DE MESÍAS TROPICAL A CALEB

O de plano es un enfermo mental sin remedio o un cínico a prueba de todo. Hace algunos años Enrique Krauze hizo un interesante análisis derivado de una entrevista, calificándole como “el mesías tropical” (Letras Libres No.57). En días pasados, el analizado arremetió contra Krauze, como también en contra de Jesús Silva-Herzog Márquez y Raymundo Riva Palacio. Así son los iluminados, no admiten jamás la voz de la crítica (la autocrítica se da por desechada).

    Entre otras muchas cosas, Krauze escribió de nuestro personaje, que no es otro que AMLO: “López Obrador había afirmado, en innumerables ocasiones, que admiraba a Benito Juárez sobre todos los seres en la tierra. Pero su identificación política con Juárez era, sencillamente, insostenible…López Obrador decía admirar a Juárez por haber integrado su gabinete con los mejores mexicanos, pero de su propio gabinete no podía predicar lo mismo. Un video que se trasmitió en 2004 por la televisión abierta mostraba a su secretario de Finanzas del gobierno del DF apostando cuantiosas sumas en una habitación reservada a clientes VIP en Las Vegas. A los pocos días, un nuevo video mostraba a su principal operador político tomando fajos de dinero de manos de un empresario consentido por los anteriores gobiernos del PRD. Aunque ambos funcionarios fueron separados de sus cargos y sometidos a juicio, la estrategia política de López Obrador no consistió en honrar su lema de gobierno (la “honestidad valiente”) sino en relativizar los hechos, desmarcarse de toda responsabilidad, y por primera vez declararse víctima de un ‘complot’ orquestado por ‘las fuerzas oscuras’, por “los de arriba”.

     Muchos años han pasado de aquella publicación, doce para ser exactos, sin embargo, el tabasqueño lejos de componerse da síntomas inequívocos de perder toda sensatez y coherencia. Algo muy propio de dictadores como Hitler, Mussolini, Stalin y demás orates que el mismo pueblo les abrió el camino para llegar al poder.

     Y es que, no se puede entender, como es que este individuo de pocas luces y sobrada soberbia, se atreva a incluir en su imaginario “gabinete” (porque eso es, imaginario) a individuos de la talla de Elva Esther Gordillo (por medio de familiares), al líder minero Napoleón Gómez Urrutia, a Marcelo Ebrard, por mencionar algunos, cuando todos ellos tienen cuentas pendientes con la justicia. Sí, incluyendo a Ebrard, ¿Ya se olvidaron los gravísimos errores y las cuentas mochas de la Línea 12 del Metro y otros escándalos? ¿O el agua bendita del mesías tabasqueño les limpia de todo delito, por multimillonario y grave que sea? La senadora tabasqueña Layda Sansores el jueves le besó la mano a este mesías patito y le pidió suplicante “no se olvide de nosotros” (El Universal, 22/Feb/2018).

     En días recientes un grupito de pastores evangélicos violando los preceptos bíblicos y agrupados como “partido político” (PES), en una exhibicionista y repugnante reunión ―repugnante desde el campo de la fe― no solo se atrevieron a desobedecer la Escritura nombrando como “su candidato” a AMLO, incluso se atrevieron a comparar al tabasqueño con Caleb, el compañero de Josué. Héroes bíblicos que para judíos y cristianos representan modelos de vida por demás inspiradores; inspiración de la que carece del todo López Obrador.

     Arropado por pastores neo cristianos (eso son los evangélicos, ni se identifican con el protestantismo histórico heredero de la Reforma, y a la iglesia católica la abandonaron hace algunas décadas o lustros): la mayoría de ellos carentes de una formación ministerial y educativa sólida y en plena desobediencia a la Biblia (que aseguran tener como base de su fe): se metieron desde la plataforma eclesial al campo de la política, lo cual no les es permitido, ni por la ley divina (Biblia) ni por la humana (Constitución).

     Pero no pararon allí. Dominados por el furor de un mundo que desconocen y quizá dominados también por la ambición futura, dieron rienda suelta a sus emociones al punto de comparar a López Obrador con Caleb (que significa “perro fiel”). Gran desatino. Eso mismo hicieron muchos cristianos a principios de los años 30 en Alemania. Sin orar y sin preguntar a Dios cuál era su voluntad, se entregaron a un líder político malvado y simulador que  perseguiría a los verdaderos cristianos (a los judíos no se diga, 6’000,000 de ellos fueron asesinados en los campos de exterminio).Solo un puñado de fervientes cristianos agrupados en la llamada «Iglesia Confesante», entre ellos el teólogo Dietrich Bonhoeffer, se atrevieron a enfrentar al simulador llamado Adolfo Hitler (que ante los cristianos, católicos y protestantes, solía fingir ser uno más, cuando detestaba la fe y a los verdaderos creyentes).

     A tal extremo ha llegado la farsa del tabasqueño, que el pasado día 20 (febrero) propuso una constitución moral. Claro, al estilo de la mente limitada y torcida de este líder de pies de barro ¿Qué verdadero creyente ―me refiero a un judío o un cristiano―, puede votar por un candidato que apoya a homosexuales, lesbianas y cuanta desviación sexual pueda existir, cuando las Sagradas Escrituras marcan principios absolutamente contrarios?

     ¿Cómo conciliarán los líderes religiosos del PES su cuestionada fe con estas expresiones de degradación humana? La Biblia lo dice y advierte con todas sus letras: “No erréis… ni los afeminados, ni los que se echan con varones… heredarán al reino de Dios” (1ª Cor 6:9-10). En su vida privada el ciudadano tiene libertad de acción y elección, Dios y la Constitución se lo permiten, si bien ambas advierten también contra los que violan sus preceptos.

     Ciertamente Dios es capaz de perdonar a una persona que haya caído en estas u otras conductas, pero no se debe olvidar que el arrepentimiento va acompañado de obediencia, es decir, de un cambio de vida. Cuando Jesús dijo que la puerta de acceso al Reino de Dios es recta y angosta lo dijo en serio. Como todo lo que enseña la Biblia. ¿Será que los ciegos andan guiando ciegos?

     Si unirse de manera corporativa estos grupos de evangélicos es en sí ya un grave desatino, comparar a López Obrador con Caleb carece de nombre. Las sandalias y ropaje de aquel hijo de la tribu de Judá, le quedan demasiado grandes a este hablador sin escrúpulos. El tabasqueño ya pisó tierra que no le es permitido pisar, lo peor es que estos pastores, tan ligeros de palabras y hechos como los falsos profetas que condena el Antiguo Testamento, le han dado un sitio y un nombre que Dios no le ha dado en absoluto.

     Estamos a tiempo. El arrepentimiento, la reflexión, y la sensatez merecen tener espacio. No debemos admitir que este falso mesías y ahora pretenso líder intente meter a esta gente a una tierra prometida que solo existe en su ególatra y desviada mente. En marzo de 1933, el reconocido intelectual alemán Felix Noeggerath, escribió una carta a uno de sus amigos que nos hace pensar en nuestra realidad presente y con eso concluimos:“Alemania ha renunciado de un día para el otro a su mejor tradición intelectual y moral y se ha lanzado a algo que dudo en llamar futuro”.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com