LOS DIPUTADOS NO NOS REPRESENTAN

Ni a nivel federal ni local los grillos que aseguran ser diputados no representan a nadie, excepto a su grupo, que no partido político. Los partidos han desaparecido para dar paso a grupos facciosos. A individuos impreparados, sin formación política alguna, ambiciosos, alejados del pueblo y ajenos al mínimo sentido de justicia y auténtica democracia.

Un país bañado en sangre, aterrorizado por bandas criminales de todo tipo y tamaño, y sus congresos (federal y locales) limitados a buscar la manera de cómo llevarse más dinero, mientras que sus tareas legislativas se limitan a servir a sus patrones (poder ejecutivo) y en sus ratos libres (que no son pocos) a crear monstruos jurídicos o leyes cursis inaplicables o insustanciales.

Por esta ocasión nos limitaremos al congreso de Jalisco, así con minúscula, integrado en su mayoría por impreparados y oportunistas que lo menos que les interesa es la salud y el bienestar de los jaliscienses. Punto.

El cómo allegarse más presupuesto y colocar más amigos en la nómina parece ser su verdadera tarea. Un Estado azotado por los maleantes, con uno de los mayores índices de asesinatos, desapariciones y secuestros (y todos los delitos que de esto se desprenden); y los legisladores en lugar de procurar REPRESENTAR AL PUEBLO DE JALISCO y presionar al poder ejecutivo y al judicial para que cumplan con su trabajo y detengan tantos asesinatos (tan solo el miércoles 16 se cometieron 11 en 11 horas), perdidos en asuntos insustanciales.

   Peor aún, creando frankesteines legales como este: “Irán papás a cárcel por golpear a hijos”, Darán hasta 5 años a agresores y perderán patria potestad”, fue la nota principal en un diario local (Mural, 11/Sep/2020). Increíble, en verdad increíble las aportaciones jurídicas de los que cobran como ‘diputados’ en el congreso local; hombres y mujeres incapaces de analizar con amplitud y objetividad la problemática familiar y todo lo que el tema implica y conlleva ¿No son capaces siquiera de distinguir entre la necesaria corrección a los hijos de la violencia de padres salvajes?  (el plural ‘padres’ incluye a las madres…, ¡de nada!).

Queda claro que para estos representantes de los grupos políticos en el poder y del reparto de los dineros públicos, basta una petición del gobernador en turno para crear o modificar una ley. Lo que piense el pueblo o lo que sea para su bien no importa ni tiene porque tenerse en cuenta. Para eso ganaron las elecciones. Para hacer lo que les de su gana. Ejemplo tienen en López Obrador.

Es evidente que no leyeron las leyes civiles y penales existentes, como tampoco dieron una repasada histórica al tema (revisando los Códigos), de lo contrario no hubieran reformado las leyes de Jalisco con tanta ligereza ¿Desconocen los diputados(as) que los niños y jóvenes requieren ser corregidos cuando obren incorrectamente para que no se desvíen del camino recto, lo cual además de necesario, les ayuda a formar el carácter y bajarles los humos?

Estuve tentado a escribir ¿Qué no han leído en la Biblia el consejo Divino al respecto?, pero repensado el punto consideré ocioso hacerlo. Es obvio que nunca la han leído, que sus pensamientos y patrones de conducta los han bebido de otras fuentes. ¿O no? Porque, si estos diputados están preocupados en permitir que los jóvenes fumen mariguana con libertad (aseguran que es ‘recreativa’) y les prohíben fumar tabaco, no es de considerar que tengan su cabeza en orden. Ni qué decir que anden preocupados por la gordura de los niños y no les preocupe su educación y condiciones económicas reales.

Así que a manera de aportación cultural se les hace llegar lo que el Creador del ser humano dice que necesitamos en nuestro proceso de formación, y conste, digo necesitamos, porque en mi generación, y su servidor en lo particular, recibimos una o muchas veces de nuestros padres ayuda con el cinto para enderezar el rumbo (y convertirnos en personas de bien):

 

 El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige (Prov 13:24)

Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; mas no se apresure tu alma para destruirlo (Prov 19:18)

La necedad está ligada en el corazón del muchacho; mas la vara de la corrección la alejará de él (Prov 22:15)

No rehúses corregir al muchacho; porque si lo castigas con vara, no morirá. Lo castigarás con vara, y librarás su alma del Seol (Prov 23:13-14)

La vara y la corrección dan sabiduría; mas el muchacho consentido avergonzará a su madre (Prov 29:15)

 

   Si Dios todopoderoso, creador del universo, señala que necesitamos corrección durante nuestra etapa de formación, ¿los diputados de Jalisco son más grandes y sabios que Él? Agréguele al problema, que no es menor, la violencia generalizada que se vive en las calles, la impunidad que ha ofrecido el gobierno en todos sus niveles a la fauna criminal, y las enseñanzas de la psicología (que no es ciencia, solo disciplina): y encontraremos un coctel que ha incidido en la malformación y rebelión de los chamacos.

Y es que, al no llamarles la atención y dejarlos hacer lo que se les venga en gana, su carácter carecerá de frenos y la ira y otras conductas negativas se desarrollarán de inmediato. En los últimos años hemos visto en diarios y noticieros de hijos y nietos que asesinan a sus padres o abuelos. Maldades antaño no vistas, o que de suceder eran escándalos comentados por años. En la actualidad son cosa cotidiana. Pero los diputados no se enteran. Voltean para otro lado. Sobre todo para mirar la cara del jefe (poder ejecutivo) y al volumen del presupuesto que deben asignarse.

Para concluir, se les deja a los señores(as) legisladores lo que advierte la Biblia acerca del perfil de los hombres entiéndase jóvenes de los últimos tiempos, es decir, los previos al retorno de Jesucristo: “hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites” (2 Tim 3:1-4). Conste, eso dice la Escritura.

Sin embargo, los legisladores, en lugar de ayudar a los padres a poner orden en la sociedad para que eduquen de mejor manera a los hijos, corrigiéndolos, incluso con algunos cintarazos si es necesario cuando haya causa (que no es lo mismo que golpearlos sin motivo alguno y con salvajez y crueldad), los diputados los van a mandar a la cárcel. Olvidan o ignoran que la misma mano que acaricia al hijo por amor, debe también por amor ser capaz de dar algunas nalgadas o unos cintarazos (dependiendo de la edad) cuando la falta lo amerite; asuntos familiares que por lo que se aprecia, quizá no es posible que entiendan estos individuos hacedores de leyes.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com