HACE UN SIGLO (Atentado contra “El Mañana”)

El jueves 28 de diciembre (2023) se cumplieron exactamente 100 años de la publicación del último ejemplar del periódico “El Mañana” de la ciudad de México. Se trató de un número extra,

Lic. Pedro Flores González

el último, ya que poco antes de esa publicación el gobierno del entonces presidente Álvaro Obregón había atentado contra las instalaciones, maquinaria y muebles del periódico destruyendo absolutamente todo.

     El Lic. Pedro Flores González (foto) hermano de mi abuela paterna y oriundo de Tepatitlán, Jal., dueño y director de dicho periódico en la ciudad de México, era un hombre libre en sus ideas y principios, por lo que no tenía lazos con partido político alguno, lo cual irritaba de sobremanera al gobierno en turno al no poderlo controlar.

     Después de varias amenazas del presidente y al no lograr intimidar a mi tío abuelo, el 28 de diciembre del año 1923, una horda de vándalos instruida por el gángster obrero Luis N. Morones llegó hasta las instalaciones de El Mañana destruyéndolo todo, considerando en su vileza que habían acabado con la crítica a sus excesos, crímenes y corruptelas.

     El presidente, sin embargo, no contaba con la integridad y firmeza de principios del Lic. Pedro Flores, quien afectado en su patrimonio e indignado por el salvajismo e intolerancia del gobierno, publica en otra imprenta (que tuvo el valor de hacerlo) un número extra, en el cual escribe entre otras cosas:

 

“Las conjeturas sobran. Cuando un gobierno acude a estas medidas, cuando extrema su violencia, pone de manifiesto su incapacidad…  La veracidad y la energía de “El Mañana” lastimaron al Gobierno… Dejamos tras un montón de ruinas. Queda hecha pedazos la obra acumulada durante largos años. ¡Eso que importa! Es así, como se respeta la libertad de pensamiento…

      Estamos acostumbrados a la lucha y sabemos que más valor se necesita para escribir unas cuartillas, en las que se dicen tres verdades, que para recorrer la línea de fuego con un fusil…

     Pero la pluma hiere y hace mayores estragos que todas las armas inventadas por la ciencia para exterminar a los hombres… 

     Ni aún consiguiendo esos pocos escrupulosos, que se aterran ante nuestra actitud viril, matarnos con el salvajismo  de que siempre hacen gala, llegarían a cerrar nuestros labios, porque en la conciencia de todo el pueblo de México está que ‘El Mañana’ no ha servido a ningún partido político y sí ha procurado que triunfen la verdad y la razón…” (Foto del último ejemplar publicado por El Mañana, 28 de diciembre de 1923)

 Ante la impotencia de los cobardes en el poder público para acallar la verdad y al no soportar la crítica de El Mañana y los periodistas que colaboraban en ese medio, en enero de 1924, su director, mi tío abuelo el Lic. Pedro Flores González es asesinado por gente enviada por el gobierno. A un siglo de distancia su voz y digna posición sigue escuchándose y manteniéndose firme aunque ahora con otros nombres y diversos medios, pues la libertad de expresión no es dádiva ni concesión generosa de los gobernantes, sino un derecho humano y constitucional ejercido por hombres y mujeres libres de espíritu, valientes en su noble y necesario oficio. Un derecho que nace desde los corazones que se rebelan ante la injusticia, la mentira, la corrupción y el abuso del poder (público o privado).

     A 100 años de distancia, vaya este artículo en memoria de “El Mañana”, de su director, y de todos aquellos que hacían posible que la verdad y la crítica fueran publicados, como también para señalar y denunciar la cobardía e intolerancia de algunos gobernantes que hacen uso del poder como si fuera su patrimonio personal; y no la mayor responsabilidad a la que ciudadano alguno puede aspirar y cumplir con la máxima eficacia posible y apego de la ley. Feliz Año 2024.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo1950@gmail.com