Opinión

No hay una sola cosa que haga bien y con la intención correcta. Todo es en base a sus caprichos del momento y a su perversa y torcida visión de las cosas. La Presidencia de la República nunca la ha ejercido, le quedó demasiado grande la responsabilidad, se ha limitado a su disfrute y usufructo. Muy probablemente pasará a la historia como el peor presidente de México.

     Su mente desordenada se ha convertido en agenda nacional, de manera que la multitud de necesidades de los mexicanos no han sido suplidas ni protegidas (con todo el daño que esto ha ocasionado). Andrés Manuel López Obrador desde el primer día, fecha en que en un templete en el zócalo se arrodilló ante brujos para que le realizaran ritos paganos, lo que se consideró presagio y señal de lo que sería su sexenio (en un país de origen y creencias judeocristianas) mostró el rumbo que tomaría.

 

Toma de protesta de AMLO: qué significado tiene el Bastón de Mando que los pueblos indígenas le entregaron al nuevo presidente de México

 

De hecho, es el único día que se ha arrodillado ante alguien en un evento público. En lo sucesivo nada lo ha doblegado y ante nada se ha conmovido, pues nada le importa, sólo él y los que le rodean, así como las siguientes elecciones. Su corazón duro como la piedra, insensible ante el dolor de los mexicanos, no le permitió llorar con los estragos de una pandemia que cobró más de 800,000 muertes, como tampoco ante los llantos de los padres de niños con cáncer para quienes no hubo medicinas ni tratamientos, con los familiares de los 110,00 desaparecidos y los 186,000 asesinados durante su desgobierno y un largo etcétera. ¡Nada le importa y nada le conmueve!

     En lugar de someter las múltiples bandas criminales que mantienen aterrorizado al país de norte a sur y del Pacífico al Golfo, el veleidoso e iracundo inquilino de Palacio Nacional les ofreció «abrazos», mientras que los balazos han perforado los cuerpos de más de 200 mil personas durante su terrorífico desgobierno (186,000 contabilizadas, más cuando menos otras 40,000 asesinadas, pero no contabilizadas por estar en fosas clandestinas, desmembradas, o deshechos sus cuerpos por ácido).

     En lugar de someter a los criminales al imperio de la ley, les ha permitido cobrar su impuesto a todos los comerciantes y trabajadores de todos los tamaños («cobro de piso») con total impunidad, dejando a los mexicanos en absoluta indefensión y permitiendo que se conviertan en simples esclavos de la fauna criminal.

     En lugar de investigar a sus hijos y a la banda de bribones y parientes que se han mega enriquecido con los dineros públicos al amparo del poder presidencial (que no ejerce; que sólo lo utiliza para provecho personal y de su grupo) anda escarbando en los archivos judiciales intentando formar una averiguación (se trata del sistema de justicia anterior) con un expediente que a todas luces además de carecer de sustento legal, en realidad se trata de una simple venganza contra una viuda cuya voz y trabajo le estorban. Eso por un lado. Por otro, la investidura que tanto presume y defiende, no es la agente del ministerio público, ni de policía judicial. Es de Presidente.

     En lugar de acudir a los centros médicos y hospitales públicos para conocer de primera mano su realidad, necesidades y enormes carencias, pierde el tiempo presidencial (el más valioso de todos) en shows mediáticos mañaneros que no le sirven absolutamente para nada al país y los mexicanos. Solamente a su ego enfermizo y como instrumento de propaganda al estilo nazi, y, dicho sea de paso, con una vulgaridad y nivel de dar vergüenza.

     En lugar de vigilar y conceder seguridad en las carreteras, en el campo, en los comercios, mercados, a las familias, a las mujeres en la calle, etcétera, como se vio en estos días, el tabasqueño pierde irresponsable y criminalmente su tiempo en venganzas personales.

     Ninguna de estas responsabilidades presidenciales ha cumplido. No le importa en absoluto. ¿Cómo entenderá sus enormes deberes un hombre enfermo de la mente, impuesto solamente a destruir y dar gusto a su enorme ego? El nunca ha servido a los mexicanos. Se ha servido de los mexicanos. Es todo.

     La cuestión es que al no cumplir con sus responsabilidades las voces desde los otros poderes, los medios y la sociedad se han levantado con crítica y airados reclamos. Pero como escribiera Don Alfonso Reyes “¡no se es dictador en vano!”, y López Obrador no admite ninguna crítica, su mente y corazón malignos la rechazan, en su egolatría y carácter sin disciplina alguna asume que todo lo que hace está bien, que son “ataques contra su persona”.

     La semana anterior en uno de sus furiosos ataques contra los críticos la enderezó injusta y perversamente contra una viuda ¡Ver para creer! No resuelve ninguno de los incontables y gravísimos problemas del país, pero durante varios días seguidos ha atacado con todo el poder del estado a la investigadora y escritora María Amparo Casar, quien además de presidir la organización «Mexicanos contra corrupción», es escritora y académica, cuyo largo trabajo profesional a través de décadas favoreció al establecimiento y fortalecimiento de nuestra joven democracia. Tarea que ha incomodado en gran manera al autócrata que cobra como presidente de México, quien en un acto mayor de vileza y ruindad la acusó sin fundamento desde la llamada “mañanera” de cometer un delito. En síntesis: ¡En lugar de cumplir con sus muchas responsabilidades y tareas presidenciales, el viejo porro que lleva dentro salió a perseguir a una viuda!

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo1950@gmail.com

Tiempo de lectura: 5 min

Estados Unidos ha abierto de par en par las puertas de su país a los terroristas de Hamás y del mundo islámico en general. Ahora están dentro, y en estos días, decenas de células malignas han aparecido en distintos campus universitarios con la bandera de “defensa de los palestinos”, sorprendiendo a buena parte de la sociedad (que mide el mundo desde su visión democrática, ajena del todo a las mentes asesinas y deformadas por otros credos religiosos y políticos).

    De entrada, se ha de señalar que gran parte de los jóvenes que han acampado en las universidades no son alumnos de estas. Son agitadores preparados ex profeso para alterar el orden social y desestabilizar el país; cuestión que de alguna forma están logrando. Sobre todo, si se toma en cuenta que ya se dieron a conocer, que cobraron cierta fuerza, cubriéndose con una bandera, que además de falsa, es mero parapeto para comenzar a dañar esa nación (al estilo del caballo de Troya) y de paso ganar simpatías entre los románticos tontos y los desinformados (que lo son en ambos casos).

      Paradójicamente, en la era de mayor información de todos los tiempos, gran parte de esa misma juventud está desinformada (para no decir ignorante). No lee libros, no lee periódicos, ni revistas de política, es ajena a los artículos de fondo, y no atiende programas televisivos semejantes, lo que les convierte parafraseando al ya desaparecido Umberto Eco, en “idiotas sofisticados” ¿Cómo opinar siquiera de un tema del que se desconoce historia, antecedentes previos y actuales, condiciones sociales, políticas, económicas, culturales y religiosas? ¿Cómo emitir una sentencia personal sin conocer medianamente (a fondo es demasiado pedir) lo que sucede, las causas que originaron el conflicto (la invasión a Israel el 7 de octubre de 2023 con el asesinato de 1,200 personas inocentes), qué tipo de grupo es Hamás, cómo piensan, cuáles son sus límites, si viven y aceptan el estado de derecho, y un largo etcétera?

     En el argot comunista del siglo pasado, a los defensores de ese tipo de regímenes los propios comunistas les calificaban como “tontos útiles”. Condición que se está repitiendo en muchos jóvenes del país vecino, que al desconocer del todo la mentalidad musulmana, se convierten en meros títeres, en tontos útiles de grupos terroristas que no titubearían un instante para deshacerse de ellos si lo requiriera su misión.

     Estos ingenuos “luchadores sociales”, quijotes posmodernos, dejan sus hogares con aire acondicionado y autos comprados por papá, para embarcarse en una aventura que les produce adrenalina (ya se hartaron de las montañas rusas y demás juegos). La cuestión es, que antes de meterse en un asunto que además de resultarles ajeno, es peligroso y conlleva graves consecuencias; desconocen la realidad, norman su opinión y deciden desde su mente occidental (ignorando del todo el pensamiento y conducta de los musulmanes, para los que ellos, los gringuitos, no son otra cosa que simples paganos, impíos a los que llegado el momento habrá que eliminar; así ordena la yihad).

      Todo parece indicar que el terrible atentado del 11-S en Nueva York sólo les sirvió para revisar pasajeros de avión y tardar el tráfico. Poco a poco han ido dejando entrar a los musulmanes a su país, a los que han dejado trabajos en áreas estratégicas (aeropuertos, correos, etc.) ¿no aprendieron nada del 11-S? ¿En aras de una tolerancia mal entendida han descuidado del todo su seguridad?

     No se debe olvidar tampoco que en los años ‘20 y ‘30 del siglo pasado, muchos norteamericanos eran antisemitas declarados. Universidades de prestigio como Princeton, Yale, Harvard y Columbia trataron de eliminar de sus aulas a los judíos. Antecedente que nos muestra que ante la maldad e inclinación negativa de los corazones no hay vacuna. Es un tema contra el cual hay que trabajar siempre, y la mejor medicina son la verdad, el respeto, la tolerancia y el conocimiento de la realidad. Mientras que el fanatismo y la ignorancia son caldo de cultivo para producir terroristas y malvados de toda ralea y tamaño (al igual que “tontos útiles”).

     Hace un siglo se creó la llamada “Ley Johnston-Reed” que limitaba drásticamente la inmigración de europeos del este y del sur, a los que los anglosajones consideraban inferiores. De hecho, el presidente Theodore Rooselvet llegó a expresar su inquietud por las oleadas de italianos, porque a su juicio “iban a pervertir la raza de los anglosajones”. Aunque, para ser precisos y objetivos, esa ha sido por muchos años la política migratoria de Estados Unidos, lo que obliga preguntarse ¿Qué pasó, porque abrir las puertas a los musulmanes fanáticos? ¿Acaso desconocen que su mentalidad es absolutamente contraria al mundo judeocristiano y occidental?

     La mayoría de judíos y cristianos ignora las grandes diferencias entre su religión (que en esencia es la misma), con el islam. El Dios de judíos y cristianos es un Dios que se revela y habla a su pueblo e hijos por medio de las Sagradas Escrituras. Un mensaje revelado en un lapso de 1,400 años, y que, aunque los autores humanos fueron muchos (todos judíos), carece de contradicciones, y el centro, es el rescate del hombre caído para restaurarle y salvarle eternamente. Un mensaje que redime y transforma para bien.

     En cambio, el Islam, es una religión inventada por Mahoma (Alá no tiene nada que ver con Yahwéh), con un mensaje violento para el que judíos y cristianos somos simplemente infieles contra los que hay que hacer la yihad (la guerra). Asunto que los seguidores de Mahoma ya empezaron en los campus universitarios de Estados Unidos. ¿Los sistemas de inteligencia de Estados Unidos dónde estaban?

     La realidad es que ya tienen a los terroristas en casa, y si no los paran a tiempo, cómo células cancerosas dañarán su cuerpo social. Así que el asunto de fondo no es el problema palestino. El verdadero problema es la yihad islámica, pues como escribiera hace algunos años uno de sus ex líderes: “Hamás islamizó el problema palestino convirtiéndolo en un problema religioso. Y este problema sólo podía ser solventado por medio de una solución religiosa, cosa que significaba que nunca podría ser resuelto, porque nosotros creíamos que la tierra le pertenecía a Alá. Punto. Fin de la discusión. Por tanto, para Hamás el problema último no era la política de Israel, sino la misma existencia del estado de Israel” (Mosab Hassan Yousef, Hijo de Hamás, Edit. Océano, pág. 57). ¿Más claro? Imposible.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo1950@gmail.com

Tiempo de lectura: 5 min

La banda de la 4-T no deja de sorprendernos. No hay día que su líder o alguno de sus integrantes no cometan algún delito, barbaridad o exceso a la vista de todos los mexicanos. Carecen de límites. Ausentes de ética, principios reales y formación de personas de bien, la inmensa mayoría de este grupo de tartufos disfrazados de ‘partido político’ no son más que vándalos y delincuentes. Sus hechos denunciados cotidianamente por la prensa lo confirman.

     La semana que concluye el funcionario federal encargado de los medios de comunicación (Jenaro Villamil), fue capaz de alejarse totalmente de la ley y la institucionalidad republicana, para subir un video en el que muestra sonriente, UNA CAMISETA DE LA SANTA MUERTE con su dedo huesudo callando las bocas y una leyenda amenazante: “Un verdadero hombre no habla mal de López Obrador”. ¡De no creerse! Y menos con la sonrisa cínica del funcionario.

     ‘La santa muerte’ no es una religión; es un culto satánico, propio de narcotraficantes y asesinos. Desde la teología, para el judeocristianismo la muerte no es santa, es una maldición, la consecuencia de la desobediencia del ser humano (por pretender independizarse del Creador). Y aunque podría extenderme al respecto (como teólogo profesional), al tratarse de un espacio periodístico, me limito a la crítica de los hechos.

     Todavía no salíamos del asombro, cuando un dizque senador oaxaqueño (ganar los votos para un escaño no hace senador a nadie), acompañado de un grupo de ¿amusgos, chontales, triquis…?, para los que cinco siglos de historia no son nada, ni tampoco les aprovecharon en absoluto; como perfectos salvajes y en un acto de esoterismo en las instalaciones del Senado de la República, en un ritual de brujería, sacrificaron una gallina en medio de danzas y extraños cánticos. ¿Esa es la profundidad de la 4-T y la Transformación que proponen? ¡En lo personal, paso, me dan náuseas su conducta y acciones!

      El führer de Macuspana se enoja porque millones de mexicanos califican su gestión como «narco gobierno», sin embargo, sus acciones, hechos y evidencias así les muestran ante la mayoría de los ciudadanos. Baste señalar que los gobernadores de Tamaulipas, Sinaloa, Zacatecas y Veracruz resultan impresentables (sin que eso exima a los otros gobernadores emanados de su secta política) toda vez que sus dichos y hechos les alejan de la vida republicana y el estado de derecho, para acercarles a las mafias delincuenciales, mientras que sus gobernados sufren la dura presión.

      El jueves pasado (25 de abril), en plena campaña para concejal de Morena en la alcaldía Benito Juárez de la capital, fue detenido Hugo Torres, por el asesinato de una persona (que era su amigo y compañero de partido) a quien privó de la vida en la colonia Portales.

      Seis mujeres asesinadas todos los días durante el mes de marzo son prueba plena de la corrupción e ineptitud de la Banda de la 4-T, que, dicho sea de paso, jamás debió llegar al poder. Desde este mismo espacio se dijo repetidamente que López Obrador y su gente no estaban capacitados. Cuando solo era presidente electo, escribí:

 

Si López Obrador no entiende que la opción viable para el nuevo aeropuerto para la capital del país está en Texcoco, la que recomiendan los que en verdad saben y pueden opinar, malo. Pero si esto no le importa y lo único que quiere es darse gusto a sí mismo y a la mafia de anarquistas que le siguen, peor. Estaríamos ante el parto de un futuro dictador” /Análisis y PROPUESTA, 27/Oct/2018).

 

     Una y otra vez se dijo en esta columna que las decisiones y declaraciones de López Obrador eran las de un dictador. El tiempo y los hechos han concedido la razón. El ensoberbecido hombre que habita ilegítimamente Palacio Nacional ha ido destruyendo día con día la vida republicana y los contrapesos de nuestra joven democracia. Tan solo esta semana se fue contra los ahorros de los viejos (AFORES) en un atraco propio de salteadores de caminos; contra el Juicio de Amparo; además de enviar un decreto para indultar criminales, todo, absolutamente todo con el beneplácito y ayuda lacayuna de los legisladores de MORENA, PT y VERDE, quienes traicionaron abiertamente a los ciudadanos que constitucionalmente deben representar, para convertirse en gatilleros legislativos oficiosos del dictador.

      Por si no fuera suficiente; López Obrador aceptó de manera pública realizar gestiones o acuerdos con grupos criminales: El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, reconoció este jueves que su Gobierno “ha buscado acuerdos” con grupos criminales de la frontera sur, que padece una ola de violencia por las disputas de cárteles del narcotráfico. “Se ha buscado la forma de llegar a acuerdos. Nosotros, la verdad, lo que exhortamos es a que no lleven a cabo actos ilícitos, eso es lo que hacemos, y cuidar a la población civil y no dejarnos intimidar por nadie, deben ellos entender que no se puede enfrentar la violencia con la violencia” (Agencia EFE, 25/Abr/2024).

      A confesión de parte, relevo de pruebas, reza la máxima jurídica. Para desgracia de todos los mexicanos de bien, defensores del estado de derecho, el orden y la buena administración de los recursos y bienes públicos, tanto el tabasqueño, como la auto llamada 4-T tienen ya una larga lista de cuentas pendientes con la justicia. Desde la cancelación del NAIM, hasta los mega derroches y atracos de las obras (inútiles) como el Tren Maya, la refinería Dos Bocas, el aeropuerto Felipe Angeles y otras más.

    Pero… ¿cómo podrían conducir adecuada y ordenadamente este país esta banda de anarquistas, campeones de marchas y manifestaciones, y enemigos jurados del estudio, la ciencia y el trabajo creador? ¿cómo? Imposible, el árbol se conoce por los frutos. Y los frutos que estamos viendo los mexicanos a unos meses de su partida, es que son apenas una secta esotérica vinculada a los cárteles criminales, a los asesinos que han segado durante su gestión más de 230 mil vidas humanas (ahora sabemos que hasta gallinas usan para sus ritos satánicos) con total impunidad.

      La cristiandad de nuestro país ha expresado de manera pública su condena contra el culto a la “santa muerte” promovido por algunos de los líderes de la 4-T y MORENA. El repudio ha sido de tal magnitud nacional que han logrado unir en sus declaraciones a católicos y evangélicos (hecho insólito), quienes declararon: “Representantes de las iglesias católica y evangélica señalan que el mensaje que da la prenda es de violencia y atenta contra los valores cristianos; llaman al respeto mutuo entre seres humanos…” (El Universal, 25/Abril/2024). Ciertamente, la prenda mostrada por el vocero del gobierno mostrando ufano y sonriente una playera satánica, propia de los asesinos que tienen ensangrentado al país, además de inadecuada y condenable, exhibe la bajeza de un régimen de corruptos, ineptos y satánicos.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo1950@gmail.com

Tiempo de lectura: 6 min

La maldad de López Obrador y su banda de la 4-T, tal parece que no tiene límite en sus felonías y corrupción. El lanzarse con total cinismo contra los ahorros de los viejos deja al descubierto la ambición insaciable de esta banda de forajidos que, bajo la máscara de políticos, y al no saber trabajar solo andar de revoltosos, al encontrar la enormidad del tesoro público (en todos los niveles): como poseídos se lanzaron frenéticos sobre el dinero de los mexicanos.

Su formación resentida, ególatra y enfermiza, enemiga del trabajo creador, por consecuencia carente de disciplina y valores, les imposibilitó desde siempre para los cargos públicos. No repetiremos lo que todos sabemos y padecemos con su arribo al poder. La lamentable y dolorosa realidad es que llegaron, y contrario a las propuestas de campaña y discurso impecable de AMLO a su llegada a la presidencia, apenas vieron el brillo del tesoro público se abalanzaron sobre él. El brilló del dinero les cegó la visión de “izquierda” que decían tener y su razonamiento se perdió para siempre. Para siempre, sí, lo que han hecho trajo consecuencias por demás graves que requieren reparación y castigo legal.

Tampoco comentaremos por esta ocasión los mega latrocinios que todos conocemos. Hoy nos concentraremos en otro más de sus incontables delitos en el gobierno, que, por la edad y condición de las víctimas, las agravantes le muestran ante todos los mexicanos como viles y vulgares asaltantes. ¡PRETENDER ROBARSE LOS AHORROS DE LOS VIEJOS (AFORES) les descubre como individuos de la peor calaña! El botín es mayúsculo: $ 40,000’000,000 millones de pesos.

Su ambición y ruindad, además de condenarles, les exhibe como una canalla sin escrúpulos, que en su perdida ambición consideran estúpidamente que nos pueden engañar a los mexicanos ¿En verdad son tan limitados (para no usar una palabra más apropiada) que piensan que nos pueden enredar en sus bajezas tan pueriles?

Queda claro (para los ciudadanos enterados) que han ido agotando los dineros públicos, que dicho sea de paso, los han tomado de todas partes: presupuestos, fideicomisos, desvíos y sobreprecio de dinero de obras y un largo etcétera, no pocos de forma ilegal (por tanto delictiva), y que todos estos derroches provocados por este enfermo mental que ocupa la presidencia de México para dar rienda suelta a su ambición satánica de poder, son, y están siendo parcialmente, un intento para engañar a los votantes indecisos haciéndoles creer que “ellos son buenos, que dan dinero a los pobres y a los jóvenes, que son la opción para continuar al frente del país”.

Lo que no les dicen es que para repartir tanto dinero (pensiones, becas, etc.) están recurriendo ya a los préstamos públicos, que, al final de esta orgía de ambiciosos, flojos y parásitos (para decirlo con dulzura) vendrá el cobro para todos los mexicanos. Pesadilla que ya vivimos con Echeverría y López Portillo, pero que amenaza con ser peor por cuanto aquellos gastaron más de lo que debían (pero las obras quedaron); en cambio, con López Obrador y su banda, solo se ha tirado la mayor parte del dinero, o se lo han robado esta banda de tartufos que gusta de hacerse pasar como “honrados”.

El líder de la banda ¿o es gabinete? siempre pide “pruebas”, pues casi desde que inició su desgobierno las acusaciones de corrupción contra él, su familia, y muchos de los que le rodean y le sirven lacayunamente, son cada vez más frecuentes y escandalosas. En cualquier país medianamente democrático, con los dos libros de Elena Chávez (El rey del cash, y El gran  corruptor), así como el de Pablo Hiriart (El Destructor): textos en los que abundan narrados hechos delictivos cometidos por AMLO y su gente, serían más que suficiente para  apartarle de la presidencia y someterle a serias investigaciones.

Pero no, la impunidad para él y la banda de la4-T ha sido total. En las páginas de los valiosos y valientes libros citados, se lee uno de los métodos recurrentes del tabasqueño para evadir directamente la responsabilidad de tantos latrocinios y extorsiones. Todos sus lacayos sabían su advertencia: “¡Si te cachan te echas la culpa!”

Así que con semejante historial de mega saqueos, corrupción e impunidad total, ahora pretende el dictador llevarse nuestros ahorros (incluidos los de quien esto escribe); gravísimo delito con agravantes aumentadas por tratarse de viejos con limitaciones de diversos tipos, sobre todo de movilidad (pero con derechos permanente sobre sus ahorros) que el gobierno está obligado a proteger. No a robárselos.

Habrá de señalarse, además, que EL AHORRO DE LOS VIEJOS NO ESTÁ OLVIDADO, ¡NO, NO SE EQUIVOQUEN!, los anteriores gobiernos y el actual los dejaron con tal cantidad de candados (requisitos legaloides) y trámites burocráticos para hacer el retiro de sus ahorros, que enfadan y abruman a quien camina por el último tramo de la vida. Y estos desalmados y delincuentes pretenden ahora quedarse con nuestros dineros. ¡No jamás, NO LO PERMITIREMOS!

     En lugar de robárselos con semejante cinismo, lo que debe hacer el Congreso es legislar PARA QUE LOS VIEJOS PODAMOS RECOGER NUESTRO DINERO DE FORMA MÁS SENCILLA, que le quiten tanto trámite y tanto candado, pues hasta ahora sólo somos números y cifras para que se adornen los gobiernos en turno. Pero no personas que con nuestro trabajo, esfuerzo. e inteligencia dejamos un país y un mundo en mejores condiciones para las nuevas generaciones. Pretender López Obrador y la Banda de la 4-T ROBARSE NUESTROS AHORROS (AFORES) debe considerarse un delito grave, una ofensa para quienes forjamos y sostenemos parcialmente el México moderno. Convertirse en asaltantes de viejos no tiene nombre. Ya bastalos pocos senadores y diputados (que en la Constitución representan al verdadero pueblo —no a la secta de Obrador—) en un acto de dignidad republicana deben renunciar a las órdenes del dictador y salir en nuestra defensa. ¡Dios y la historia les juzgarán por sus hechos, no por su fidelidad al Führer de Macuspana!

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo1950@gmail.com

Tiempo de lectura: 5 min
Page 2 of 1451234102030...Last »