PARA QUÉ QUEREMOS

Los mexicanos nos encontramos en una situación verdaderamente difícil, adversa, con un gobierno integrado por fanáticos, de escasas luces y poca capacidad, con un líder ególatra hasta lo irracional, grosero y agresivo contra todo lo que le resulte contrario, incapaz de analizar y aceptar sus errores. Y por si no fuera suficiente, una fauna criminal mantiene bajo terror a la inmensa mayoría de los mexicanos.

      Criminales, derramadores de ríos de sangre para los que el gobierno actual les ha ofrecido abrazos, no balazos. Y se los ha cumplido. Al chapito lo abrazó y lo soltó, como les ha cumplido también a las decenas de miles de asesinos cuyos crímenes cometidos permanecen impunes (en un 99 por ciento), igual les ha cumplido a secuestradores, contrabandistas de armas, narcotraficantes de todos los niveles, asaltantes, extorsionadores, ladrones de casas, asaltantes de negocios, personas, camiones de carga y todos los etcéteras que usted quiera. Para toda la fauna criminal los abrazos, ¡claro, son personas y hay que respetarlas, dice el presidente López Obrador!, mientras que los balazos los reciben los ciudadanos honrados, pacíficos y trabajadores, los que pagan impuestos y sostienen al gobierno. Un promedio de cien mexicanos por día reciben los balazos y mueren, de lo cuáles noventa y nueve no recibirán justicia alguna por el estado y sus muertes quedarán impunes.

     Ante esta reprobable e insostenible situación muchos mexicanos nos preguntamos y nuestras preguntas reclaman respuesta:

 

¿Para qué queremos un Ejército Mexicano que no detiene ni combate a los asesinos y delincuentes, que es burla y objeto de escarnio y agresiones por poblaciones enteras corrompidas, dedicadas al narcotráfico, secuestro, robo de gasolinas (el huachicol es tequila o mezcal adulterado de la peor clase), robo de trenes, etcétera.

     Un Ejército al que su supuesto comandante permite que cualquier turba le humille a sus soldados y oficiales, los golpee, ofenda, y por si fuera poco, le ha desviado de sus deberes para convertirlos (y humillarlos) en albañiles. No que tal oficio sea humillante, de ninguna manera, sino que políticamente se les ha encomendado a tareas que no les competen y para las que hay miles de constructoras en el país que pueden hacerlo y que están sin trabajo actualmente, de manera que ponerlos a trabajar en eso conlleva una humillación política ¿Para qué queremos y para qué nos sirve a los mexicanos un Ejército humillado, incapaz de protegernos de los criminales y desviado de sus tareas trabajando en otras que no le corresponden?

 

¿Para qué queremos una Guardia Nacional que nos cuesta a los mexicanos una cantidad estratosférica, si el país se encuentra cada vez peor, si la fauna criminal campea y señorea en el país de frontera a frontera y de costa a costa y tal cuerpo es en la práctica un simple ornamento público limitado a pasear por las calles en camiones para aparentar que vigilan. La impresión que causan a muchos ciudadanos es que solo están sirviendo como ejército personal del presidente, y que como se aprecia, se intenta a través de este debilitar y suplir en un futuro al Ejército Mexicano. Quizá no sea así pero esa es la imagen que están ofreciendo.

 

¿Para qué queremos cuerpos de policías estatales y municipales si en la mayor de las veces no detienen más que a borrachitos, que solo sirven para amontonarse con patrullas y poner listones luego de algún crimen (claro, ya que se fueron los asesinos), aparentando que ‘trabajan y sirven’ cuando lo cierto es que su trabajo no justifica las enormes cantidades que se cubren de nóminas y su servicio a la comunidad es muchas veces cuestionable si se toma en cuenta los resultados. Policías que le aconsejan a las víctimas de muchos delitos que mejor no denuncien, que solo van a perder el tiempo, que no les gusta rendir el informe cuando por buena suerte logran detener a alguien, ya que al no saber elaborar el papeleo (o hacerlo intencionalmente mal), los delincuentes son liberados de inmediato por jueces corruptos (corrupto no solo es aquel que recibe dinero ilícitamente, lo es también aquel que no cumple los deberes propios del cargo, que no es otro que hacerle justicia al ciudadano agraviado) ¿Para qué queremos policías inútiles y de adorno, que incluso en no pocos casos están coludidos con los incontables grupos criminales que a causa de la impunidad se han multiplicado como hongos, para qué?

 

¿Para qué queremos un poder judicial federal y los estatales si su compromiso es con los criminales o con ideas legaloides ajenas a la justicia, ajenas al dolor y daño cometido en agravio de los ciudadanos afectados y sus patrimonios. Jueces y personal de juzgados que ganan un dineral y cuya función en la práctica es jugar al juzgador, pero sin impartir verdaderamente justicia a un pueblo, el mexicano, largamente agraviado, adolorido, ensangrentado, saqueado, engañado, humillado y sin obtener justicia alguna; mucho menos recibir reparación del daño  ¿No sabrán distinguir acaso los señores jueces si hay un delito o no, o lo importante únicamente es que hayan detenido a los asesinos y delincuentes en el momento del ilícito? ¿No podrán entender, o es muy difícil hacerlo, que no hay asesino ni delincuente alguno que avise a la policía la hora y lugar de su futuro ilícito? ¿Será muy difícil examinar la averiguación (eufemísticamente ahora llamada carpeta de investigación) y con criterio jurídico propio de un juzgador y pensando en la víctima(s) resolver en favor de estas, antes que en el delincuente?

De continuar así las cosas ¿Para qué queremos jueces que solo velen por sus sueldazos y prestaciones y no para impartir justicia y proteger a las víctimas?

 

—Finalmente: ¿Para qué queremos una República si en el presente padecemos un presidente que actúa como monarca y los virreyes se someten humillados ante sus exigencias? Un absolutista que rechaza toda crítica, que quiere tener a todo el pueblo, es decir, A TODOS LOS MEXICANOS aplaudiéndole y quemándole incienso a su enorme ego, considerando enemigos (lo cual es impropio e inaceptable en un presidente), conservadores, fifís, y cuanta ofensa se le ocurra en el momento a todos los que no pensamos como él, pero que somos mexicanos y amamos a nuestro país con el mismo derecho que él, que en lugar de unirnos, trabajar y protegernos a todos se dedica todas las mañanas a entablar una guerra verbal; en lugar de combatir con todas las fuerzas del estado a los delincuentes y trabajar por la estabilidad del país, por crear confianza para las inversiones, por un clima de legalidad, entendimiento y respeto entre gobierno y sociedad, de respeto y orden entre los poderes, por hacer que las instituciones públicas, como es el Ejército Mexicano cumplan sus deberes con el apoyo total del estado, se dedica a desunirnos. ¿Para qué queremos y para qué nos sirve una República de mero membrete?

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

Y MÉXICO HUNDIÉNDOSE

Nos encontramos sumidos en el pantano de la manipulación, de los escándalos cotidianos (como es el caso del avión presidencial: que ni Obama lo tenía, lo cual no es cierto, que lo iba a vender, aunque se debía, que nadie lo quiso comprar, que se gastó una millonada nomas por estar estacionado en California, que lo iba a rifar, que siempre no, que una coperacha para comprar medicinas supuestamente con el pretexto de la no rifa del avión, etcétera, etcétera), de las mentiras, de la simulación, pero sobre todo de la incapacidad y la inacción gubernamental.

     El país se hunde día tras día en el deterioro económico, en un mar de violencia cada vez más sangriento, en un caos social en el que la falta de orden y legalidad han permitido que todo salga de control, en una intolerancia colectiva cuyo lenguaje parece salido de las experiencia de Babel pues nadie parece entenderse, donde la ley es letra muerta y cada quien hace lo que se le viene en gana, de manera que destruir vidas y patrimonios ajenos (públicos y privados) son cosa de todos los días sin que el gobierno mueva un dedo. Si acaso atender los asuntos de mayor relevancia en los medios.

    Para desgracia nuestra quien debiera ser el responsable de poner orden y ejemplo en el País, de hacer valer el estado de derecho y hacer todo lo posible para crear y alentar las inversiones privadas y unir a los mexicanos; en el año y meses que tiene como presidente se ha dedicado a destruir, dividir y empobrecer el país, aunque él considere y diga lo contrario.

     Poseedor de una personalidad ególatra hasta la irracional, todos los días se levanta para dañar al país, para dividir a los sectores sociales, para atacar a la prensa que no le quema incienso y a los mexicanos que no piensan como él. Incapaz de cuestionarse, ajeno absolutamente a la autocrítica, declara con dogmatismo sus puntos de vista acerca de los problemas nacionales, que por cierto, aborda apenas unos pocos; la inmensa mayoría de ellos los ignora (en todos los sentidos).

    Cuando se siente confrontado con la realidad, con los hechos concretos y fundamentados, en su absurda postura indefectiblemente asegura ‘tener otros datos’, lo cual recuerda la anécdota del senador demócrata por Nueva York, Daniel Patrick Moynihan, quien al acorralar a un colega ante el muro de los hechos, el hombre —a la manera de López Obrador— se defendió diciendo:

 

“Bien, puede que no estés de acuerdo conmigo, pero tengo derecho a tener mi propia opinión”. Sin embargo nunca esperó la lapidaria y confrontadora respuesta de Moynihan: “Tienes derecho a tener tu opinión, pero no tienes derecho a tener tus propios hechos”

 

     Lamentable, en verdad lamentable, que el presidente tenga a diario sus propios hechos. Su opinión siempre será respetable, lo cual no significa que le asista la verdad. La verdad es la verdad y esta tiene que prevalecer. Para eso debe de contar con asesores capaces y sabios que le ayuden en sus tareas, no de oportunistas o cortesanos ignorantes que solo le den la suave y alejen a su jefe de la realidad y de la presidencia, convirtiéndole de facto en un dictador en ciernes.

     Los muros de Palacio Nacional se han convertido en un castillo medieval al que nadie se puede acercar. El foso infestado de cocodrilos, ya sea de guardias que impiden la entrada a los que no saben quemar incienso, o de las legiones de guardias cibernéticos dispuestos a ofender y destruir la reputación de cualquiera que se atreva a cuestionar a su líder (que no se comporta como presidente institucional ni constitucional) le han aislado, transformándole en un autócrata que no quiere ver los problemas nacionales. Un líder aislado que solo tiene ojos para los grupos indígenas y aquellos a los que puede regalar dinero público (para comprar su conciencia y simpatía) pero que al no ver los enormes y terribles problemas nacionales tampoco hace nada para resolverlos.

     En toda democracia existe un CONTRATO SOCIAL enmarcado dentro de la Constitución y demás cuerpos de leyes. En el caso de nuestro país y si se toma en cuenta a la ensoberbecida criminalidad que mantiene aterrados a los mexicanos (con la anuencia e impasibilidad del gobierno lopezobradorista que ofrece a los delincuentes abrazos no balazos), la advertencia de Rousseau es obvio que no se conoce, muchos menos se considera: —“Todo malhechor, al atacar el derecho social, se vuelve por sus delitos, rebelde y traidor a la patria; deja de ser miembro de ella al violar sus leyes; e incluso le hace la guerra”. Rousseau va más allá, incluso, describe y señala la impunidad como fracaso del gobierno: “En un Estado bien gobernado hay pocos castigos… porque hay pocos criminales: el gran número de crímenes asegura impunidad cuando el Estado decae” (El Contrato Social, Capítulo V).

     El vergonzoso y denigrante espectáculo de la semana pasada en Palacio Nacional es una muestra patética del gobierno de López Obrador, de su personalidad recalcitrantemente ególatra, de su expresión pública y malsana de un poder mal entendido. Invitar a los grandes empresarios del país a cenar tamales de no sé qué cosa (en Jalisco no existe esa comida) y atole, y sacarles bajo presión 1,500 millones de pesos para ‘comprar medicinas’ no es otra cosa que una extorsión desde el poder. Una exhibición grotesca e innecesaria de quién tiene el poder político en México.

     No se puede ni debe pasar por alto que solo de enero a agosto del año pasado (2019) hubo un subejercicio presupuestal de $ 232 mil 100 millones de pesos. Es decir, dinero presupuestado para medicinas lo hay, lo que no hay es capacidad del gobierno para implementar los programas públicos. En otras palabras: hasta para gastar hay que tener la inteligencia y la capacidad necesarias, pues una cosa es criticar y marchar en las calles vociferando contra el estado, y otra muy distinta ser el estado y resolver los complicadísimos problemas de toda una Nación.

     El presidente y su gente (que no parece gabinete) si realmente aman un poco a México, y no solo el poder que les tiene ensoberbecidos, deberán hacer un alto, entender que ganaron unas elecciones, que no compraron un país con todo y habitantes. En un necesario acto de sinceridad y valor escuchar otras voces y ser capaces de auto evaluarse, de aceptar y entender que deben de gobernar para todos los mexicanos y no solo para sus incondicionales, de aceptar y entender que un presidente no puede ni debe tener adversarios, que su función es gobernar para todos y resolver los problemas de todos, hayan o no votado por él, le acepten o le rechacen.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

PRESIDENTE: ¡DETENGA A LOS CRIMINALES!

No podemos continuar así. México es un cementerio, los mexicanos un pueblo sometido y aterrorizado por la cada vez mayor fauna delincuencial, mientras que la economía del país se desmorona, cayendo día con día, mientras que usted señor presidente, mañana tras mañana con una sonrisa sardónica que debe lastimar a los cientos de miles de víctimas de los criminales, se dedica a cuidar su imagen y defender sus ideas.

     No es posible admitir que no sepa que nadie votó por usted para que hiciera eso, para que todas las madrugadas, además de arrebatar dos o tres horas de sueño a los periodistas, salga a lucirse y a discutir su propia postura. Tampoco puede admitirse que no sepa que México es un país de leyes y que el primer deber de un presidente de la República es cumplir y hacer cumplir la ley.

     No puede, mejor dicho, no debe seguir culpando a los gobiernos anteriores de la situación violenta que se padece. Tan solo en el año 2019 se cometieron en México 34,582 asesinatos de manera que la responsabilidad como titular del poder ejecutivo es suya y solamente suya. Un cuadro de horror e inestabilidad en el que no cabe su sonrisa matutina, al contrario, reclama su atención y mayor esfuerzo para poner un alto a la delincuencia ensoberbecida a causa de tanta y tan prolongada impunidad.

    Hay Estados como Guerrero, Guanajuato, Veracruz y Tamaulipas que son dominados por los delincuentes y el gobierno federal, estatal y municipal, es mero adorno. Rectifico, tienen la desvergüenza de cobrar impuestos y afligir, aún más, a los valientes ciudadanos que todavía se atreven a invertir y trabajar decentemente para sostener a sus familias y las de sus empleados. A pesar de no contar con protección alguna del gobierno que les ha dejado a su suerte. Eso ni es gobierno ni es democracia.

    Estados donde los asesinatos son cosa de todos los días, incluso hasta de grupos enteros (como sucedió a la banda de música pueblerina que en Guerrero se atrevió a ir a tocar a otro pueblo para ganarse unos pesos); sangre inocente que queda sin justicia, agregando impunidad absoluta a los asesinos y acrecentando su soberbia. Regiones sin ley en las que hasta niños están armando y el gobierno federal en lugar de poner orden se limita a declarar; como si la saliva remediara algo.

    El ridículo e inacción del gobierno resultan ya insultantes y patéticos. Soltar al hijo del Chapo en Culiacán habiéndole tenido ya bajo la custodia del Ejército y permitir que los delincuentes humillaran al estado mexicano(con todo el poder y recursos tecnológicos, fuerza y armamento con los que se cuentan) es inadmisible. Querer vender la idea de que los delincuentes tenían mejor ‘estrategia’ que el Ejército Mexicano es creer que Santa Claus existe.

    No, no hay excusa señor presidente para que se siga permitiendo el derramamiento de sangre a gusto de los criminales. La matanza de mujeres y niños de la comunidad LeBarón en los límites de  Chihuahua y Sonora debiera haber sido la gota que derramara el vaso de la paciencia oficial. No sucedió así, fuera de declaraciones y viajes inútiles, las bandas de criminales siguen ganando la partida y su gobierno, presidente, se limita a ver y declarar. Nada más.

     Casi a diario matan y humillan policías, soldados y guardia nacional y a su gobierno, presidente López Obrador, parece no importarle nada. Como si se tratara de figuras de ajedrez sin valor alguno las vidas de los uniformados asesinados acrecientan la lista; viudas y huérfanos crecen en número (muchos de ellos quedando en el total desamparo) y no se hace nada para poner un alto. En todo país democrático la muerte de un policía es cobrada de inmediato y con todo el peso de la ley, en México no sucede así, la vida de policías y soldados no vale nada y al gobierno parece no importarle tampoco.

    La reciente matazón de niños y adolescentes que estaban jugando maquinitas (video juegos) en Uruapan, que no tenían nada que ver ni con drogas ni delincuencia, deja al descubierto cuando menos tres cosas: primero, que los delincuentes están crecidos hasta lo irracional a causa de la impunidad; segundo, que el gobierno no hace nada para hacer valer la ley; y tercero, que el poder judicial es una inútil, onerosa y pesada carga para los bolsillos de los contribuyentes.

    La extorsión a viajeros que retornan de Estados Unidos y paisanos que visitan México es otra cabeza más de esta hidra horrenda que aterroriza a los mexicanos, la cuestión es que el que tiene la espada para acabar con ella, es decir, el estado mexicano, parece no tener interés alguno que no sea en las próximas alecciones, llegando al absurdo kafkiano de pretender distraer la atención pública con la rifa de un avión. Más irresponsabilidad y frivolidad ya no se puede.

     Ladrones de todos los tamaños, extorsionistas y demás delincuentes gozan de cabal salud. Asaltantes de trenes, normalistas que secuestran choferes y roban costosos autobuses foráneos, que con un puñado de ellos sentados en la vías del  ferrocarril y puestas algunas piedras, son capaces de paralizar la cadena productiva con daños multimillonarios sin que usted presidente haga nada al respecto. ¿Cómo puede hablar de la creación de empleos y de interés por los trabajadores si ni siquiera es capaz de defender los empleos de los que lo tienen y gozan de buenos salarios?

   Bueno, hasta Jalisco se encuentra merced de los criminales (aunque se intente maquillar la realidad) basta decir que en el año 2019, hasta el día 5 de noviembre se habían cometido 2,928 asesinatos (El Universal). Los asesinatos que en los años setenta se cometían en un mes hoy los cometen en un día o dos. Todos impunes.

     Lo de lo ‘abrazos y no balazos’ es un verdadero desatino, un sinsentido, un agravio y ataque contra el estado de derecho. Una de las principales obligaciones de un presidente es velar por la paz y la aplicación de la ley y ninguna de las dos cosas ha sucedido durante su gestión. Un presidente debe hacer ambas cosas: abrazar al que se esfuerza por México y estar dispuesto a tirar balazos al que delinque y resista someterse al imperio de la ley.

     Un gobierno eficaz no puede admitir a jueces corruptos o que no entienden su trabajo, que liberan a los criminales por cualquier tontería burocrática, mientras que la ley habla de indicios, lo que permite retener a los presuntos delincuentes hasta agotar la indagatoria. Chacales que entran dejando un rastro de sangre (cuando ocasionalmente son detenidos), salen sonriendo y ensoberbecidos cuando son liberados por estos usurpadores de la impartición de justicia.

    Señor presidente, basta ya de tanta sangre derramada, cumpla con sus deberes y ponga orden en el país. Por favor, deje su cotidiana campaña de apologética de sus ideas personales y dedíquese a cumplir y hacer cumplir la ley. Busque a personas capacitadas y capaces que le ayuden, le aseguro que de poner orden y someter a la fauna delincuencial se ganará (a causa de su trabajo) el aprecio del pueblo. No el de sus incondicionales y de los que reciben dinero, sino el del verdadero pueblo.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

JUICIO ILEGÍTIMO CONTRA SERGIO AGUAYO

La libertad de expresión es fuerte y frágil a la vez. La historia, en especial la nuestra, ha demostrado tal fortaleza pues ni dictadores, ni populistas violentos han logrado acallar las voces y plumas comprometidas con la verdad. Paradójicamente la libertad de expresión es tan frágil como la intolerancia de aquellos gobernantes que no aceptan más que su propio criterio, capaces de romper la legalidad cuando su gran ego se siente amenazado o herido.

     Incapaces de entender la democracia y la vida republicana –aunque a diario la mencionen en sus discursos vacíos y falaces-, mucho menos de aceptar sus reglas: los líderes autoritarios y totalitarios no admiten la crítica, de ahí que la prensa en sus diversas expresiones, y de no ser la propia (la pagada por el estado o la corrompida con dineros públicos), les resulta siempre molesta.

    En la democracia todas las voces y opiniones caben, aun cuando no asista la razón, siempre y cuando los límites legales sean respetados. La democracia se construye con la integración de diversas cosmovisiones que se ajustan y acomodan dentro del marco legal y la tolerancia, produciéndose pesos y contrapesos que conforman el equilibrio social. Factores indispensables para que la libertad de expresión encuentre su cauce y oxigene el campo de la verdad.

    Así que la sentencia condenatoria dictada por el magistrado Francisco José Huber Olea en contra del periodista e investigador Sergio Aguayo Quezada, por un artículo de su autoría publicado en la cadena de diarios Reforma (Mural, en Guadalajara) es un ataque brutal y directo en contra de la libertad de expresión. Una muestra patética de un estado dictatorial e intolerante que intenta amenazarnos a todos los periodistas para que guardemos silencio ante la corrupción, negligencia, e incapacidad que han caracterizado a los últimos gobiernos, pero que en el actual se han agudizado.

    Entrados en materia, recuerdo en los años noventa, recién iniciado el primer gobierno panista en Jalisco (su servidor todavía mezclaba periodismo y abogacía), pregunté al secretario de un juzgado civil acerca de una fecha para realizar una diligencia. El joven abogado sin inmutarse siquiera me respondió “¡Hasta el año próximo! Después de cerciorarme de que había escuchado bien, que no era un error, sobre todo tomando en cuenta que estábamos a mitad del año (y que cuando gobernaban los otros, los criticados, el tiempo de espera era más o menos una semana, quizá diez días si estaban saturados de trabajo) me dirigí con el juez para quejarme, quien sin inmutarse apoyó a su secretario.

    Ante semejante barbaridad y obstrucción en la impartición de justicia, pedí ayuda a mi amigo y compañero de oficio el magnífico y certero caricaturista Rodolfo Caloca, cuyos trazos y denuncias por muchos años en la página editorial del diario El Informador hacían temblar a malos funcionarios o servían para poner remedio ante las deficiencias señaladas. En su caricatura del día siguiente, Rodolfo dibujó a un juez furibundo (puso el número del juzgado) diciéndole a los litigantes “¡Diligencias hasta el año próximo!”.

     Una semana después o quizá poco más, me encontré al referido juez en los pasillos de los juzgados. Le saludé, su cara se endureció y me preguntó que si la caricatura que había publicado El Informador era por lo que me sucedió a mí, ya que por eso lo habían destituido del cargo. Le respondí que sí, para luego decirle, “que así como los jueces están para impartir justicia, mi trabajo de periodista era para señalar esas irregularidades”.

     El ejercicio periodístico sirve entre muchas otras cosas para evitar los abusos del poder público, para denunciar la corrupción o para que enderecen el rumbo (que con demasiada frecuencia pierden los gobernantes). Quizá en algunas ocasiones se puede perder un poco la necesaria objetividad ya que como ejercicio humano existe la posibilidad de error; riesgo que sin embargo queda dentro de la libertad de expresión y que puede ser subsanado con la aceptación del error. Nada más. Tasar con dinero un supuesto ‘daño moral’ no es otra cosa que la guillotina pecuniaria contra todo el gremio para pretender silenciarlo. Es la roca de Tarpeya –como decían los franceses durante la revolución a la guillotina- en el cuello (mejor dicho en el patrimonio) de todo periodista que se atreva a criticar a los políticos y funcionarios públicos.

    La absurda, represiva y anticonstitucional sentencia dictada contra Sergio Aguayo (condenándolo al pago de $ 10’000.000 millones de pesos) no solo refleja la corrupción gubernamental, divorcio con el pueblo y la ilegalidad de la resolución, sino que representa UNA AMENAZA CONTRA TODO EL GREMIO PERIODISTICO. Es obvio que el corrupto magistrado que dictó la sentencia vive fuera de la realidad de la mayoría de los mexicanos ¿acaso desconoce que la inmensa mayoría de los mexicanos gana mensualmente entre 6 y 8 mil pesos? ¿Acaso desconoce que los periodistas tenemos ingresos modestos? Queda en claro, y es parte de su exhibición ante todos los mexicanos, que la cantidad fijada en su sentencia es una estupidez, un absurdo, un asunto fuera de la realidad.

     Eso por un lado, por otro, el daño moral se repara moralmente. Es decir, si hubo un juicio de valor equivocado éste, una vez comprobado, se remedia con el reconocimiento de que se cometió un juicio equivocado, sin bases o no suficientes. Cuantificar el supuesto ‘daño moral’ en un país poblado de funcionarios y ex funcionarios corruptos e inmorales provenientes de todos los partidos, sin excepción, es simplemente una AMENAZA ABIERTA CONTRA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

      Los ataques continuos de AMLO contra los periodistas que le incomodan utilizando sus lecheras conferencias en la madrugada en Palacio Nacional son inadmisibles. Desde su púlpito de una pureza moral (que no concuerda con la realidad) los nombres de periodistas como Enrique Krauze, Ciro Gómez Leyva, Héctor de Mauleón, entre muchos otros, así como el escritor Javier Sicilia y los activistas chihuahuenses LeBarón han sido atacados desde el poder, estigmatizados, lanzados a las huestes de los feroces leones de las redes sociales fieles al actual régimen para que los destrocen.

     A finales de 1923, el Lic. Pedro Flores González (tío abuelo mío, hermano de mi abuela paterna), dueño y director del periódico EL MAÑANA en la ciudad de México (aunque él era de Tepatitlán, Jal.), a causa de su trabajo, de su compromiso con la verdad, fue amenazado varias veces por el general Alvaro Obregón, finalmente, en diciembre de 1923, le destruyen y queman las instalaciones y maquinaria del periódico.

     En una imprenta maquila su último número de EL MAÑANA, el cual es publicado el 28 de diciembre de 1923, denunciando entre otras cosas y noticias: -“…Estamos acostumbrados a la lucha y sabemos que más valor se necesita para escribir unas cuartillas, en las que se dicen tres verdades, que para recorrer la línea de fuego, con un fusil  que siquiera puede servir para la propia defensa de la vida. Pero la pluma hiere y hace mayores estragos que todas las armas inventadas…  matándonos con el salvajismo de que siempre hacen gala, llegarían a cerrar nuestros labios, porque en la conciencia de todo el pueblo de México está que ‘El Mañana’ no ha servido a ningún partido político y sí ha procurado que triunfen la verdad y la razón” (a finales de enero de 1924 es asesinado el Lic. Pedro Flores González).

     El presidente López Obrador deberá aceptar y aprender la validez de la crítica periodística, de su necesaria existencia para la democracia, de su obligación de respetar el oficio y a los que lo ejercemos. Es parte de sus deberes. Un abrazo solidario para mi amigo de juventud y compañero de oficio Sergio Aguayo Quezada.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

 

Email: mahergo50@hotmail.com

AL MARCHANTE NO LE GUSTÓ LA MARCHA

El carácter y talante del presidente cada vez parece estar peor. Todo indica que el daño que produce el poder le está causando estragos, daño acrecentado por la inmensa corte de lacayos y aduladores profesionales incapaces de contradecirlo, de confrontarlo con el espejo de la realidad, impidiendo que la verdad llegue a Palacio Nacional.

    Marchante profesional, un hombre que hizo de marchas, manifestaciones y plantones su principal herramienta política, una vez alcanzado el poder, se molesta en gran manera cuando otros utilizan ese medio, sobre todo cuando no son de sus incondicionales ni del gremio amorfo de Morena.

La marcha organizada por el escritor Javier Sicilia y los chihuahuenses Julián y Adrián LeBaron para hacerse oír por el gobierno de López Obrador (a causa de la terrible violencia criminal padecida en México en lo que corre el presente siglo) corrobora y exhibe la incapacidad e inutilidad del actual régimen. Marcha desde Cuernavaca hasta la ciudad de México, a la que se han sumado decenas de organizaciones y grupos de víctimas de la violencia en el país.

Tan solo en el año 2019 se cometieron en México 34,582 asesinatos, una cifra superior a países que se encuentran en guerra, sin embargo el presidente se limita a minimizar las cosas, a culpar a los gobiernos anteriores y a prometer que en un año mejoran las cosas. Lo mismo dijo cuando tomó el poder.

Qué lamentable y doloroso resulta para un país que se diga democrático y que cuente con añejas y costosas instituciones públicas para proteger la seguridad de los gobernados e impartirles justicia, que a la hora de la verdad se tenga que recurrir a marchas y manifestaciones para ser escuchado, pues por los caminos que marca la ley no hay quien les haga justicia. Trescientos mil asesinados en estos años son prueba de que los mexicanos padecemos dos poderes: el de una criminalidad sangrienta que disfruta de total impunidad, y el de un gobierno tan inútil como oneroso, haciendo entre ambos difícil y estresante la vida de los ciudadanos.

Un gobierno que en lo único que resulta eficiente e implacable es en oprimir al causante fiscal, en modificar hasta lo irracional la recaudación hasta convertir al ciudadano cautivo en un simple esclavo al servicio de un estado ineficiente que no le devuelve nada que no sea angustias e inseguridad.

Lo peor en todo esto es la actitud insincera y acomodaticia del titular del poder ejecutivo, quien evade resolver los problemas y se limita a cuidar su maltrecha imagen; una imagen solo aceptada por sus incondicionales pero que ante el pueblo se mexicano se desmorona día con día: “Pueden entrar a Palacio Nacional, pero no los voy a recibir, los va a recibir el Gabinete de Seguridad, para no hacer un show, un espectáculo. No me gusta ese manejo propagandista”, declaró respecto a la marcha de Sicilia, los Lebaron y la multitud de agrupaciones y familias agraviadas y dolidas por la delincuencia y por un gobierno que no hace nada para resolver sus peticiones de justicia.

Tiene razón María, una mujer que lleva seis años buscando a su esposo, un chófer que levantaron los delincuentes. El reportero que le entrevistó le hace hincapié que AMLO no los recibirá, a lo que la dolida mujer le contesta: —“Yo sé, dice, retorciendo la boca. El Presidente cree que vamos a pedirle limosna, pero lo único que queremos es justicia. Nos lo prometió cuando andaba en campaña” (Milenio, 25/Ene/2020).

Otro de los participantes de la marcha de nombre Melchor Flores Landa, quien votó por López Obrador y al que le desaparecieron a su hijo, se lamenta de la actitud acomodaticia y cambiante del presidente: “Andrés Manuel nos hace creer que sí, pero a la mera hora nos batea, y pues ni modo, ahora para él esto es un show, ahora le da flojera” (Mural, 24/Ene/2020).

Queda de manifiesto que el presidente huye a los problemas, su eterno viajar por el país lo ratifica. Parece que trabaja, pero no es así. Los hombres de estado se quedan en sus despachos para analizar, planificar y resolver los problemas con sus equipos; quienes viajan son los responsables de las secretarias y de las obras, de tal manera que los presidentes viajan únicamente para cerciorarse de que las cosas se hayan cumplido y ejecutado tal y como se planearon (y de vez en vez para escuchar al pueblo en sus necesidades). Pero de eso, a andar de gira siempre hay un abismo. Un activismo que intenta hacer creer algo que no existe, que en el caso de México basta leer cualquier periódico o noticiero televisivo para enterarse del fracaso del actual gobierno.

Y no es un asunto de izquierda, derecha, o centro, es un asunto de capacidades, de urgencias y problemas sociales que reclaman solución a los que un gobierno bisoño apenas atina -con una actitud mesiánica absurda- resolver con declaraciones matutinas que para el mediodía ya fueron desnudadas y confrontadas por una realidad que se opone a cambiar con pura saliva. Que espera que la inteligencia, el trabajo y la decisión resuelvan.

Queda en claro que el presidente teme ser confrontado por la realidad, por esa verdad que casi siempre duele, pues como escribe Javier Sicilia en uno de sus libros: “Buscaba la verdad, padre, y la verdad es siempre cabrona. La verdad nos hace libres, duele; sólo después consuela” (La Confesión, pág. 84). La cuestión es que el presidente no quiere liberarse, prefiere la cárcel de la popularidad, ese engaño que siempre ha atrapado a malos gobernantes y dictadores para después dejarlos caer y desnudarlos moralmente ante el peso de los hechos y la verdad.

El presidente y su gabinete deben de entender que la marcha de Sicilia, los LeBarón y tantos grupos mexicanos dolidos y afectados por la violencia son solo los voceros de millones de mexicanos agraviados, dolidos y afectados por tanta maldad delincuencial que azota México de costa a costa y de frontera a frontera; que no viajan en esa marcha, pero que se sienten representados y esperan también ser oídos. Lo correcto es que EL ETERNO MARCHANTE ATIENDA LOS RECLAMOS DE ESTA MARCHA pues no le están restando popularidad ni queriéndosela mermar, solo le están pidiendo que cumpla con sus deberes de presidente.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

 

Email: mahergo50@hotmail.com

CON LA SALUD NO SE JUEGA NI SE IMPROVISA

La frivolidad, así como la falta de seriedad y planeación del actual gobierno federal son reprobables desde el ángulo que se les vea. Quizá en el fondo jamás pensaron que ganarían las elecciones, que el poder político de la nación quedaría en sus manos, de ahí que no se prepararan para tan alta responsabilidad. El problema, y grave, es que marchantes y manifestantes quedaron de pronto al frente de cargos públicos para los que no están preparados, ni jamás lo podrán estar. Hay niveles en la vida.

     Fuera de algunas excepciones que confirman la regla, el gabinete de López Obrador es una extensa galería de rostros y personajes dominados por la mediocridad, aunque a decir verdad sobran los incapaces e inútiles.Por si no fuera suficiente calamidad, en su deseo de allegarse el poder –que le tiene extasiado y fuera de la realidad-  hizo alianza con una serie de prófugos de la justicia a los que a manera de premio o pago de compromiso les colocó en lugares de honra que no merecen (como es el caso de la comandanta Nestora Salgado y Napoleón Gómez Urrutia, por señalar algunos) y representan un lastre para el avance del país. Una mancha para la democracia y el estado de derecho.

     En ese mar de confusión de cargos y perfiles, en esa Babel burocrática que la 4ª Improvisación organizó desorganizando, se colocó en altos y delicados puestos a personas que además de carecer de la formación, capacidad y visión, después de un año y casi dos meses ya debieran de haberles cesado y colocar en su sitio a profesionistas que cubran el perfil de esas vacantes. Urge, no es asunto de ideologías ni de partidos políticos, es prioridad nacional.

     La manera como la 4ª Improvisación ha tratado y resuelto la salud de los mexicanos deja al descubierto la incapacidad e inutilidad del gobierno federal. Ante la falta de medicinas, material, atenciones especializadas, cobros ajenos a la realidad del pueblo (ese pueblo que tanto menciona el presidente) y el desorden administrativo en ese sector, millones de ciudadanos viven en angustia permanente pues desconocen su futuro y la atención médica para ellos o sus familiares es para hoy; asunto que parece no entender el presidente, o no desea entender, pues queriendo jugar a ser dios (así, con minúscula), con declaraciones matutinas ha pretendido resolver un problema no grave, sino gravísimo pues con la salud no se juega, ni se improvisa.

     Comparar la salud de México con la de Dinamarca es un desatino, refleja el desconocimiento y desproporción del presidente, quien todas las mañanas desde su púlpito pretende resolver las cosas con declaraciones. Desaparecer el Seguro Popular en lugar de mejorarlo y eliminar las fallas encontradas, además de desatino, exhibe el maniqueísmo radical del actual gobierno; un gobierno que debe admitir ante los mexicanos que se ha equivocado, y rectificando, decidir políticas públicas en salud adecuadas y efectivas que vengan a resolver la grave situación en que nos encontramos (lo cual mejoraría su opinión ante el verdadero pueblo, no el de las encuestadoras que se pagan del presupuesto, sino del verdadero, el conformado por los ciudadanos que acuden a hospitales y clínicas y se encuentran con un gobierno que les ha abandonado a su suerte).

 

GRATITUD DE ESTE PERIODISTA

 

     En lo personal y a través de este espacio, quiero expresar mi gratitud a Dios, quien a través de personas de excelente calidad moral y profesional, de médicos brillantes, que los hay en México y muchos (pero que debieran aprovecharse en el sector de salud pública), hicieron posible que recuperara la salud.

     El pasado día 5 de diciembre (2019), el Dr. Fernando Carrillo Llamas me operó a corazón abierto para reemplazar una válvula tapada y limpiar además ese órgano que Dios nos creó y concedió como coordinador de vida en nuestro cuerpo. Ciertamente es una experiencia tremenda, pero todo salió bien, la sapiencia y experiencia del Dr. Carrillo, que con la ayuda del Dr. Raúl Valdivia López (ya que en todo momento estuvieron al pendiente) lograron sacarme en todas las etapas hasta lograr una pronta recuperación.

    Menciono y agrego a mi gratitud a dos hombres sensibles y misericordiosos ante el dolor ajeno, al Dr. César Ochoa Verduzco, cardiólogo que me detectó la enfermedad, que de no ser por la misericordia Divina (pues ignoraba de mi afección) era para ya estuviera muerto hace algún tiempo, así como al Dr. Rubén Bernabé Ceja, eminente urólogo que a diario estuvo cuidándome. A los cuatro les doy las gracias de todo corazón, así como a enfermeras(os) y personal de terapia intensiva que me atendieron –como atienden a todos los pacientes en ese hospital- con verdadera vocación y afecto.

   Ante mi experiencia, cabe la pregunta: ¿es válido y aceptable que en los hospitales públicos no haya ni los medicamentos ni los insumos que se requieren para atender y brindar salud al pueblo mexicano enfermo? Y es que como ya se dijo, el maniqueísmo del presidente no cabe en este grave problema. No es lícito que culpe a los gobiernos anteriores. En los años noventa fui operado en el IMSS de una vesícula repleta de piedras, y así como estoy dando testimonio que en esta ocasión fui atendido de manera excelente en un hospital privado (Santa María, Chapalita), en aquella ocasión fui también atendido de manera excelente en esa institución pública (a la que ya no tengo acceso). No caben, pues las excusas, ni las prórrogas. Lo que se requiere es que el gobierno retorne el sector de la salud pública a la ruta de la capacidad, la planificación y la profesionalización. Basta de improvisaciones.

     Considerar que declarando que la salud será gratis para todos los mexicanos (¿entonces para que empresarios y comerciantes pagan cuotas al IMSS?) y la realidad niegue las aventuradas declaraciones del presidente -ya que es imposible que las instituciones públicas de salud atiendan a todos los enfermos-; son prueba irrefutable de que obliga un alto; la necesidad de reconocer la gravedad del problema, nombrar los funcionarios adecuados y destinar los recursos públicos necesarios, pues como dijimos al principio, CON LA SALUD NO SE JUEGA NI SE IMPROVISA.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

 

Email: mahergo50@hotmail.com

LA CUARTA IMPROVISACIÓN

En la vida es necesario definir términos y palabras, ya que a final de cuentas el lenguaje se forma de significados que nos llevan a la verdad, pues como escribe Hobbes en su famosa obra: “La verdad consiste en la correcta ordenación de los nombres en nuestras afirmaciones, un hombre en busca de la verdad precisa tiene necesidad de recordar lo que significa cada uno de los nombres usados por él, y colocarlos adecuadamente de lo contrario se encontrará él mismo envuelto en palabras” (Leviatán, Cap. IV).

La verdad en este caso ha dejado al presidente envuelto en sus propias palabras, atrapado en falacias que aunque quizá involuntarias, su lenguaje le ha convertido en falaz a la vista de todos. ¿Cómo combatir la corrupción con personas incapaces, carentes del perfil necesario en cargos de enorme responsabilidad? La sola ‘honestidad’ que asegura el presidente de los miembros de su gabinete no significa ni garantiza nada frente al complicadísimo manejo de un país tan grande y complejo como México. Al contrario, solo garantiza hundirlo más.

Por esta causa el actual desgobierno federal muestra en poco más de un año su verdadero rostroun rostro que aunque pretendido maquillar desde el estado (con la ayuda de cierta prensa y de los que piensan que con ser positivos las cosas por sí mismas cambiarán), refleja tres cosas: incapacidad, impreparación, e improvisación.

Respecto a la primera no se requiere de criticar a nadie, los mismos funcionarios con sus hechos lo han demostrado. Un secretario de comunicaciones que se atrevió a cancelar (al menos sometiéndose a los caprichos de su jefe el presidente) un aeropuerto de primer mundo, para apoyar otro, que además de desmantelar una base militar indispensable para la seguridad nacional, con múltiples instalaciones, incluso universidad y fábrica de municiones; ha sido rechazado por la comunidad internacional aeroportuaria y aeronáutica a causa de su situación geográfica, climatológica y estratégica, ya que lejos de solucionar los graves problemas que se padecen en el mayor aeropuerto del país, en realidad los acrecentaría.

¿Para qué sirve un secretario de comunicaciones que ha sido incapaz de dar una respuesta pronta y veraz acerca de la caída del helicóptero en la que murió la gobernadora de Puebla y su esposo? Ha pasado más de un año y el hombre a la manera de la chimontrufia así como dice una cosa dice otra, acrecentando con sus mentiras y dilaciones las dudas de si fue accidente o un atentado, sobre todo cuando el candidato perdedor de Morena en ese Estado no descansó hasta lograr la titularidad del ejecutivo estatal.

Una incapacidad que en el caso de la línea 3 del Metro tapatío ha quedado de manifiesto. Y es que teniendo la obra un avance de más del 90 por ciento, con los trenes ya en la ciudad, casi para pruebas y ajustes, el hombre no ha podido concretar nada y sus balbuceantes respuestas y declaraciones solo exhiben sus carencias para un cargo que requiere conocimientos, responsabilidad y capacidad de resolver y ejecutar.

Pero no está solo, en Pemex un ingeniero agrónomo ha corroborado el viejo refrán de “zapatero a tus zapatos” demostrando no tener la menor idea de las delicadas y complicadas operaciones que la paraestatal realiza. Igual sucede con su compañera Rocío Nahle, en la Secretaría de Energía, quien luego de verse envuelta en escándalos durante la campaña de su actual jefe (se dijo que era quien le recolectaba dinero), su mayor mérito es ser incondicional de AMLO ¿Será suficiente esto? Todas las personas conocemos a personas cuya amistad es a toda prueba, incluso algunas de ellas incapaces de tomar un peso ajeno. Sin embargo jamás las pondríamos en ciertas responsabilidades superiores a sus capacidades, que es lo que ha hecho el presidente con muchísimas personas en su gabinete, lo cual le convierte en corrupto, quiera o no, pues corrupción también es colocar a personas en sitios de gran responsabilidad, a sabiendas que no cuentan con los conocimientos ni la capacidad para los cargos.

Los ejemplos son demasiados, al punto que carecemos de espacio para nombrarlos todos. No obstante recordemos algunos. En Ciencia y Tecnología el menosprecio del presidente ha sido de tal grado e insensibilidad que ha destituido y despedido a miles de personas de inteligencia y capacidad probadas (cuya formación fue cubierta casi siempre por el estado) para colocar en su lugar a simples brigadistas de su partido que no tienen la menor idea de lo que significa la investigación y la ciencia.

En salud pública los desastres que han ocasionado las decisiones presidenciales han sido de tal magnitud que en otro país más serio ya hubiesen ocasionado la caída del titular del Ejecutivo. El desmantelamiento en los procesos de adquisición de medicinas y equipamiento para hospitales, clínicas y todo ese sector (bajo el pretexto de la tan traída y llevada corrupción), dejaron el año 2019 casi sin medicinas, material y equipos a los hospitales.

Quedó de manifiesto que la improvisación en todas estas decisiones tomadas por novatos, además de dejar sin los suministros necesarios para la salud de la gran mayoría de los mexicanos, quedaron exhibidas también su incapacidad e ignorancia del sector que pretendían controlar y regular, así como su desconocimiento de las instituciones. Resulta inadmisible que teniendo (ahora que ellos son gobierno) la autoridad y si había corrupción en la compra de medicinas, no detuvieran y consignaran a los corruptos. Pero no, se han limitado a hablar, a acusar sin pruebas.

    Tuvieron un año y un mes para preparar el llamado INSABI (en lugar del Seguro Popular) y al llegar la fecha, lo único que quedó en claro fue su incapacidad e improvisación, pues no es lo mismo andar en marchas y manifestaciones berreando consignas y críticas, que sentarse a planear con conocimiento de causa e implementar planes y medidas para resolver los muchos y enormes problemas sociales que agobian a los mexicanos.

Antes de concluir, debemos recordar el tema de la seguridad, y es que, fuera de los rollos cotidianos y posturas demagógicas de Alfonso Durazo, lo cierto es que todos los días son asesinados casi un centenar de personas en el país, otras secuestradas, robadas, extorsionadas, fraudeadas de una mil formas, sin que este señor y su costosa Guardia Nacional no hagan absolutamente nada. Una impunidad casi total y un poder judicial ornamental exhiben a un gobierno que aunque ostenta el slogan de una 4ta Transformación, lo cierto es que apenas se trata del gobierno de la 4ta IMPROVISACIÓN.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

 

Email: mahergo50@hotmail.com