¿PERO QUÉ PAÍS ES ESTE?

Solo un chiflado o con un pensamiento positivo radical puede ver a México en buenas condiciones, asegurar que las cosas marchan bien. Lamentablemente la realidad nos ofrece otros datos, dijera el actual presidente, actor principal en este caos, que le guste o no, acéptelo o no, se ha convertido en promotor voluntario (e involuntario) de este desorden y descomposición que padecemos en grado de metástasis; si es que antes no se hace algo para revertir las cosas.

    En tanto que decenas de millones de mexicanos voltean hacia Palacio Nacional en espera de que se haga algo para detener tanta violencia, tanta sangre derramada, sangre de mujeres, hombres, niños, de poner un alto a secuestros y desapariciones, al saqueo de trenes y paralización de vías ferroviarias, de someter a narcotraficantes y bandas de delincuentes; el inquilino López Obrador se limita a madrugar y a jugar al presidente, a hacer caras y gestos ante los muchos paleros que le ayudan a lucirse, a resolver con saliva gravísimos problemas que reclaman no de palabras, sino de soluciones a fondo dentro del marco de la ley, que dicho sea de paso, el uso de la fuerza pública y la acción de la justicia quedan dentro de este marco. Doloroso que se derrame sangre al implementar el estado de derecho, pero es parte de los deberes presidenciales y es preferible que se derrame la de los violadores de la ley, que la de ciudadanos inocentes (observantes de esa ley).

     El problema, y grave en gran manera, es que la mayor parte de los sectores de la sociedad, que entre todos formamos el CONTRATO SOCIAL, están contaminados, incluso desviados de su rol y deberes ¿Cómo podemos aceptar o entender a hombres que traen los pantalones de adorno, que se desobligan de su mujer e hijos, peor todavía, que engendran hijos y los dejan al abandono? ¿Si no les importan los más cercanos a ellos, les importará la suerte del otro ciudadano?

     Queda claro que el cáncer del egoísmo está haciendo un grave daño a la sociedad, mayor que el del posible contagio del coronavirus, que puede ser detectado mediante pruebas o análisis, mientras que el egoísmo basta con negarlo para que el mal continúe.

     ¿Qué país es este en el que gran sector de los maestros se comporta como maistros?, como verdaderos cavernícolas, vándalos expertos en robos de autobuses, camiones de reparto (con todo y mercancías), robo de cuotas en autopistas, gorilas depredadores capaces de destruir oficinas públicas con mobiliario y archivos, agregando en lo que corre del presente gobierno una nueva modalidad a sus muchos delitos (impunes todos): el bloqueo de trenes, provocando con ello pérdidas por cientos de millones a empresas, fábricas y comercios. En una palabra: dañando gravemente a los que trabajan y pagan impuestos en este país ¿Cómo entender que estos vándalos que se dicen educadores reciban puntualmente sus quincenas en el cajero automático, y los que producen con su trabajo honesto, además de no recibir la respuesta a sus reclamos de justicia, un estado feroz e implacable les embargue hasta las cuentas de cheques al atraso del mínimo pago de impuestos?

     ¿Qué país es este en el que los mejor preparados carecen de empleo o fueron despedidos al llegar el nuevo gobierno, en tanto que improvisados y pésimamente preparados ocupan altos de gran responsabilidad nacional?¿Cómo entender que un agrónomo dirija Pemex, un mecánico cuyo único mérito es ser amigo de AMLO se le designe para el programa “Sembrando Vida” (sin tener experiencia alguna en los asuntos forestales, como especies, clima, suelos, etcétera), un doctor en Ciencias Políticas al frente de la CFE, cuando el perfil reclama un ingeniero experto en esa materia. En fin, el actual gobierno ha hecho casi todo al revés.

     ¿Qué país es este en el que se persigue a los fumadores de tabaco como si fuesen criminales y a los que fuman droga (eso es la mariguana, DROGA) se desviven en legislar para que la fumen e incluso la cultiven sin ningún problema. ¿Acaso el humo del tabaco es perjudicial para la salud y el otro conlleva beneficios a los pulmones de los mexicanos?

     ¿Qué país es este en que la salud del pueblo ha dejado de ser importante para su gobierno?, un gobierno maniqueo, poblado de ignorantes e incapaces, que en lugar de detectar la corrupción y poner orden, prefirió cancelar todos los contratos y pedidos con los laboratorios farmacéuticos dejando sin medicamentos a los enfermos del país. Las muertes ya son muchas y las quejas incontables, aun cuando todas las mañanas se pretenda con saliva resolver el gravísimo problema

     ¿Qué país es este en que se roban niños, niñas, en que bestias disfrazadas de individuos son capaces de abusar sexualmente de estas inocentes criaturas? Peor todavía, asesinarlas o corromperlas llegando al extremo de hacerles objeto de la esclavitud sexual (en complicidad con redes traficantes; redes que el gobierno nunca ve ni nunca combate).

     ¿Qué país es este en el que personas, que se dicen mujeres, actúan como energúmenas destruyendo edificios públicos (que nos costaron a todos: ningún edificio, ni mobiliario, ni patrullas las compró funcionario alguno con dinero de su bolsa, es dinero de los contribuyentes). Todo ciudadano de bien estamos indignados y apoyamos a las mujeres; exigimos al estado que actúe de inmediato para protegerlas (y a los niños), pero no se puede exigir el imperio de la ley violando la ley, pues como advierten las Sagradas Escrituras “en lo que a otros juzgas a ti mismo te condenas”.

     ¿Qué país es este que un comando de bestias sin entrañas es capaz de asesinar a un grupo de madres con sus hijos? ¿Qué país es este en que el gobierno restó importancia al hecho y a varios meses de distancia no ha aclarado la razón de semejante masacre de inocentes ni rendido cuentas de su actuación?

     ¿Qué país es este en que los jueces dejan libres a los pocos delincuentes que la policía logra detener, propiciando una IMPUNIDAD DEL 99 POR CIENTO? ¿Qué país es este en que las mujeres se ven obligadas a encerrarse en sus casas por un día para que el gobierno atienda la ola de violencia criminal desatada en contra de ellas? ¿Acaso los gobernantes son de probeta? ¿No pueden entender sus reclamos, carecen de toda sensibilidad, no podrán implementar medidas urgentes de protección y cambios inmediatos en sus denuncias y atención a víctimas (para evitar que otro estúpido en el M.P. las humille y las vuelva a victimizar) ¿No podrán crear un cuerpo policiaco especializado para la prevención de este delito?.

     ¿Qué país es este en el que parece que todos están contra todos, en el que su presidente se dedica todos los días a dividir al pueblo (en lugar de unir y resolver los problemas nacionales), en el que a los delincuentes se les ofrecen abrazos y los ciudadanos pacíficos reciben balazos, baste decir que 100 son asesinados todos los días. Sería muy sano y benéfico reconocer que se le ha dado la espalda a Dios y que gobierno y pueblo, en ese orden, reconozcamos cada quien nuestra parte en el Contrato Social, sería el inicio de un retorno al orden ¿No lo cree usted?

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com