EL ATAQUE ES CONTRA JALISCO

El ataque furioso contra el Palacio de gobierno de Jalisco no tiene antecedentes en nuestro Estado. La horda de vándalos (anarquistas) que atacaron nuestro histórico y bello edificio que no le costó a Enrique Alfaro, sino que fue construido con los impuestos pagados por nuestros bisabuelos, abuelos, padres y las generaciones que estamos vivas, es decir con el trabajo de los jaliscienses, por tanto patrimonio nuestro— me hicieron recordar el 10 de junio de 1971, cuando el grupo de los “halcones” asesinó a algunas personas y desbarató una marcha, haciendo incontables destrozos en la ciudad de México.

La capacidad y organización mostrada por los vándalos que destruyeron puertas, ventanas y mobiliario del hermoso Palacio de Gobierno de Jalisco, que agredieron a policías, con la perversión incluso de prenderle fuego a un motociclista de la corporación les exhibieron como muestra patética de la canalla. Como un grupo perfectamente organizado para destruir, integrado por jóvenes con un perfil anarquista (la palabra lo dice todo) que dio rienda suelta a su maldad a la vista de propios y extraños, mostrándose como auténticas hienas. Ver en los videos al cobarde que por la espalda le rocía líquido inflamable al policía (mientras éste hablaba con otra persona) y un par de segundos después prenderle fuego con un encendedor, no tiene perdón. Un acto satánico, impropio de personas con conciencia y sentido de humanidad.

El pretexto utilizado para sus muchos delitos (eso son: DELITOS) no representa en sentido alguno al difunto muerto por algunos policías pueblerinos igual de salvajes que ellos, además de provocar muchas preguntas. ¿Por qué no fueron a manifestarse a la comisaría de los policías en Ixtlahuacán de los Membrillos? ¿Allá no irían las cámaras de televisa y de otros medios que les hacen el caldo gordo o temían que los policías del pueblo, tan salvajes como ellos, les respondieran con la misma moneda? ¿Mejor atacar un edificio valiosísimo en historia y afecto para todos los jaliscienses y de paso atacar al único gobernador que se atreve a señalar a López Obrador sus yerros y malas decisiones?

¿Quién envió a estos halcones posmodernos? En un acto de hombría que le es lícito y de admirar, el gobernador Enrique Alfaro acusó a la gente del presidente López Obrador del ataque. Y es que, aunque no se quiera voltear a ver a AMLO los hechos tienen todo el sello de la casa.

Nací en esta ciudad, siempre he vivido en ella, conozco a los tapatíos y a los jaliscienses. Nuestros edificios públicos emblemáticos como es el caso de Palacio de Gobierno, la Catedral, el Teatro Degollado, y muchos, muchos otros edificios que consideramos muy nuestros, no serían tocados ni dañados por jalisciense alguno pues son símbolos amados y respetados.

    La actitud violenta, destructora, e incendiaria de la turba de jóvenes que atacaron y asaltaron el Palacio de Gobierno de Jalisco no es propia del ADN de nuestra gente. Tampoco podían escudarse en la muerte de Giovanni pues sus métodos además de no ser los adecuados, de seguro no son los que tenía Giovanni y la justicia debía de peticionarse en la Fiscalía, no en Palacio. Gritarle a los policías estatales que vigilaban Palacio ‘asesinos’ cuando el crimen lo cometieron municipales de Ixtlahuacán (hace un mes) además de injusto, muestra sin retoques que sus fines eran otros. Fines que quedaron a la vista de todos y cuyos daños no se limitaron a puertas que ya no se podrán reparar (son oficios desaparecidos), así como lindos y artísticos vitrales que reponer y costoso mobiliario y equipo que nos costó a todos los jaliscienses. No al gobierno ni mucho menos a los vándalos que probablemente vinieron de otra ciudad o que fueron entrenados por personas de otros lados. Sujetos execrables que han de tener becas de la 4-T pues como todos sabemos se trata de un desgobierno que castiga al que trabaja y produce, y premia y protege al parásito violento.

El presidente pide pruebas ante la acusación del gobernador jalisciense. Se le tienen noticias al respecto: ¡nadie gira oficios para hacer desmanes y destrucción! ¿Ni modo que no lo sepa? Por su historial anarquista, de tomar pozos petroleros, de realizar plantones, marchas, manifestaciones sin fin, de bloquear y estacionarse en carpas por meses en Paseo de la Reforma en la ciudad de México y demás, López Obrador conoce a la perfección cómo funcionan esos grupos, como arman sus tenebras. Y para ser sinceros, ese tipo de grupos nunca se habían visto en Jalisco, al menos no con esa organización, disciplina y capacidad destructora. En la televisión hemos visto grupos así en la ciudad de México, aquí es novedad y provoca suspicacias a muchos. Quizá es el caso del gobernador Alfaro y por eso vea la mano de la 4-T en esta afrenta para los jaliscienses y el daño a su apreciado patrimonio (el de los jaliscienses).

Qué lamentable que el actual gobierno federal no se uniera en indignación al de Jalisco. Tanto que menciona el presidente tabasqueño a Juárez y en sus hechos no se asemeja en nada a él. Vaya al respecto una anécdota histórica. Estando a punto de iniciar una reunión en el Palacio de Gobierno de Jalisco, el 14 de marzo de 1858, el Presidente Benito Juárez es detenido por una turba de insurrectos que pretenden asesinarle. En un acto de supremo valor el inolvidable Guillermo Prieto se interpone ante los soldados rebeldes y les sentencia entre otras cosas “¡que los valientes no asesinan!”Ciertamente, los valientes no asesinan; pero tampoco destruyen el patrimonio nacional y local, patrimonio adquirido con el esfuerzo centenario de generaciones de jaliscienses y orgullo de sus ciudadanos; como tampoco queman patrullas que nos costaron a todos, y mucho menos los valientes son capaces de rociar combustible por la espalda a un policía y prenderle fuego, pues tales acciones son propias de cobardes y malvados. Mejor que ni se ande comparando López Obrador con el Presidente Juárez, su carácter, hechos, ética, acciones y fe, le quedan demasiado grandes. Además de que Juárez se rodeó de gente inteligente y capaz, atacando con todo el peso de la ley a los plateados (las bandas delincuenciales de aquella época) hasta someterles.

Finalmente, hemos soportado durante año y medio a un gobierno ineficiente e incapaz, así como una terrible epidemia que nos ha dejado enfermedad, muertes, desempleo, pobreza, y cierre de fuentes de trabajo, como para todavía tener que soportar a émulos de los jinetes del apocalipsis que encapuchados hipócritamente piden justicia destruyendo el patrimonio de todos. Los jaliscienses, todos y sin distinción de credos y preferencias políticas debemos unirnos. Nuestro Estado lo requiere. No podemos admitir que el pacto federalista se convierta por la soberbia y voluntad de una sola persona en un gobierno más que centralista, en simple dictadura populista. Nadie votó por eso, somos una democracia y queremos continuar así. El ataque a Palacio de Gobierno fue contra Jalisco.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com