EL MUNDO BAJO VIOLENCIA

Los medios de comunicación grandes del país se empeñan en presentar a México como el más violento del planeta, sin embargo, sus imágenes y notas se tiñen de amarillo, y nunca, o casi nunca, exigen al gobierno el cumplimiento de la ley. Parte del oficio periodístico es recordar al estado en todas sus instancias y poderes su deber de cumplir y hacer cumplir la ley, por eso se les hizo la protesta y aceptaron el mandato.

     Limitarse a pasar imágenes o publicar notas de los asesinatos y demás expresiones violentas e ilícitos cometidos por las hordas de criminales solo propicia la impunidad (como ha sucedido desde hace años). Y la impunidad es un cáncer que enferma todo el cuerpo social puesto que transmite el mal a las células buenas cuando se carece de los anticuerpos del imperio de la ley; freno obligado y necesario que impide que las células sanas se contagien del mal y las malas se mantengan a raya.

     Y como decíamos al inicio, nuestro país ni es el más violento del planeta ni tenemos vecinos santos al norte o al sur que puedan espantarse. También tienen lo suyo, son también sociedades dominadas por la violencia, aunque los del norte gusten ver pajas en el ojo del vecino.

    Algunos casos. Esta semana una alguacil del Departamento del Sheriff de Laredo, Tejas, en su día libre y luego de una fiesta en la madrugada, al salir de la misma atracó a un hombre al cual le robó una pistola y $30 dólares ¿En qué condiciones andaría la mujer policía que tuvo qué intervenir el SWAT, ya que la belicosa fémina se atrincheró por tres horas? (El Mañana, 9/Agosto/2018).

    En Chicago en el primer fin de semana de agosto, en tan solo sábado y domingo asesinaron a 12 personas, violencia que además de recordar los años ’20, hizo que el alcalde saliera a hablar y justificarse ante los medios.

    En el país de más arriba, en una pequeña ciudad del este de Canadá llamada Fredericton, el día 10 del presente mes de agosto, durante un tiroteo murieron 4 personas, dos de ellas policías. Y hablamos de una comunidad pequeña.

    Si lanzamos la mirada hacia el sur será suficiente con señalar que el derramamiento de sangre en Brasil rebasó todos los límites y estadísticas conocidos, al cometerse tan solo en el año pasado (2017), la horrenda cifra de 63,880 asesinatos (El Mañana, 10/Agosto/2018).

    Así que el problema no solo es de México, es un problema mundial, y grave, una muestra inobjetable de que la humanidad anda muy mal y no lo quiere reconocer ni poner realmente remedio, que la violencia se ha ido apoderando de las mentes y los corazones. Lo peor del caso es que los que incubaron el huevo de la serpiente ni siquiera se dan por aludidos del daño que han hecho y que lejos de aminorar crece ¿Cuándo fue la última vez que usted vio o leyó que el gremio de Hollywood pidiera perdón por las décadas de producir películas cada vez más violentas y totalmente deshumanizadas?

     Filmes en los que la vida del ser humano no vale absolutamente nada y cualquier pelafustán puede matar en cosa de dos minutos 100 o 200 personas sin inmutarse siquiera. Situación de contrasta con sociedades que miman y cuidan a las mascotas hasta lo irracional pero que la suerte de su prójimo no parece interesarles en lo más mínimo.

     Lo peor es que los gobiernos del posmodernismo se limitan a hablar, pero sin cumplir con sus deberes de imponer un auténtico estado de derecho sin el cual la impunidad se hace señora de la situación. Gobiernos que hartan a la sociedad con campañas mega derrochadoras y falaces cuya única propuesta es ofertar a galerías de ambiciosos y parlanchines tan inútiles como corruptos (en la mayoría de los casos). Ni qué decir de las Procuradurías (o Fiscalías, es lo mismo); pobladas de burócratas incapaces que solo abultan los archivos y no consignan a delincuente alguno o lo hacen defectuosamente, dando pie a que un Poder Judicial corrupto e incompetente, que teniendo ante sí a verdaderos pájaros de cuenta, a criminales y asesinos con negros historiales y evidencias suficientes que confirman su(s) delito(s): los suelten por cualquier estupidez burocrática (que todo litigante sabe que es la manera como se practica la corrupción en la era de los “derechos humanos”).

    Ahora bien, si se quiere llegar al origen de este cuadro de horror que afecta a la aldea global y no solo a México, se tiene que aceptar que ha sido la falta de Dios en la sociedad humana la causa de tanta maldad y violencia. Y es que, al sacar a Dios de los hogares, las escuelas y la vida social, el vacío ha sido ocupado por otro ente violento y malvado como advierte la Escritura: “Y el mundo entero está bajo el maligno” (1ª Juan 5:19) ¿O usted qué opina, estimado lector?

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

CORRUPTOS E INDIGNOS HASTA EL FIN

Desde que llegó el PAN al poder a Jalisco (1994) y a nivel Nacional (2000), la corrupción rebasó todo lo conocido, superando en mañas y cinismo a cuanto ejemplar de esa estirpe demeritaba al resto de sus compañeros, haciendo del oficio político su coto de caza personal y del erario público su botín. Peor todavía: contaminando a los que hasta entonces sabían guardar las formas y la vida republicana.

      Tal decoro ha pasado a la historia. Los novatos legisladores del Partido Acción Nacional a la manera del “Tartufo” de Molliere, no disimularon en absoluto su verdadera vocación, no servir al prójimo (como se esperaba de un partido político de origen confesional), sino servirse de él; de esquilmarlo y devorar a través del pago de los impuestos (y de préstamos sin fin) su insaciable y mezquina ambición. No se puede calificar de otra manera, sobre todo cuando es del conocimiento general (no se diga de senadores, diputados y demás funcionarios) que la inmensa mayoría de mexicanos tiene ingresos al mes de $6,000.00 pesos o menos, convirtiendo en infamia sus acciones.

     Así que enterarnos que los senadores se auto asignaron antes de salir su encargo un ‘bono de retiro’ por $ 2’800,000 pesos para cada uno (sí, leyó usted bien, $ 2 millones 800 mil pesos) y que los diputados $ 1’004,700 pesos (un millón cuatro mil setecientos pesos), además de indignación, produce de inmediato ira reprimida, pues mientras que más de cien millones de mexicanos luchan(amos) a diario para sobrevivir y vivir dignamente, estos personajes que deberían ser muestra de patriotismo y ejemplo a seguir, se han convertido en monumentos vivientes de la corrupción y el cinismo. Individuos que en lugar de representar al pueblo solo representan la ambición desbordada.

      Basta que el ciudadano común, el que se enfrenta a diario a una gama diversa de delincuentes de todo tipo y tamaño, con placa o sin ella, a inspectores de cuanta dependencia pública federal, estatal y municipal se pueda alguien imaginar (que ni Kafka en sus peores arrebatos tuvo acceso), a salarios mal pagados a causa de una Ley Laboral que se ha convertido en azote para la mediana, pequeña y micro empresa a causa de juicios injustos y plagados de irregularidades (controladas por mafias estilo carteles), y a violencias de todo tipo, se entere que cada senador cobra un total de $ 171,000 pesos mensuales de dieta (sueldo) para caer en la indignación. De ser el Senado sitio de honor y respeto para los mejores hombres de México, de pronto se convirtió como dijo el Señor a los líderes religiosos de su época, en “cueva de ladrones”.

      Antes de que llegara esta troupe de cínicos y ambiciosos, que utilizan la tribuna no para el debate y solución de leyes que beneficien y tutelen a los mexicanos, sino para sus fines personales o de grupo, que en lugar de utilizar el IMSS o el ISSSTE (como se hizo siempre), gastan sin escrúpulos millones de pesos en costosísimos seguros médicos, choferes, viajes, viáticos, por presidir comisiones, en chambas innecesarias con abultados sueldos para amigos e incondicionales; alejándose como nunca del pueblo al que supuestamente protestaron servir, convirtiéndose de facto en adoradores del becerro de oro.

     Lo peor del caso es que en su desatino y desvío que desde el gobierno de Alberto Cárdenas y Vicente Fox (en Jalisco y luego en todo el país) ha venido creciendo este cáncer, perdiéndose toda cordura y compostura, abriendo la puerta de tan noble e importante recinto a individuos cuya sola presencia es una ofensa, un atrevimiento que jamás debió ocurrir, descubriendo de paso la descomposición y vulgarización de los partidos políticos, dañando de manera grave al estado y futuro de la República.

     ¿Cómo admitir y mucho menos asimilar la presencia de personajes como Layda Sansores o Dolores Padierna?, por señalar algunos. Ni qué decir que para la nueva legislatura llegarán al Senado personas nefastas, incapaces e impresentables como la “comandanta” Nestora Salgado, Félix Salgado Macedonio y otros de la misma estirpe violenta y mafiosa, carentes en absoluto del perfil y las capacidades que se requiere tan alto encargo. Y si los actuales están cerrando con broche de oro su actuación corrupta ¿qué se podrá esperar de los próximos? ¿O usted que opina estimado lector?

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com