo el 27.5% de los niños menores de un año recibieron la vacuna triple). No se trata entonces de un mero comentario periodístico. Se trata de un gravísimo problema de salud nacional que debe ser atendido de inmediato. Que si hay que despedir al secretario de salud y otros funcionarios implicados se haga y se busque de inmediato a médicos con el perfil y experiencia comprobados, pues no son temas ni para probar ni para improvisar (además de que urge dar mantenimiento a Hospitales y Clínicas; basta de tirar los dineros de los mexicanos en obras inútiles y onerosas). Con la salud de los mexicanos no se juega.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo1950@gmail.com