SIN JUSTICIA, NO HAY PAZ NI LIBERTAD

Nos hemos ido sumiendo como nación en el pozo de la decadencia. Nunca antes se había hablado tanto de corrupción como en el presente y nunca había llegado ésta a los límites que se encuentra, ni qué decir de la violencia, los asesinatos y la inseguridad en general. Ríos de sangre han corrido en lo que va del siglo y casi toda derramada al amparo de la impunidad.

     En una esquizofrenia total se clama a gritos para que se detengan los crímenes y al mismo tiempo el estado, ONG’S y demás, invocan los derechos humanos en prevención y protección de los criminales, dejándose a las víctimas y a los dolientes sin justicia y en impotencia total.

     México es el reino de la impunidad, ni el gobierno federal, ni los estatales, ni los municipales hacen nada efectivo por detener esta avalancha sangrienta que enluta año con año decenas de miles de hogares. En lo que va del siglo XXI nuestro país pareciera ser un país de asesinos y narcotraficantes. Duele mucho escribirlo, y no es así, pero visto desde fuera y en muchos sectores de la población, así pareciera ser y así es en verdad. Hay pueblos enteros donde su gente son asesinos y delincuentes.

      Y no fue por generación espontánea, y aunque como teólogo distingo con claridad un factor de origen, como periodista debo señalar que ha sido el relajamiento, debilitamiento y desinterés del estado mexicano en todas sus instancias (por aplicar la ley) lo que ha permitido que esta vergüenza y calamidad nacional nos aflija de costa a costa y frontera a frontera; aún, cuando muchos medios corruptos le hagan el juego a los gobiernos y un día digan una cosa y al siguiente le acomoden. La realidad es eso: realidad.

     Parte de ese relajamiento obedece a una mal entendida separación de poderes, a una ignorancia supina del Poder Judicial (federal como estatales) de su rol social, así como a una condenable indiferencia de los Poderes Ejecutivo (federal y estatales); los primeros por convertirse en meros burócratas chambones ―y no pocos en mercaderes de la justicia― olvidando de manera total que su función básica y trascendente es IMPARTIR JUSTICIA; mientras que los segundos, encogerse de hombros y dejar que cada quien haga lo que le venga en gana, aunque como todos los mexicanos sabemos, no pocos de estos virreyes de opereta se han dedicado a amasar insultantes fortunas que ni ellos ni sus estigmatizadas familias se podrían gastar jamás.

     Las advertencias certeras del entonces candidato Luis Donaldo Colosio (emanada la siguiente de los Evangelios) cada vez suenan más fuerte sin que secretarios, jueces, magistrados y ministros quieran oírlas. De hecho, es probable que la mayoría las desconozca pues si no leen ni los expedientes, mucho menos se darán por enterados de la denuncia de este mártir de la democracia: “¡Veo un México con hambre y sed de justicia!”

     La sociedad mexicana se encuentra profundamente agraviada a causa de tanta violencia e injusticia, dolida por los abusos de tanto funcionario prepotente, indiferente a sus necesidades y reclamos, de las legiones de inspectores y policías corruptos y extorsionadores, de otra manera no se podría entender que hayan votado por un candidato que carece del perfil adecuado para la presidencia, pero que les prometió hacer lo que ellos les han negado hasta ahora. El cansancio y el hastío se hicieron presentes en las urnas.

     Un dato simple: en lo que va del año 2018 y según datos de las Cámaras patronales en Jalisco, los delitos en contra de sus agremiados han aumentado en un 60 por ciento.

     ¿Para qué sirve la enorme cantidad de policías municipales, estatales y federales? ¿Para qué sirven tantos y tan costosos juzgados penales, estatales y federales, si tenemos en Jalisco una impunidad de casi el 99 por ciento? Resulta una soberana estupidez y un acto supremo de ofensa a los ciudadanos, tutelar celosamente los derechos de los delincuentes, sin antes hacer justicia a las víctimas y asegurar la reparación del daño.

      En la mayor parte de los casos tenemos jueces de adorno, de utilería, individuos que no quieren comprender su función social a la cual no ligan jamás con el quehacer público y el buen funcionamiento de la República. Pedir que conozcan el Contrato Social como nos enseñaron en la facultad de derecho (U de G.) en los años ’60 quizá sería mucho pedir pues es probable que no sepan ni quien es J. Jacobo Rousseau, mucho menos Thomas Paine.

       Por si no fuera suficiente para México este cuadro de desgracia e injusticia suprema, los demócratas del país vecino (durante el ejercicio del poder) movieron y presionaron al gobierno mexicano para que implementara el modelo judicial que ellos tienen, pues la idea era que en un plazo no muy lejano nos uniésemos Canadá, Estados Unidos y México al estilo de la Unión Europea. No contaban que el señor del copete naranja le arrebataría la presidencia a Hillary Clinton.

     Un modelo (Nuevo Sistema Penal Acusatorio) totalmente inútil e incompatible con la idiosincrasia del mexicano (tan proclive a mentir) y que solo ha servido para que la impunidad crezca y amenace con el caos total (que dejaría al país en manos de la delincuencia al carecer de un estado fuerte que ponga orden y haga valer la ley).

     Y es que, mientras que en las Procuradurías (o Fiscalías, es lo mismo) no avanzan las averiguaciones hoy llamadas “carpetas de investigación” y la mayoría se archiva o se detienen a gusto de ciertos litigantes poderosos (acrecentándose hasta el infinito la impunidad); los jueces de control, al menos la mayoría, juegan a ser jueces gringos a través de la tecnología de las salas, exigiendo formalidades que ni ellos guardan en su presentación personal, mucho menos en sus acciones, pues los ofendidos o denunciantes van en busca de justicia ¡JUSTICIA!, no a prestarse a farsas legaloides de juicios que solo existen en la fantasía judicial, una fantasía lesiva para la República y para la estabilidad nacional.

     Digámoslo abiertamente, no se necesitaba de un nuevo sistema penal, se necesitaba simplemente que se hiciera valer la ley y pusiera un alto a jueces y policías que se habían desviado de sus deberes. Mientras no haya un gobierno que ponga orden, no existirá sistema judicial alguno que sirva en un país donde a los impartidores de justicia solo les importa su cheque (y a otros los negocios).

     Algo más, la democracia es mucho, pero mucho más que las elecciones, es un sistema donde la sociedad vive armónicamente bajo el imperio de la ley. Punto. Nos despedimos entonces con las palabras de Alexis de Tocqueville: “Aquellos que consideran el sufragio universal como una garantía de la bondad de la elección son unos ilusos. El sufragio universal tiene otras ventajas, pero no ésa”. (La Democracia en América, Alianza Edit. pág. 187). Las elecciones fueron una petición generaliza de justicia, sin la cual no hay ni paz ni libertad.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

NUEVOS GOBERNANTES ¿REFLEJO DEL PAIS?

En lo personal jamás creí que López Obrador ganara las elecciones, las encuestas no me decían nada, carecen de credibilidad, el que paga manda, dice el viejo refrán, y el mundo político mexicano (que incluye medios, publicidad, encuestadoras, etc.) no se caracteriza precisamente por su ética. Los resultados de las encuestas en 2012 y 2015 son prueba irrefutable de su falta de confiabilidad ¿Por qué creer en ellas ahora sí, porque AMLO o sus ‘amigos’ las pagaban? (obviamente que del bolsillo de los mexicanos).

     En fin, el resultado con todo y la sorpresa, lo cierto es que le favoreció y así es la democracia, se gana y se pierde (aunque él y sus seguidores no saben perder, siempre se dan a robados). La cuestión es que con carro completo lo cual provoca temores bien fundados: unos venidos de nuestra historia, los otros de la tentación que puede producir esta situación a un hombre autócrata como Andrés Manuel (aunque desde el lunes 2 de julio ya todo mundo le vea solo bondades al que un día antes era un peligro para el país ¡Cosas veredes, Mío Cid!).

     Ahora bien, la metamorfosis sufrida el domingo de las elecciones por López Obrador, es semejante a la salida de la pluma de inglés Robert L. Stevenson. Y es que de pronto el agresivo Mr. Hyde se convirtió en el honorable Dr. Jekyll.

     El discurso en el Hotel Hilton resultó impecable, propio de un demócrata, de un defensor de las instituciones y el orden público, que de no conocer el testimonio de AMLO, lo más posible es que hubiera atrapado mi simpatía. Sin embargo la experiencia de la vida, pero sobre todo, el conocer de tantos años la conducta pública del presidente electo obligan la duda. Esperar que sus palabras tengan el aval de las acciones para ser creídas. Antes no, jamás.

     Como decía pues al principio, los resultados de las elecciones me produjeron una sorpresa, aunque viéndolo bien, como afirma la sabiduría popular “la cuchara saca lo que hay en la olla”. No podemos esperar un voto producto de una sociedad políticamente madura, cuando en ese sentido vamos en franco retroceso y redes sociales y rumores se han convertido en el menú de las masas. Historia, análisis, y reflexión, son ejercicio de unos cuantos antes de votar, cuya suma no cuenta frente a la masa justamente indignada, contra las multitudes manipuladas (que se tragaron el cuento de que el PRI es el monstruo causante de todos los males de este país; ignorando entre otras cosas, real o voluntariamente, que desde AMLO y la mayor parte de su plana mayor son expriístas, aunque claro, el agua bendita de su líder ya les purificó de toda corrupción en la que se hayan visto involucrados; además de que la putrefacción de este cáncer que ha llegado a la metástasis se encuentra en todos los partidos políticos por cuanto se integran por humanos, corruptos, claro está).

     La semana pasada recordamos al primer ministro italiano Aldo Moro, cuyo último artículo publicado en el diario Il Giorno, afirmaba lo que acabamos de decir en el párrafo anterior, que la cuchara saca lo que hay en la olla: “Lo cierto es que ni en tiempos normales ni en tiempos de crisis sociedad y clase política son tan diferentes ni tan contradictorias como a veces se afirma con cierto simplismo y quizá con malicia. El personal político es el reflejo del país tal como es” (3 de marzo de 1978).

     Si se revisa la lista de los senadores y diputados que se subieron al carro del ganador AMLO, hay nombres como el de Nestora Salgado y Napoleón Gómez Urrutia, por mencionar algunos, que en tiempos normales y en una sociedad con un pensamiento informado, sano, equilibrado y donde reinara la ley, sería imposible que individuos con semejante perfil e historial llegasen al Senado, en todo caso a la cárcel. ¿Estamos tan mal que la advertencia de Moro en su artículo se ha convertido en vaticinio cumplido?

     En lo personal no creo que estemos tan mal. Es demasiado exceso. De ahí que el presidente electo tendrá que mostrar lo antes posible que este tipo de alfiles no son para dar el jaque mate a la República Mexicana y que no existe ningún temor de un cambio de rumbo hacia la temida dictadura. Que sus palabras y propuestas en búsqueda de la unidad (que el mismo resquebrajó con su conducta y agresivas palabras muchas veces también a través de sus seguidores) son sinceras y no se trata de una mera ‘luna de miel’ artificial producto de la transición política.

     Ciertamente la unidad política de un país no es tarea sencilla, de ninguna manera, es un asunto por demás complicado que conlleva un enorme esfuerzo de todas las fuerzas políticas y la sociedad en conjunto. Pero como escribiera Aldo Moro con esa precisa y clarísima visión:

―“Llegar a la unidad comporta una gran comprensión de los hechos, una visión conjunta, la busca de equilibrios justos, y un verdadero esfuerzo de organización… repitámoslo, no se trata de alquimia, de artificio, de cortinas de humo, sino de una reflexión seria sobre los elementos en juego, de una busca de compatibilidad, de una valorización y de la unidad de la diversidad.

     Y si a la dificultad de la composición del marco social se añade la instauración de relaciones inusitadas ―y por ende difíciles de imaginar, de construir y de hacer aceptar― se tiene el derecho de pedir al país, aunque tenga razones para estar inquieto, que comprenda una labor aparentemente nimia, que justifique cierto ritmo, y que confíe en el esfuerzo que se realiza para enfrentar una situación difícil que implica una elaboración política de cierta sutileza” (Giorgio Campanini, Biografía de Aldo Moro, Ed. Gedisa, España 1989, págs. 137-138).

     Así que dependerá del propio presidente electo y de su gente que los mexicanos que no votamos por él creamos a sus palabras. La unidad y destino de la República está en sus manos, sus deberes legales y morales son muchos y para todos (no solo con los suyos pues no se votó por el presidente de Pejelandia, sino de todo México). Es tiempo de mostrar su verdadero valor, justicia y honradez, pues de farsantes, corruptos y mentirosos los mexicanos estamos hastiados.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

Y TODAVÍA SOPORTAR ESTO ¿QUÉ SE CREEN?

Han llegado demasiado lejos. La arrogancia, violencia, el descuido absoluto en las acciones y el lenguaje entre muchos de la clase política, exhibe un cuadro desagradable, por no decir repugnante, en el que como se aprecia, la inmensa mayoría no entiende los asuntos elementales de la política, la cual confunden en simple negocio para enriquecerse y hacerse del poder lo más pronto posible, asociándose a la manera de pandillas lo que antes eran partidos políticos, distorsionando y corrompiendo una actividad tan importante y necesaria para todos los pueblos como es la política.

     Nos recetaron una laaaaarga y costosísima campaña electoral, que en el caso de ya sabes quién, duró dieciocho años, derrochándose entre todos, decenas de millones de pesos tirados literalmente a la basura pues nadie se interesaba en sus anuncios (58 millones 536,576 spots que tenían a los mexicanos hartos con sus banalidades, mentiras y en no pocos casos, estupideces); dinero que hizo falta en hospitales, agua potable y otras urgencias sociales. ¿Cómo aceptar que en Jalisco muchos pacientes no eran atendidos de sus problemas de riñón (diálisis), como también por falta de medicamentos o materiales quirúrgicos, mientras que todos los días se tiraban a la basura  —bueno, a los bolsillos de los dueños de los medios de comunicación— esos dineros que hacían falta en atención para el pueblo. Ese pueblo al que quitan esos recursos para dárselos a próceres que no solo tienen pies de barro como la estatua vista por Nabucodonosor, sino que todos son de barro, peor aún, mal hechos, toscos e impresentables en muchos casos.

     Así que haber visto y escuchado a la dizque Yeidckol Polevnsky Gurwitz (que en realidad se llama Citlatli Ibañez Camacho, —en 1968 que entré a la Facultad de Derecho de la U. de G.. me enseñaron que estaba prohibido cambiarse el nombre pues presuponía la intención de evadir responsabilidades y cometer ilícitos—) quien, en una rueda de prensa, con insoportable petulancia y en una pose de perdonavidas (si fuera realmente presidenta de un partido político se comportaría como tal, pero no, se exhiben lo que son, simples testaferros) se atrevió a decir: “Yo soy presidenta de Morena y yo si me voy a meter y voy ir al fondo. ¡Que no se atrevan a querer un fraude porque sí se van a encontrar con el diablo” (El Financiero, 29/Jun/2018).

     ¿De qué habla esta señora? ¿Cuál fraude, acaso ignora, que no es de creerse, los cambios y mecanismos electorales que le han costado tantos años y dinero al país para que esto ya no ocurra, que tal cosa ya no es posible? Es obvio que al sentir perdida la elección a pesar de tantas mentiras, de pagar múltiples encuestas y legiones de guerrilleros en la red (para sembrar mentiras a favor de ya sabes quién, gatilleros cibernéticos que hubieran hecho palidecer de envidia al mismo Goebbels) perdió toda compostura y dejó salir a la anarquista que mora dentro.

      Está rotundamente equivocada esta mujer, así como muchos otros políticos y candidatos de otros partidos. Los ciudadanos no somos ganado ni estamos marcado con fierro como si fuésemos propiedad de establo alguno. Hablan de democracia, pero se comportan como casas reales que se estuvieran disputando a súbditos sin derechos ni valor alguno. No se equivoquen, somos personas con dignidad, derechos y pensamientos propios y como tales les merecemos todo respeto; quizá algunos no entienden esto a causa de su soberbia y patanería congénita, pero están obligados a hacerlo. Cuando menos a intentarlo.

     Thomas Paine, el revolucionario de América y Europa en el siglo XVIII condenaba todo tipo de insolencia en el poder público: “Un gobierno insolente es despótico, pero cuando se le añade el desdén se convierte en algo peor, y pagar por ser desdeñado es el extremo de la esclavitud”(Los derechos del hombre, FCE, pág. 134).

     Aldo Moro, catedrático, legislador constitucionalista de Italia y dos veces primer ministro de ese país (a quien algunos comunistas violentos asesinaran), advertía también acerca de la insolencia y cómo debe de ser el comportamiento de los políticos: “La insolencia y el desorden han interrumpido en la vida social, de manera nueva o con formas nuevas… —como lo acaba de hacer la presidenta del partido de referencia— Las conclusiones políticas deben ser tratadas con la necesaria mesura y prudencia. Quienes tienen la responsabilidad de comprender, de proponer, de dirigir, y quienes podrían ser legítimamente acusados de complicar lo que es simple, deben actuar con más prudencia y mesura que otros… teniendo en cuenta que en política nada es simple y, por el contrario, todo es complejo. Pero lo que es complejo es igualmente susceptible de desarrollos positivos” (artículo de A. Moro titulado “Para vencer la violencia”, 27/mayo/1997, y publicado en el diario Il Giorno).

     Al escribir este artículo todavía no se celebran las elecciones y esta mujer, su patrón y sus huestes, salen con semejantes insolencias que no podemos admitir. De ninguna manera. El pueblo mexicano está harto de tanto vividor del erario a cuya ubre se le han pegado toda clase de alimañas (sin distinción de partido), de legiones de hombres y mujeres enfermos del corazón y de la cabeza que se creen próceres esperados cuando son simples ambiciosos de poder y dinero que solo han sumido al país en la desesperación, violencia y pobreza, aunque en muchísimos casos, son seres violentos alérgicos al trabajo y enormemente productivos en la destrucción.

      Así que lo que menos necesitamos ahora son amenazas, ni de esta mujer, ni de nadie, menos de la clase política. México requiere de los mejores ciudadanos, de hombres y mujeres de bien, capaces de someterse al imperio de la ley y de llegar al cargo, someter a ese imperio a la fauna delincuencial que azota al país de frontera a frontera y de costa a costa. El pueblo agobiado y cansado eso espera, no insolencias y amenazas de quienes pretenden equivocadamente el poder a la fuerza.

NUEVO LIBRO

     Hago del conocimiento de mis amigos y lectores en general, que he publicado mi nuevo libro titulado «PERIODISMO PARA GOBIERNOS SORDOS» el cual lo pueden adquirir en la cadena de Librerías Gonvill o directamente con el autor (basta enviar un correo a mi dirección electrónica que aparece al final). Espero que la lectura sea de su interés y agrado. En cuanto a las elecciones, quiera Dios (no creó en Alá, por eso no digo ojalá) que quienes voten usen la inteligencia y no las vísceras pues el destino de México está de por medio.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

ESTO ES MORENA

Origen muchas veces es destino, que en el caso del falso partido llamado MORENA, y digo falso porque tiene dueño, lo que no tiene es ideología, y menos de izquierda, ya que se trata de una agrupación integrada básicamente por anarquistas (empezando con MALO) a la que se han agregado delincuentes de todo tamaño, maistros de la CNTE (que suena como pleonasmo por cuanto son delincuentes), vándalos, marchistas profesionales, vividores, ex presidentes del PAN, resentidos sociales y demás.

     En primer término, habrá que señalarse que su nombre MoReNa(Movimiento de Regeneración Nacional) obedece a la admiración que López Obrador le profesa a Ricardo Flores Magón; un anarquista de la época revolucionaria, dueño con sus hermanos de un periódico llamado justamente así: «REGENERACIÓN»– Hombre al que nadie daba gusto y sólo él se sentía apóstol de los desposeídos (Ley de grupo).

     Un individuo espiritualmente impío, sin respeto por nada ni por nadie (excepto por él mismo), al que en su confusa mente solo cabía la idea de redimir a los pobres, aunque para ello tuviera que pasar por todos y por todo sin importar las consecuencias. Su ataque continuo contra lo que él llamaba la «trilogía maldita» concede una idea de quien era este falso apóstol (al que tanto idolatra López Obrador); trilogía compuesta, según su mente y corazón enfermos, por «el Capital, la Autoridad y el Clero».

     Y para que el lector poco enterado de quién era Ricardo Flores Magón y cómo pensaba, le anexamos algunas frases de este hombre de palabras y actos violentos, publicadas en su periódico Regeneración (del que MORENA toma su nombre) pero que era en realidad el órgano oficial de los anarquistas:

El hombre que ajusta sus actos a la Ley podrá ser, a lo sumo, un buen animal domesticado; pero no un revolucionario…”. “La Ley es un freno, y con frenos no se puede llegar a la libertad. La Ley castra, y los castrados no pueden aspirar a ser hombres” (Regeneración, 10/Sept/1910).

“Queden, pues, la Ley y el Orden para los conservadores y farsantes” (Regeneración, 12/Nov/1910).

“He recibido insinuaciones de muchos maderistas… para que acepte algún cargo en el llamado gobierno ‘provisional’, y el cargo que se me dice acepte es el de Vicepresidente de la República. Ante todo debo decir que me repugnan los Gobiernos” (Regeneración. Ricardo Flores Magón, La Revolución Mexicana, Editorial Grijalbo, México 1970, pag. 21).

“Sabedlo de una vez: derramar sangre para llevar al Poder a otro bandido que oprima al pueblo es un crimen… han fecundado… en el pueblo una sola ambición: la de un cambio en los hombres del Gobierno. Ya no se soporta a los hombres actuales; se les odia con toda la fuerza de un odio por tanto tiempo comprimido” (Regeneración, 3/Sept/1910).

“El cristianismo vino después a agravar la situación de la mujer con el desprecio de la carne. Los grandes padres de la Iglesia formularon los rayos de su cólera contra las gracias femeninas; y San Agustín, Santo Tomás y otros santos, ante cuyas imágenes se arrodillan ahora las pobres mujeres, llamaron a la mujer hija del demonio, vaso de impureza y la condenaron a sufrir las torturas del infierno” (Regeneración 24/Sep/1910).

“La República burguesa ya no satisface a los hombres inteligentes y de buena fe… La República burguesa es un cadáver…  El deber de los verdaderos revolucionarios es cavar una fosa y arrojar en ella a la república burguesa” (Regeneración, 11/Feb/1911).

“No queremos luchas fraticidas, no queremos sangre, no queremos guerra’, dicen los timoratos… ¡Qué horror! En verdad, compañeros, nada tiene de agradable el espectáculo que ofrece la guerra; pero la guerra es necesaria” (Regeneración, 17/Dic/1910).

“Mientras se reconozca el derecho a la propiedad individual, el proletariado será esclavo de las clases ricas e intelectuales”(Regeneración, 15/Abril/1911).

“Los liberales radicales vamos a expropiar a la clase poseedora, durante ese grandioso movimiento, y a sangre y fuego, la tierra y la maquinaria de producción para el libre disfrute de todos y cada uno de los habitantes de México” (Regeneración, 3/Jun/1911).

“¿Quiere paz la burguesía? ¡Pues que se convierta en clase trabajadora! ¿Quieren paz los que la hacen de autoridad? ¡Pues que se quiten las levitas y empuñen, como hombres, el pico y la pala, el arado y el azadón!”(Regeneración, Ibid, pág. 109)

“Esa es nuestra tarea, hermanos de cadenas: aplastar al monstruo, por el único medido que nos queda: ¡La violencia!… Desheredados: nosotros somos los más: ¡nosotros triunfaremos!… Camaradas: nada logrará que los mexicanos se aparten de la lucha… ni la amenaza de los esbirros de ese pobre payaso que se llama Francisco I. Madero”(Regeneración, Ibid, pág. 111).

“El único medio, el medio eficaz que tiene que emplear el desheredado de todo el mundo para destruir el sistema actual, y es este: el fusil, la dinamita y la expropiación” (Regeneración, Ibid, pág. 116).

     Este era el pensamiento de Flores Magón, publicado en su periódico REGENERACIÖN del cual López Obrador tomó el nombre para su negocio personal (eufemísticamente llamado “partido”) haciendo suyas también las propuestas. Su testimonio de vida así lo comprueba, y aún cuando en este proceso electoral se haya vestido con piel de oveja(engañando a muchos ingenuos y desinformados) no deja de ser un lobo. Un simple anarquista, el de siempre.

     Su unión con los violentos maistros delincuentes de la CNTE, con los ayotzinapos, con el prófugo Napoleón Gómez Urrutia, con la “comandante” Nestora Salgado, con tantos y tantos individuos y grupos caracterizados por la violencia y la improductividad, que se sienten robados de los que trabajan pero que al trabajo jamás le entran (claro, para trabajar se requiere de ser hombre de verdad, íntegro, comprometido con su familia y el país) son la prueba fehaciente de quién es López Obrador y qué es MORENA. El destino de México está de por medio y el voto es el que define ese destino. Enhorabuena que los ciudadanos decidan su voto con el cerebro y no con el estómago, con conocimiento y no con manipulación mediática o de otro tipo.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

INUNDACIONES: ALFARO, LEMUS, ET AL

Las Sagradas Escrituras, advierten, y nunca fallan: “¡La ambición matará al impío!”, claro que nuestros próceres como dioses balines bajados, no del Olimpo griego, sino del cerro de Tonalá, negarán cualquier relación de sus dizque ‘gobiernos’ (que no son más que mega negocios trianuales) con las inundaciones de la semana pasada, sin embargo, contra las evidencias no hay argumentos válidos.

     Los videos que todos vimos y que circulan en youtube y las redes sociales son constancia irrefutable, prueba plena contra lo que no hay nada qué decir, excepto callar, meditar y aceptar. Y por supuesto, enmendar.

     Los que nacimos en Guadalajara, que conocemos, y bien la ciudad, sabemos que el arroyo de Los Colomos, al que hoy se le nombra extrañamente “el canal de Avenida Patria”, en el tiempo de aguas solía convertirse en río. Hagamos un poco de memoria, hasta finales de los años cincuenta y principios de los sesenta, Guadalajara se terminaba un poco antes de lo que hoy es la glorieta a Colón, hasta ahí llegaba la recién inaugurada Av. Américas para continuar como carretera vieja a Zapopan.

     Sí, una vieja carretera empedrada de un carril por sentido. La colonia Providencia no existía y el Bosque de los Colomos se iniciaba al borde de la añeja carretera, valga decir que frente al local que actualmente ocupa una agencia de vehículos Ford, pero que entonces era potrero, había una enorme arboleda (integrada mayormente por eucaliptos) en la que rentaban caballos.

     Desde ese sitio hasta el pueblo de Zapopan no había nada, excepto dos puentes, el primero un viejo puente de cantera para un arroyo que en la actualidad entra hacia el Country Club, y el segundo para que la carretera librara el arroyo-río de lo que hoy es avenida Patria (pero que antes era el lecho de ese río).

      En mis aventuras infantiles y juveniles muchas veces fui con mis amigos a ese arroyo (cuando no estaba crecido) a atrapar pescaditos. Es un hecho que la gente de antes le tenía pavor a los arroyos y ríos crecidos pues se sabía de la muerte y destrucción que sembraban. Hoy parece que la experiencia milenaria de los viejos fue suplida por el interés del dinero (sin importar las consecuencias).

     Construir en el lecho del rio un centro comercial (Plaza Patria) fue un desatino, que si no se inundó desde el principio, es porque aguas arriba no estaba construido todavía y por casi tres décadas no se construyó. ¡Ah, pero vinieron los gobiernos del cambio, lo que quitaron a los que nunca hicieron nada en 70 años, los que con honestidad hacían más, los que se subieron los sueldos a niveles nunca visto para ‘no robar’, etcétera, etcétera, y ándale que comenzaron a dar premisos de construcción a diestra y siniestra, Claro, aquello se convirtió en un negocio multimillonario en el que la prensa callaba y no presionaba y entre gobernantes y constructores (dominados ambos por la ambición) desoyeron la advertencia de Jesucristo: “…El hombre insensato que construyó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos… y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó” (Mat 7:26-27).

     Pero, ¿qué son para esta elite ambiciosa las advertencias Divinas? Para ellos nada, sin embargo, su cumplimiento siempre será puntual pues no dependen de si cree en ellas, sino del que las dijo. Punto.

      En lo personal me llama la atención la manera de resolver y buscar soluciones de las nuevas generaciones (se incluye políticos, medios y señores del capital). Buscan a quien echar la culpa, cuando solo es de los primeros y de los terceros; en cuanto a permisos y construir donde no se debía a los primeros, ya que a los segundos de plano mejor me guardo mi comentario.

     Cuando Enrique Alfaro andaba tras la presidencia municipal de Guadalajara una de sus principales promesas fue que terminaría con las inundaciones ¿de veras? ―Imagínese el lector, qué sucedería si este hombre tan ligero de palabras llegara a la gubernatura ¡Dios nos libre!

     Adentrándonos en el tema y como saben mis amigos y asiduos lectores, no me gusta decírselos, pero se los dije. Repasemos algunos párrafos escritos hace algunos años:

“Los entonces presidentes municipales panistas Fernando Garza, Emilio González, Alfonso Petersen y demás ‘próceres’, comenzaron a hablar y promover el crecimiento ‘vertical’ de Guadalajara. Ese era el futuro (según ellos). La quintaesencia de la construcción para el siglo XXI…

     El problema de fondo es que cegados y dominados por el culto al ‘becerro de oro’, alrededor del cual danzan frenéticos para hacer fortuna lo más pronto que se pueda: unos y otros menosprecian e ignoran que las bases y servicios de la ciudad (y su zona conurbada) fueron hechos y diseñados para otro tipo de ciudad, por tanto para otras necesidades, entre las que nunca se contemplaron los grandes edificios (comerciales, hoteleros o departamentales).

    En su enfebrecimiento monetario que sin duda les hace perder la cabeza (valga decir al respecto que en estos días corrieron al secretario de obras públicas del Ayuntamiento de Guadalajara, así como al vocal ejecutivo de la COPLAUR por haber otorgado cuando menos 1,200 permisos de construcción de manera irregular y miles de cambio de uso de suelo también de manera irregular); olvidan de manera absoluta e irresponsable que en dos décadas no se ha construido infraestructura hidro sanitaria, acorde a sus descabellados planes.

     Los enormes edificios (Hoteles Riu, Fiesta Americana, etcétera, así como los conjuntos de Plaza Andares y demás adefesios urbanos) son insaciables consumidores de agua potable de las redes urbanas, como también arrojan ríos constantes de aguas negras. El gravísimo problema es que las redes de agua potable son muy antiguas y para necesidades mucho menores y los colectores que hay en Guadalajara los construyeron los gobernadores Francisco Medina Ascencio, Alberto Orozco Romero y Guillermo Cosío Vidaurri ¿Quieren una ciudad ultra moderna y vertical cuando los servicios hidrosanitarios son para otra época y otras necesidades urbanas totalmente distintas?” (Análisis y Propuesta, 15-21 de febrero de 2014).

     Así que, no hay porque sorprendernos de las inundaciones, se habían tardado. La ambición de gobernantes municipales y constructores (con la anuencia, desinterés, o incapacidad de los medios) son causa directa de lo que sucede. Ambición desmedida a la que se han de agregar otros factores, como la venta de áreas verdes, que además de servir de pulmón a la ciudad, captan parte de las lluvias pero que al no tener donde filtrarse (por haberse vendido), corren completas por calles y avenidas pavimentadas convirtiéndose en ríos que arrasan cuanta persona o cosa encuentren a su enfurecido paso.

     Los constructores guardan silencio, son buenos para acusar de corruptos a los gobiernos (que lo son), pero a la hora de recoger culpas como buenos fariseos disimulan. En tanto que los gobernantes, que ya no lo son, se han convertido en simples negociantes de los bienes públicos, perdidos a causa de su ambición. Valga decir que mientras que gobiernos municipales como los de Don Arnulfo Villaseñor y otros se dedicaron a adquirir terrenos para el patrimonio colectivo (pensando en parques, escuelas, unidades deportivas, etcétera), Enrique Alfaro apenas llegó al poder se dedicó a la venta de terrenos municipales que nunca debió tocar. Y es que, urgidos de áreas verdes que mitiguen los daños ambientales y filtren las aguas, Alfaro, Lemus, et al, se han perdido en su ambición, ambición que se refleja en inundaciones, calor, tráfico insoportable, etcétera.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

A JUÁREZ NO, A MADERO SÍ, ¡Y MUCHO!

Bien dice el viejo refrán español “que lo que Dios no da, Salamanca no lo presta”. Pero si sabe que lo suyo no es la cultura, que pensar le cuesta un esfuerzo tremendo (para desesperar a cualquiera a causa de su lentitud en hilar ideas) y, aun así, ponerse a comparar con Juárez y Madero, francamente es un desatino. De nada le sirvó el séquito de acólitos laicos, la cofradía dueña la ‘intelectualidá’ mexicana dijera el propio mesías de Macuspana. Aunque bueno, después de escuchar a la Poniatowska declarar que “lo que sabe de marxismo es gracias a Rius” (por leer Marx para principiantes), nos podemos dar una idea de cómo andan las cosas del intelecto en México.

     Y es que Andrés Manuel López Obrador, se quiera o no, tiene vocación de prócer. Nunca ha trabajado en nada y en los últimos 18 años viaja todos los días, come y vive bien y los mexicanos no sabemos de donde ha sacado semejante fortuna para darse ese tren de vida. Buscando en la Ley Federal del Trabajo el oficio de prócer no aparece, pero sin duda que AMLO lo trae en su ADN, pues nadie que esté cuerdo sería capaz de compararse con Juárez y Madero y nombrar a su campaña “Juntos haremos historia”.

      Que le vamos a hacer, así son este tipo de personas, sí, así son, de hecho y aunque se asoció con los de Encuentro Social no conoce él ni sus amigos ‘evangélicos’ que la Biblia advierte que “nadie tenga más alto concepto de sí mismo del que debe de tener” (Rom 12:3).

      ¿Pero, qué es la Escritura para los iluminados, para los que se creen predestinados a dirigir masas? La historia reciente nos puede recordar una larga lista de individuos con este perfil, sobre todo en el siglo XX y lo que corre del presente. Y es que, compararse con el Presidente Benito Juárez es del todo un desatino, un error garrafal en todos los órdenes. A Juárez le gustaba estudiar, trabajar, superarse, ser ejemplo, ni qué decir que cuando se cambió del cristianismo católico al protestante por encontrarlo más congruente con las Escrituras, trajo la visión de la Reforma europea de 1517 para aplicarla a nuestro país (separando las cosas de Dios y las del César).

     Además de que subió al poder por méritos y esfuerzo propios, no por andar tomando calles y en manifestaciones y plantones. No señor. Juárez era un hombre institucional y forjador de instituciones ¿A quién le hemos oído “al diablo con las instituciones”? En fin, ni de broma puede AMLO compararse con el Presidente Benito Juárez.

     En cambio, con Francisco I. Madero sí, ya que nadie que conozca su vida y hechos se compararía con este atarantado esotérico. Y para no se piense mal sobre este escribidor, transcribo de uno de mis libros algunos párrafos que nos recuerden quien era este chiflado (al estilo Fox) que se atrevió a gobernar a México sumiéndole en el caos (lo cual nos puede ayudar a entender la situación, pero sobre todo, ayudar a AMLO en su delirio de grandeza patito a ubicarse en la realidad histórica):

“El llamado ‘apóstol’ de la democracia por algunos historiadores en realidad no es el gran héroe que se ha querido presentar. En todo caso se ha pretendido forjar un mito de un hombre que tuvo en suerte aparecer en un momento decisivo para el destino de México, sin embargo su figura y hechos no dan para más….

     A Madero no le gustaba el estudio… en realidad lo suyo era el esoterismo, en particular la oscura pasión que siempre le dominó «el espiritismo». Desviación espiritual que una vez que se sitúa al frente del poder ejecutivo le dominaría por completo, al grado de no tomar decisión alguna si antes no ‘consultaba a los espíritus’. Su alejamiento del estado de derecho, la buena política y el sentido común, finalmente le llevaron a la tumba…

     Don ‘Panchito’, como le dirían posteriormente, era dueño de una mente escasa de luces, aunque poblada de ideas antagónicas de origen, al punto de producir una cosmovisión sincrética muy personal a través de un coctel de espiritismo y política…

     Su extravío espiritual le lleva al grado de asegurar tener charlas frecuentes con el general Mariano Escobedo, al igual que con el Presidente Benito Juárez, lo que nos permite a la distancia analizar las chifladuras de este hombre que pretendió (y obtuvo) el mayor liderazgo de México entre los vivos; el grave problema es que decía estar ‘orientado’ supuestamente por los muertos…

     De pronto su mundo fantasioso es derribado por la maldad de quienes creía fieles colaboradores. Una jauría de criminales y traidores encabezados por Victoriano Huerta, que seguido por Blanquet, Mondragón y demás linaje de canallas provenientes todos del intocado ejército porfirista acabarían con su vida, la de su hermano Gustavo, la del vicepresidente Pino Suárez y de otros de sus más cercanos colaboradores, provocando con su insensatez un golpe de estado que cambiaría radicalmente el curso de la historia nacional. De esta forma y sin proponérselo, Madero deja una amarga lección que en el siglo XXI parece haber sido olvidada: ¡Para ser presidente y político no basta parecerlo, hay que serlo!” (MÉXICO: ¿ESTADO FALLIDO O PAIS TRAICIONADO?, Volumen Uno, México 2011, págs. 208-210 220).

     Así que de nueva cuenta, el señor López Obrador se enreda en sus dichos a causa de su desconocimiento de la historia (como de tantas cosas que desconoce este hombre alérgico al estudio, al orden y la visión de estado) exhibiéndose a la vista de todos con sus absurdos delirios de grandeza, que si bien la mayor parte de la prensa, sobre todo la “grande”, extrañamente le tapa sus disparates y exabruptos; la salud de la vida republicana requiere de que todas estas cosas sean ventiladas, pues los ciudadanos deben evaluar (antes de sufragar) a quienes intentan gobernarle. ¡Ah, algo más! Todas las encuestas mienten, todas, así que la verdadera encuesta será el 1º de julio.

¡Hasta el ´próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

PARTIDO ENCUENTRO SOCIAL: INCONGRUENTES Y APÓSTATAS

Hay grupos en las sociedades que se rigen, además de las leyes del país, por normas especiales, por una ética superior capaz de mostrar entre los hombres el amor y gracia del Creador, vidas transformadas por la Palabra y el Espíritu. Por eso es que el profeta Isaías escribió“¡A la ley y al testimonio!, y si no fuere conforme a esto, es porque no les ha amanecido” (8:20).

      Y es que, una cosa es decir que se cree en algo, y otra muy distinta probar que se cree en ese algo. En cuestiones de fe, como en muchas otras cosas que conllevan acción, la congruencia entre lo que se dice y se hace debe ir de la mano.

     En nuestro país, nominalmente cristiano, aunque ya los hechos lo cuestionen, la principal corriente es el catolicismo. Por más de cuatro siglos así sucedió. Sin embargo desde principios del siglo XIX algunos católicos, pocos, muy pocos, cambiaron de corriente cristiana para unirse a los herederos de la Reforma. No es sino hasta después de los años ’70 del siglo pasado, que muchos católicos provenientes de los grupos carismáticos deciden integrarse a otras corrientes cristianas que les parecían más apegadas a la Biblia, es decir, a la ortodoxia.

     Lamentablemente muchos se quedaron en el camino, ni llegaron a la riqueza bíblica y doctrinal de las iglesias herederas de la Reforma, y el catolicismo ya lo habían dejado, situación que les dejó expuestos a todo tipo de desviaciones y manipulaciones (ajenas al cristianismo bíblico).

     Ya entrados en el tema, cuando los líderes de PES comenzaron a coquetear políticamente con AMLO, no lo podía creer, consideré desde el primer momento: ¡O estos grupos no conocen en realidad las Sagradas Escrituras y sus doctrinas fundamentales; o habiéndolas conocido se han alejado de ellas para contemporizar con el mundo incrédulo!

      Ahora bien, y para que el lector con poco o nulo conocimiento bíblico pueda entender todo esto, habrá de decirse que el verdadero cristiano (que ama a Dios y ha rendido su vida a Él a través de Jesucristo) además de ser un buen ciudadano, su participación en política sucede en lo individual. No de manera corporativa como lo está haciendo descarada y desviadamente este partido, desobedeciendo la Escritura y sirviendo de tropiezo a los pobres fieles que les siguen, utilizándoles como borregos, que muchos partidos lo hacen, pero que en grupos como el PES resulta inadmisible.

     Ningún creyente cristiano protestante (algunos prefieren el término ‘evangélico’) se sumaría a López Obrador luego de ver que carga estampitas religiosas, o que se declara ferviente seguidor de la virgen de Guadalupe. Mucho menos aceptaría que le besaran la mano sus fieles (como lo hizo Layda Sansores y otros fanáticos) o que le encendieran velas con su foto como se ha vuelto práctica entre sus sectarios (el lector puede ver esta nota en diversos diarios del país).

     La semana que recién concluyó, trajo entre sus muchas y negativas sorpresas, una entrevista periodística con Hugo Eric Flores, el dueño o líder de este partido, que desde el punto de vista de la fe no debería de existir ¿Acaso las otras expresiones cristianas no se molestaban por el favoritismo y promoción al PAN promovidos por el clero católico? El encabezado de la entrevista se inicia con una declaración «Soy gay friendly» y entre las muchas cosas dichas, se leen cosas sorprendentes como las siguientes:

―”Me dice mi esposa: Hugo, ¿por qué no decimos la verdad, por qué no les dices quién eres? Eres una persona ‘gay friendly’…”

―”Puedo convivir con gays, no tengo ningún problema…. Podemos tener concepciones distintas, pero podemos abrazarlos, besarlos. Somos mexicanos. Este es el país que queremos construir…” (Mural, 31/Mayo/2018).

     ¿Qué país quieren construir? Y es que, mientras Jesús declaró que su «reino no es de este mundo», los del PES no solamente ya encontraron a un mesías patito, sino que en una aberrante incongruencia entre sus dichos y hechos mostraron su apostasía a la vista de todos.Claro, si es que algún día creyeron en verdad, pues también se puede tratar de meros negociantes de las cosas santas y en ese caso no hay apostasía. NO se puede apostatar de lo que nunca se ha creído.

     Ciertamente Dios ama al pecador y su ferviente deseo es perdonarlo y salvarle; sin embargo, jamás fuerza a nadie a creer, pues la fe conlleva cambios radicales. Así ha sido siempre y así siempre será. Habrá de entenderse por tanto que el amor de Dios no es como el del mundo caído (tan proclive a diluirlo todo y a pasar por alto todo y sin cambios). Si un pecador responde al amor y salvación que el Creador le ofrece a través de Jesucristo, la primera muestra de verdadera fe es el arrepentimiento de sus pecados (un cambio de vida y conducta). Es decir, de su vida licenciosa y de todas aquellas acciones que le mantenían alejado y sin comunión con Dios, produciéndose un cambio de cosmovisión que se nutre con y a través de la Biblia.

     La Escritura lo dice con todas sus letras:“No erréis… ni los afeminados, ni los que se echan con varones… heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús” (1ª Cor 6:9-11) ¿Acaso la bendición del pastor Hugo y del mesías de Macuspana son capaces de limpiar vidas terribles que en esa condición jamás podrán ser del agrado Divino? ¿O con algunas veladoras con la imagen de AMLO, de las oficiales, claro, las tinieblas espirituales se disipan? El Presidente Benito Juárez tuvo toda la razón al separar religión y gobierno.

     Si los grupos de homosexuales y demás participaran en la política como meros ciudadanos, AMLO y los del PES serían sin culpa, libres de pecado, pero por cuanto lo están haciendo desde su conducta sexual y han obligado al mesías de Macuspana (y ahora al PES) a declararse a su favor, los han hecho cómplices de sus acciones espirituales contrarias a la santidad de Dios. Como se aprecia, la vida tiene muchos modos de verse y expresarse, y desde la fe, los integrantes del PES son incongruentes y apóstatas.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com