LA CUARTA IMPROVISACIÓN

En la vida es necesario definir términos y palabras, ya que a final de cuentas el lenguaje se forma de significados que nos llevan a la verdad, pues como escribe Hobbes en su famosa obra: “La verdad consiste en la correcta ordenación de los nombres en nuestras afirmaciones, un hombre en busca de la verdad precisa tiene necesidad de recordar lo que significa cada uno de los nombres usados por él, y colocarlos adecuadamente de lo contrario se encontrará él mismo envuelto en palabras” (Leviatán, Cap. IV).

La verdad en este caso ha dejado al presidente envuelto en sus propias palabras, atrapado en falacias que aunque quizá involuntarias, su lenguaje le ha convertido en falaz a la vista de todos. ¿Cómo combatir la corrupción con personas incapaces, carentes del perfil necesario en cargos de enorme responsabilidad? La sola ‘honestidad’ que asegura el presidente de los miembros de su gabinete no significa ni garantiza nada frente al complicadísimo manejo de un país tan grande y complejo como México. Al contrario, solo garantiza hundirlo más.

Por esta causa el actual desgobierno federal muestra en poco más de un año su verdadero rostroun rostro que aunque pretendido maquillar desde el estado (con la ayuda de cierta prensa y de los que piensan que con ser positivos las cosas por sí mismas cambiarán), refleja tres cosas: incapacidad, impreparación, e improvisación.

Respecto a la primera no se requiere de criticar a nadie, los mismos funcionarios con sus hechos lo han demostrado. Un secretario de comunicaciones que se atrevió a cancelar (al menos sometiéndose a los caprichos de su jefe el presidente) un aeropuerto de primer mundo, para apoyar otro, que además de desmantelar una base militar indispensable para la seguridad nacional, con múltiples instalaciones, incluso universidad y fábrica de municiones; ha sido rechazado por la comunidad internacional aeroportuaria y aeronáutica a causa de su situación geográfica, climatológica y estratégica, ya que lejos de solucionar los graves problemas que se padecen en el mayor aeropuerto del país, en realidad los acrecentaría.

¿Para qué sirve un secretario de comunicaciones que ha sido incapaz de dar una respuesta pronta y veraz acerca de la caída del helicóptero en la que murió la gobernadora de Puebla y su esposo? Ha pasado más de un año y el hombre a la manera de la chimontrufia así como dice una cosa dice otra, acrecentando con sus mentiras y dilaciones las dudas de si fue accidente o un atentado, sobre todo cuando el candidato perdedor de Morena en ese Estado no descansó hasta lograr la titularidad del ejecutivo estatal.

Una incapacidad que en el caso de la línea 3 del Metro tapatío ha quedado de manifiesto. Y es que teniendo la obra un avance de más del 90 por ciento, con los trenes ya en la ciudad, casi para pruebas y ajustes, el hombre no ha podido concretar nada y sus balbuceantes respuestas y declaraciones solo exhiben sus carencias para un cargo que requiere conocimientos, responsabilidad y capacidad de resolver y ejecutar.

Pero no está solo, en Pemex un ingeniero agrónomo ha corroborado el viejo refrán de “zapatero a tus zapatos” demostrando no tener la menor idea de las delicadas y complicadas operaciones que la paraestatal realiza. Igual sucede con su compañera Rocío Nahle, en la Secretaría de Energía, quien luego de verse envuelta en escándalos durante la campaña de su actual jefe (se dijo que era quien le recolectaba dinero), su mayor mérito es ser incondicional de AMLO ¿Será suficiente esto? Todas las personas conocemos a personas cuya amistad es a toda prueba, incluso algunas de ellas incapaces de tomar un peso ajeno. Sin embargo jamás las pondríamos en ciertas responsabilidades superiores a sus capacidades, que es lo que ha hecho el presidente con muchísimas personas en su gabinete, lo cual le convierte en corrupto, quiera o no, pues corrupción también es colocar a personas en sitios de gran responsabilidad, a sabiendas que no cuentan con los conocimientos ni la capacidad para los cargos.

Los ejemplos son demasiados, al punto que carecemos de espacio para nombrarlos todos. No obstante recordemos algunos. En Ciencia y Tecnología el menosprecio del presidente ha sido de tal grado e insensibilidad que ha destituido y despedido a miles de personas de inteligencia y capacidad probadas (cuya formación fue cubierta casi siempre por el estado) para colocar en su lugar a simples brigadistas de su partido que no tienen la menor idea de lo que significa la investigación y la ciencia.

En salud pública los desastres que han ocasionado las decisiones presidenciales han sido de tal magnitud que en otro país más serio ya hubiesen ocasionado la caída del titular del Ejecutivo. El desmantelamiento en los procesos de adquisición de medicinas y equipamiento para hospitales, clínicas y todo ese sector (bajo el pretexto de la tan traída y llevada corrupción), dejaron el año 2019 casi sin medicinas, material y equipos a los hospitales.

Quedó de manifiesto que la improvisación en todas estas decisiones tomadas por novatos, además de dejar sin los suministros necesarios para la salud de la gran mayoría de los mexicanos, quedaron exhibidas también su incapacidad e ignorancia del sector que pretendían controlar y regular, así como su desconocimiento de las instituciones. Resulta inadmisible que teniendo (ahora que ellos son gobierno) la autoridad y si había corrupción en la compra de medicinas, no detuvieran y consignaran a los corruptos. Pero no, se han limitado a hablar, a acusar sin pruebas.

    Tuvieron un año y un mes para preparar el llamado INSABI (en lugar del Seguro Popular) y al llegar la fecha, lo único que quedó en claro fue su incapacidad e improvisación, pues no es lo mismo andar en marchas y manifestaciones berreando consignas y críticas, que sentarse a planear con conocimiento de causa e implementar planes y medidas para resolver los muchos y enormes problemas sociales que agobian a los mexicanos.

Antes de concluir, debemos recordar el tema de la seguridad, y es que, fuera de los rollos cotidianos y posturas demagógicas de Alfonso Durazo, lo cierto es que todos los días son asesinados casi un centenar de personas en el país, otras secuestradas, robadas, extorsionadas, fraudeadas de una mil formas, sin que este señor y su costosa Guardia Nacional no hagan absolutamente nada. Una impunidad casi total y un poder judicial ornamental exhiben a un gobierno que aunque ostenta el slogan de una 4ta Transformación, lo cierto es que apenas se trata del gobierno de la 4ta IMPROVISACIÓN.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

 

Email: mahergo50@hotmail.com

AL “CHAPITO SÌ: A LOS PRÒFUGOS BOLIVIANOS NO

Dice el viejo refrán popular “que la cabra siempre tira pa’l monte”, es cierto, igual sucede con los seres humanos, personalidad y carácter tarde o temprano les muestran tal como son. Por más que el presidente, así con minúsculas, trate de presentarse más ecuánime, moderado y maduro, lo cierto es que a la hora de la verdad sus hechos le presentan tal y como es él, como siempre ha sido.

     Enemigo de la ley y el estado de derecho, de carácter anarquista, violento, con evidentes resentimientos sociales, impasible ante el daño al otro (sobre todo si es de los que él considera sus enemigos), luego de poco más de un año al frente del poder ejecutivo federal, ha mostrado ser el mismo de siempre.

      Para los que nunca hemos creído ni confiado en él su conducta no es ninguna sorpresa.No es un asunto de ideologías, pues para el autor de esta columna AMLO jamás ha sido de izquierda. Su personalidad habrá que entenderse desde un ego acariciado hasta lo irracional, carente por supuesto de una verdadera formación, por tanto de disciplina y corrección.

    Sin meternos en el campo de la psicología, ya que para entender su berrinchudo y ególatra carácter con analizar sus hechos diarios es suficiente ¿Qué persona seria y madura gustaría estarse escuchando todas las mañanas y a todas horas, de pontificar sobre todo, cuando su conocimiento de las cosas además de insuficiente queda exhibido un día sí y otro también?

    Al principio de su sexenio, que no gobierno, aseguró que el “no miente” cuando justo desde el primer día se ha dedicado a mentir. Protestó el 1º de diciembre de 2019 cumplir y hacer cumplir la ley, y desde ese mismo día se ha empecinado en NO CUMPLIRLA.

      Si es el estado laico, enseguida de su protesta salió a la Plaza de la Constitución (así se llama, no zócalo) y delante de las cámaras de televisión nacionales y extranjeras, así como de todos los medios, se arrodilló ante brujos indígenas y en un país que se auto nombra cristiano, permitió que estos paganos le hicieran una dizque ‘limpia’. Juárez, a quien dice admirar, era un cristiano de convicciones firmes, profundas y bíblicas, jamás hubiese permitido semejante acto de prostitución espiritual (como tampoco romper con la laicidad por la que tanto luchó).

     En otro tema, de forma inesperada declaró una guerra contra los ladrones de combustibles, cerrando al efecto los ductos de Pemex, dejando de paso y por varias semanas las gasolineras del país vacías (en no pocas regiones, entre ellas Guadalajara) paralizando con ello la productividad y la vida de casi todas las personas. Claro, a sus favoritos, sus incondicionales seguidores de la ciudad de México procuró que no les faltara (no fuera ser que los votos le dejaran de apoyar).

    Días antes, realizó una absurda consulta patito, en la que menos del 5 por ciento de la población del país en edad de votar, decidió que se cancelara la construcción del nuevo aeropuerto de Texcoco. Una obra que además de necesarísima, de contar con el apoyo y aprobación de todas las líneas aéreas mexicanas e internacionales, de tener un proyecto de primer mundo y a la altura de las necesidades y circunstancias, con un avance de más del 30 por ciento; en uno de sus conocidos berrinches (que él ufano llama ‘terquedad’) canceló sin más apoyo que su dicho y gusto. Citar la corrupción como pretexto es una tontera por decirlo de manera suavepues para eso existen las instituciones públicas impartidoras de justicia. Marcando desde ese momento el destino de su desgobierno.

    Ha sido de tal magnitud su protesta en vano (de cumplir y hacer cumplir la ley) que los asesinatos en el país crecieron más que nunca, el robo de combustibles no se diga, el descarrilamiento y saqueo de ferrocarriles, robo de autobuses de pasaje foráneos y secuestro de choferes por simples delincuentes que se hacen pasar por ‘estudiantes’, de compinches suyos que por días y semanas paralizan el sistema ferroviario de carga produciendo todos los días pérdidas por millones de dólares o robándose el peaje de las casetas en las autopistas. Ni qué decir de las bandas de criminales, con o sin organizar, que ante la oferta del presidente de darles abrazos (en lugar de balazos) le han tomado la palabra convirtiendo México en tierra de nadie. Un país en el que solo hay paz para el presidente en Palacio Nacional, pues incluso a los alrededores de este hermoso e histórico edificio, comerciantes de todo tipo y tamaño son extorsionados con impuestos mayores que los del gobierno, que de no pagarlos lo pagan con su propia vida.

     Y el presidente no hace nada. No mueve un solo dedo para detener esta avalancha de impunidad que asfixia y oprime a la gran mayoría de los mexicanos: al que es asaltado en el transporte público, en su auto, en su negocio, en la taquería, restaurante, tienda de abarrotes, supermercado (en Celaya saquearon totalmente un Walmart), en su tráiler o camión de carga en la carretera, asesinado en cualquier ciudad o pueblo por cualquier cosa o por nada, al joven que corre el peligro de ser desaparecido para sumarle a las filas de las bandas y de negarse, asesinarle a sangre fría.

Para el presidente nomas existen los suyos, sus incondicionales. No importa que tengan cuentas pendientes con la justicia, con su agua bendita les limpia de todo pecado. El maniqueísmo de López Obrador es radical, a la vista de todos. Finalmente y con relación al título del presente artículo, en octubre del año pasado (2019), habiendo detenido en Culiacán las fuerzas armadas al hijo del “chapo” con fines de extradición, increíblemente le liberan ante la presión de los grupos criminales, apostatando por enésima ocasión de su deber de cumplir  hacer cumplir la ley.

    Ante esto, el ciudadano observante de la ley, el que cree en la democracia (incluidos muchos de los que votaron por AMLO sin ser sus incondicionales), se cuestiona y cuestiona al presidente, quien defiende a los funcionarios bolivianos prófugos de la justicia de ese país (que se refugiaron en la Embajada de México), a los que dice PROTEGER Y DEFENDER SU DERECHO DE ASILO. En síntesis: ¿Para el chapito, los bolivianos y toda la fauna delincuencial que azota a México de frontera a frontera y de costa a costa, impunidad y protección, y para los mexicanos negación del amparo de la ley y cero acceso a la justicia?

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

A JUÁREZ NO SE PARECE EN NADA

El presidente López Obrador me recuerda al viejo poema popular español de ‘La Casimira’, ¿lo conoce, estimado lector? El carácter malformado del mandatario, su mente confusa y precario intelecto, le llevan casi a diario a razonamientos alejados de la realidad. El cree ser una cosa sin embargo sus hechos le exhiben como otra, de ahí que sin proponerlo se le asocie con el personaje referido:

 

“Casimira, casi mira… casi todo y casi nada.

La llamaba ‘Casi’, cuando casi andaba y al cumplir los siete, ‘Casi’ fue al Colegio

pero la maestra, casi no enseñaba.

Creciendo la ‘Casi’, casi una adolescente, casi niña, casi dama, encontró un mozuelo, a quien casi amaba, pero un día el chico, casi sin mirarla dejó a la ‘Casi’, casi destrozada.

Y se fue a un convento la pobre queriendo ser santa, y casi fue monja. Pero un día enterada, de que el chico moría se volvió a su casa, y cuidó del chico como de casada.

Y el chico murió, casi sin besarla y casi fue viuda… al menos en su alma. Hoy ‘Casi’, cansada de su vida extraña, casi no se peina, y casi desenfadada cuenta que de algún modo, lo fue casi todo, sin ser casi nada”

 

    Y es que el presidente insiste casi a diario en tomar disfraces que no se ajustan a sus hechos y personalidad. Su caracterización del presidente Benito Juárez lejos de beneficiarle le confronta terriblemente. Un abismo de inteligencia, hechos, y acciones de gobierno les separan, incluso le exhiben como al tartufo de Moliere, o al Gil Blas de Lesage, como un ser no genuino. Como un individuo al que las circunstancias le arrastran a causa de una dirección carente de solidez moral e intelectual. Un hombre para el que la Ley no le significa nada.

    No basta decir que está en contra de la corrupción, cuando este cáncer crece en su entorno a manera de metástasis ¿Acaso no es corrupción colocar en cargos públicos a personas que carecen de la inteligencia y el perfil adecuados? Considerar que la sola honradez es suficiente además de absurdo conlleva corrupción ¿se dejaría usted operar por alguna persona que no fuera cirujano experimentado, que solo fuera honrado? El deterioro y destrucción del país crecen día con día en la medida que personas incapaces toman determinaciones en cargos de enorme responsabilidad, pero que no tienen la menor idea del daño que están causando (lo cual también es corrupción).

     ¿Acaso también no es corrupción justificar y perdonar a funcionarios que han sido acusados de delitos y acciones graves, solo porque son cercanos  o incondicionales del presidente? El justicia y gracia para los amigos y para los enemigos justicia a secas –que siempre sostuvo Juárez- no tiene nada que ver con la protección indiscriminada lopezobradorista, en la que la justicia no aparece por ningún lado y la impunidad es la constante.

     A Juárez no le temblaba la mano para impartir justicia como sucede con AMLO (habremos de recordar que presidió la Suprema Corte de Justicia de la Nación); fue capaz incluso de negar el indulto a Maximiliano, a pesar de que hombres de la talla del emperador Francisco José, de Victor Hugo y de Garibaldi se lo pidieran, a quienes respondió con una frase que conlleva la solidez institucional, intelectual y moral del oaxaqueño: “No mato al hombre, mato a la idea”. Juárez jamás hubiese ofrecido abrazos a los delincuentes, siempre les echó balazos y cárcel.

     Creer que con irse a vivir a Palacio Nacional le acercaría al personaje es en sí un desatino. Cuando mucho le ayuda a que sus lecheras ‘conferencias’ le eviten madrugar más y los molestos traslados (en una ciudad colapsada por el tráfico y las manifestaciones tan gustadas y apoyadas por el presidente).

     El Presidente Benito Juárez dejó el catolicismo al encontrar una opción a su fe más sólida y sostenida en las Escrituras. Al sumarse a la filas del protestantismo histórico, utiliza el nombre de la Reforma de 1517 para aplicarlo a su gobierno, tanto en lo político como en lo espiritual, teniendo entre sus propósitos alfabetizar el país por medio del estudio de la Biblia. López Obrador ni siquiera conoce la solidez bíblica y teológica del protestantismo. En su imitación del personaje (y a manera de ‘La Casimira’) se quedó con algunos grupos evangélicos, que dicho sea de paso, en la mayoría de los casos no tienen nada que ver con los herederos de la Reforma protestante y con la iglesia católica tampoco. NI chicha ni limonada.

     En cuanto a política exterior el principio de Juárez no deja lugar a medias tintas ni a interpretaciones desviadas: “Entre los individuos como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz”.

    Como es del dominio público, López Obrador no ha respetado a otras naciones. Su injerencia en la política de Bolivia no solo le ha exhibido como un mandatario irrespetuoso y metiche. A tal grado llegó su atrevimiento y falta de respeto que se trajo al tramposo de Evo Morales en un costosísimo viaje en un avión de la FAM, (cuando pregona a diario la austeridad) y una vez instalado en México el dictador, le concedió absoluta libertad para agitar y participar a distancia en la vida política de su país, contraviniendo el derecho internacional y los principios juaristas.

    Su desaseo político en los asuntos internos de Bolivia ya le causaron los primeros descalabros. La confrontada y exhibida que le diera el expresidente boliviano Jorge Quiroga debe ser para el mandatario mexicano una llamada de atención. Un muro sólido para no volverse a meter en los asuntos de otros países, pues los calificativos y acusación contra su persona (no contra México) a cualquier persona con dignidad y auto crítica le llevarían obligadamente a rectificar su injerencista actitud (ajena a la posición juarista):

 

“Usted ha decidido ser el padrino de los tiranos latinoamericanos, y usted es un cobarde matoncito, porque lo hemos visto pasar vergüenzas, arrodillado ante Trump, que le pone exigencias…  Tan servil con los autoritarios, y tan matoncito y abusivo con Bolivia, porque nos crees pequeñitos”

 

   Los hechos lo demuestran, el presidente López Obrador no se parece en nada al Presidente Benito Juárez, aunque para ser sincero y recordando al filósofo Ortega y Gasset, no tiene tampoco porque ser una copia al carbón. Su tiempo y circunstancias son otras por lo que el actual mandatario lejos de estar buscando modelos a imitar, su deber es ajustarse a lo que marca la Constitución y aplicarla, así como aplicar la totalidad de las leyes que tiene este país. El ridículo para su gobierno de los sucesos de Culiacán, así como la matanza de mujeres y niños inocentes en Chihuahua (familia LeBaron) deben hacer al presidente cambiar de rumbo y dedicarse a implantar el estado de derecho, de lo contrario, su gobierno ya está desde ahora fracasado. De él, y solo de él depende.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

 

Email: mahergo50@hotmail.com

 

 

DISTINTAS NAVIDADES

Celebrar la navidad no significa lo mismo para todas las personas, en unas cuántas décadas el sentido original de la fiesta (que por casi dos mil años se mantuvo firme) tomó rumbos y expresiones que nada tienen que ver con este hermoso y esperanzador acontecimiento, que, en su sentido escrito, recuerda a la humanidad caída el nacimiento del Salvador.

     La fiesta es parte medular del mensaje divino contenido en las Sagradas Escrituras (Biblia), pues hace recordar al hombre caído y pecador, el cumplimiento de la promesa de rescate y redención que Dios hiciera a Eva en el Paraíso: “Y Yahwéh Dios le dijo a la serpiente: Por cuanto hiciste esto maldita serás…  Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya (El Mesías) ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (Gen 3:14-15).

     Y es que, si no se conoce ni entiende la doctrina de la caída, tampoco se puede entender la venida del Mesías que vendría a reconciliar al hombre con su Dios, a salvarle. Anuncio profético que a través de Isaías se hiciera con siete siglos de antelación: “Por tanto, el Señor mismo os dará señal. He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamaras su nombre Emanuel (Dios con nosotros)” (Isa 7:14).

     Pero sobre todo advierte quién sería ese Mesías (Dios hecho carne en la persona del Hijo, Yeshua-Jesús): “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro: y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite” Isa 9:6-7). Un Imperio que llegará al final de los tiempos, que por la maldad e incredulidad que imperan en el mundo, no parece estar lejos. Imperio en el que no tendrá cabida la maldad, la impureza, la incredulidad.

     La cuestión es que, así como muchos en Israel cuando vino el Mesías no creyeron en él ni tampoco entendieron el porqué de su llegada; igual ha sucedido entre la cristiandad, una cristiandad cuya esencia se ha ido diluyendo hasta hacer de la fe una mera tradición, una religión carente de sentido que no refleja en absoluto el poder transformador de Dios al hombre caído; que exhibe el desconocimiento de su mensaje eterno y redentor.

     Es obvio que este alejamiento del hombre con su Creador se refleja en casi todas las acciones de la vida, incluyendo por supuesto la navidad. De unas cuántas décadas atrás, las expresiones y conductas acerca de la navidad (al menos en México y muchos otros países), se han desviado en un mar de sincretismo, materialismo, ignorancia, incluso de perversión (como es el caso de las llamadas ´posadas’, que lo mismo se llevan a cabo en salones de fiesta, como en antros y prostíbulos).

     Gradualmente expresiones populares sencillas y genuinas de los sucesos de Belén acontecidos hace dos milenios, como es el caso de las posadas, se fueron desviando y modificando hasta convertirse en meras fiestas mundanas, incluso hasta convertirse en bacanales, destruyendo en apariencia el reino de Dios bajo el poder de las tinieblas, cuando lo cierto es que el reino de Dios permanece eternamente y jamás será destruido. Justamente para eso vino el Mesías, para derrotar el reino de las tinieblas, no con los métodos que el hombre contempla, sino derramando su sangre inocente en la cruz del Calvario, pagando este cordero inocente la salvación para todos, pero que solo alcanzan aquellos que responden a su amor por medio de la fe. La tradición no salva a nadie, la costumbre tampoco ¿acaso desviar el nacimiento del Salvador a borracheras, drogas, sexo y regalos innecesarios reflejan conocimiento de Dios y de su mensaje, no es acaso lo contrario?  

     El verdadero enemigo de la navidad no son los personajes fílmicos Ebenezer Scrooge, como tampoco “El grinch”. El verdadero enemigo de la Navidad es el ángel caído quien ha logrado atrapar con sus falacias a las masas, desviándoles de lo sucedió en Belén de Judá, impidiéndoles por medio de la apatía o la ignorancia conocer quién es ese niño que nació, para qué nació y porque nació. Carecer de las respuestas correctas (bíblicas) conlleva la ausencia del verdadero sentido existencial.

     En síntesis, para algunos la navidad es tiempo de fiestas y bacanales, para otros, tiempo de regalos, de viajes, para otros de aguinaldos, de vacaciones y de estrenar cosas, aunque para millones es tiempo de frío, enfermedades y carencias. Dichosos aquellos que han mantenido y entendido el sentido de esta hermosa fiesta, que como les anunciara el ángel a los pastores de Belén: “No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy en la ciudad de David, un Salvador, que es el Mesías (Yeshua) el Señor” (Luc 2:10-11) ¿Cuál es la navidad que has elegido?

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

 

Email: mahergo50@hotmail.com

AMLO: UN AÑO DESPUÉS

Hace más de un año que escribí el presente artículo (semana del 27 de octubre al 02 de noviembre de 2018), las acciones del presidente López Obrador ya en el poder, responden al cuestionamiento que sobre su persona se hacía desde este espacio. Juzgue el lector si el análisis era correcto o errado:

¿NACE UN DICTADOR?

          Si López Obrador no entiende que la opción viable para el nuevo aeropuerto para la capital del país está en Texcoco, la que recomiendan los que en verdad saben y pueden opinar, malo. Pero si esto no le importa y lo único que quiere es darse gusto a sí mismo y a la mafia de anarquistas que le siguen, peor. Estaríamos ante el parto de un futuro dictador.

     Y es que como dijera Don Alfonso Reyes: “No se es dictador en vano. La dictadura como el tósigo, es recurso desesperado que, de perpetuarse, lo mismo envenena al que la ejerce que a los que la padecen”.

     El perfil del presidente electo, tantas veces analizado en este espacio y por tantos otros compañeros de oficio, no ofrecería nada nuevo. Tan solo ratificaría lo que ya se conocía de él, lo que se ha dicho hasta el cansancio.

     Durante la larga campaña electoral algunos, en su deseo de que ya haya cambiado, hicieron su mejor esfuerzo para analizar a un candidato que mejoró su visión de las cosas, que se supo rodear de mejores gentes que le aconsejaran, lo cual lamentablemente no era cierto, se trató de un autoengaño. Si dejó de bloquear e incendiar pozos petroleros es porque ya envejeció y carece de fuerzas, pero su terquedad e inclinación hacia la anarquía y los anarquistas, así como su repudio al orden, a las riquezas obtenidas mediante el esfuerzo, inteligencia y trabajo continúan. Su eterno revanchismo social sigue siendo el mismo.

     Para él los riquillos y a los que les gusta vivir de otra manera, de buena manera, son “fifís” según su criterio y no tienen derecho a gastar en las cosas que les gustan. Su afecto y apoyo son para los macheteros de Atenco, los maistros de la CNTE, los ayotzinapos, las comandantas Nestoras, Napos, y demás violadores de la ley y el estado de derecho. Entre esta gente que solo produce problemas y caos es donde se siente bien, como pez en el agua.

    Grupos e individuos a los que el escritor y académico francés Jean d’Ormesson aglutinara bajo un atinado término «La ineptocracia», término que también definió con la misma precisión: “La ineptocracia, es el sistema de gobierno en el que los menos preparados para gobernar son elegidos por los menos preparados para producir, y los menos preparados para procurarse su sustento son regalados con bienes y servicios pagados con los impuestos confiscatorios sobre el trabajo y riqueza de unos productores en número descendente, y todo ello promovido por una izquierda populista y demagoga que predica teorías, que sabe que han fracasado allí donde se han aplicado, a unas personas que saben que son idiotas”.

     Gran parte de los votantes hizo lo mismo que los venezolanos en su momento con Hugo Chávez, quien entendiendo el hartazgo de las masas ante la corrupción e indiferencia de la clase gobernante les prometió combatir y mejorar el estado de cosas, le creyeron y le dieron el voto. La mayoría tiempo después se lamentaría con dolor y horror.

     Luego de las elecciones de julio, en lugar de trabajar en silencio, de diseñar con sus futuros colaboradores planes trascendentes, viables y acordes a la realidad y necesidades nacionales, lo primero que hizo López Obrador fue demostrar su carácter malformado, su falta de respeto por el otro y por las instituciones. Y aunque se quiso disfrazar de “evangélico” ―los neo protestantes conocen muy bien los principios bíblicos (aunque sea algunos, muy pocos): “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas” (Mat 7:12)― su impaciencia y carácter arrebatado le exhibieron tal cual es, le llevaron a destiempo a presentar su gabinete, a ocupar las planas y notas principales en los medios, a presentarse como el presidente que todavía no es, faltándole al respeto en primer lugar a los mexicanos, en segundo al presidente Enrique Peña Nieto, y en tercero, a la democracia (en seria amenaza).

     Si en verdad fuese neo protestante (es decir, protestante sancochado) conocería cuando menos que la Escritura advierte: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo cielo tiene su hora” (Ecle 3:1). Pero no, su limitado vocabulario, su lenta asociación de ideas le han marcado como un hombre de muy escasas lecturas y pobre visión de estado. Claro, las huestes vociferantes y amenazadoras de las que se hace acompañar y que le ayudaron a llegar al poder, atacan con fiereza a quien critique (con verdad) a su líder. Igual sucedió en Italia y la Alemania de los años ’30 en el siglo pasado.

     Pero está a tiempo de enmendar sus graves yerros. De echar a la basura su absurda consulta y futuros plebiscitos, encuestas y referendos tan queridos por los autócratas y dictadores para perpetuarse en el poder. Instrumentos mañosos en los que enredan a los ingenuos para aparentar ser demócratas.

     La opinión internacional tiene los ojos puestos en AMLO y en su absurda, por no decir estúpida consulta sobre el aeropuerto capitalino, de lo que él haga y decida respecto a esta obra, pues al resolver dará color y en qué tono pintará su gobierno. Rojo no, ya no existe (solo en la mente de los rabanitos criollos y en los ignorantes ayotzinapos que viven en un mundo de anarquía y doctrinas políticas no comprendidas, peor todavía, desechadas en todo el orbe por caducas e impracticables), sino de tonos grises con amarillo, cargados de mediocridad y llanto a causa del dolor de las multitudes.

     Y no se necesita ser adivino ni eminente politólogo para vislumbrar el futuro de México, basta con una mirada rápida a los escaños en las cámaras y reconocer nombres y caras, que sin mencionarse, son sinónimo de violencia, torpeza, corrupción, mañas, incapacidad, agresividad, carencia neuronal, y tantas deficiencias más. Si realmente López Obrador tiene voluntad de cambiar y dirigir el timón de la República hasta llevarlo dentro de seis años a buen puerto y entregar buenas cuentas al pueblo de México, urge que realice no varios, sino muchos cambios en su cosmovisión y allegarse a personas que realmente estén capacitadas para mejorar la condición del país y ayudarle al ahora presidente electo a tomar mejores decisiones, y no simples puntadas de campaña, como esa, de una ‘consulta para el aeropuerto’.

     López Obrador y su gente, al menos los más cercanos a él, a los que escucha, tendrán que aprender que democracia e independencia van juntas, son indisolubles, disminuir o acabar con la primera extingue la segunda. Nuestro premio Nobel de Literatura, Octavio Paz, escribió al efecto: “La derrota de la democracia significa la perpetuación de la injusticia y la miseria física y moral, cualquiera que sea el ganador… Democracia e independencia son realidades complementarias e inseparables: perder a la primera es perder a la segunda y viceversa” (Sueño en libertad, pág. 392). ¿Será mucho pedir que se dejen de consultas absurdas, que esperen a que les llegue su turno para gobernar, y que cuando el plazo se cumpla, inviten a su equipo a otras mentes más lúcidas que les ayuden a pensar y planear un mejor país? De no ser así, quizá estamos viendo el inicio de una dictadura.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

MUJERES VIOLENTADAS (Y OTRAS VIOLENTAS)

En la década de los sesenta apareció una película llamada “El mundo está loco, loco, loco”, con el paso de los años se puede afirmar que el título del filme apenas mostraba los síntomas, pues lo cierto es que en el siglo posmoderno la enfermedad se ha desencadenado, exhibiendo ante cuerdos y orates una aldea global en que la que demasiadas cosas parecen salidas de control.

Situación que se agrava con gobiernos tan inútiles como ornamentales, campeones para hablar y declarar, pero reprobados absolutamente en su actuar. Gobiernos para los que su función se limita al cobro de impuestos, multas y demás formas de vaciar el bolsillo de los ciudadanos, pero omisos totalmente en aplicar la ley y hacer valer el estado de derecho; razón por la cual, en el caso de México, el país se encuentra ahogándose en un  mar de sangre.

En este marco de violencia e IMPUNIDAD el asesinato y violencia contra las mujeres se ha convertido en una plaga satánica desconocida por los mexicanos. Los que somos viejos nunca habíamos visto semejante maldad, y no estamos hablando de los abusos y problemas conyugales, por cierto que no, se pueden revisar los archivos judiciales y tenga el lector por seguro que en los años 50, 60 y 70 del siglo pasado el número de homicidios contra mujeres no llegaba ni al diez por ciento de los que se cometen ahora. No importa que se les clasifique como feminicidio o como homicidio, el punto focal es que se asesinó a una persona y en el 97 o 98 por ciento de los casos quedan impunes.

     ¿Qué sucedió, porqué algunos o muchos hombres se han convertido en bestias salvajes, en seres sin entrañas, carentes de afecto y respeto por aquellas que nos trajeron en su vientre, que nos dieron su vida para criarnos y formarnos? (amor ni mencionarlo, no lo conocen, lo confunden con las relaciones sexuales). Queda claro que las causas son múltiples pero entre las primeras se puede encontrar en la familia, en la falta de disciplina y corrección a los hombres de las últimas generaciones; individuos a los que un amor mal entendido les pretendió dar todo lo que pedían, para los que no hubo regaños formales, ni castigos, mucho menos exigencias y tareas propias de cada miembro de la familia. Su carácter mimado y egoísta en lugar de formarse se mal formó. Pero no es la única causa, por cierto que no.

    La escuela también bajó la guardia de manera que orden y disciplina al ser menospreciadas quedaron fuera, dejando a niños y jóvenes con un carácter en bruto, sin frenos, en otras palabras, INCAPACITADOS PARA LA FRUSTRACIÓN, lo cual en la mayoría de los casos se traduce en acciones violentas. Y si a este cuadro le agregamos el ambiente social (barrio, colonia, pandillas, etcétera), así como una fauna delincuencial sangrienta, enriquecida y ensoberbecida a causa de la impunidad ofrecida por gobiernos corruptos o incapaces (o ambas cosas); el cóctel nos ofrece datos del origen del asesinato de mujeres. Cáncer y vergüenza social que además de indignarnos no deja de horrorizarnos, pues no se puede entender la existencia de individuos (no hombres, la hombría es algo muy respetado) capaces de semejante ruindad, de abuso de fuerza y condición, de ser poseedores de tan deleznable conducta.

Ahora bien, el asesinato y violencia contra las mujeres no puede separarse de la violencia en general, sobre todo si se toma en cuenta la IMPUNIDAD que campea en México en lo que corre del presente siglo, en el que gobiernos inútiles, con Procuradurías (o Fiscalías, es lo mismo) y jueces igual de inútiles, han promovido y abonado, no solo los asesinatos de mujeres, sino de cualquier persona A CAUSA DE LA IMPUNIDAD. Saber que en lo que va del año 2019 se han asesinado en México más de 30,000 personas solo remarca la incapacidad y desvergüenza de los gobernantes en turno (y de los anteriores recientes).

Pero como decíamos al inicio del presente artículo, tal parece que el mundo ha enloquecido. Observar en la televisión manifestaciones de mujeres que reclamando la violencia contra sus semejantes, se convierten para asombro de todos en verdaderas energúmenas, lanza el péndulo hasta el otro lado. Si nos horrorizamos y condenamos toda violencia contra las mujeres, igual de condenable es la actitud violenta de estas féminas ¿Qué hombre cuerdo formaría una familia con semejantes engendros?

Es evidente que la sociedad mexicana tiene que hacer un alto y con sincera auto crítica y sin autocomplacencia; diagnosticar y buscar el remedio para esa locura colectiva que de no atenderse tarde o temprano nos conducirá al colapso.

Debe además atender y considerar la utilización mañosa de DISTRACTORES por parte de los gobiernos (en los tres niveles) para desviar la mirada y atención de la opinión pública de los gravísimos problemas que nos aquejan, y lanzarla con todo su peso en asuntos de menor relevancia,  los cuales magnifican y distorsionan (con el apoyo de las redes sociales) evitando la presión social sobre ellos a causa de su inutilidad, incapacidad y cinismo; sin importarles que esto conlleve el linchamiento moral y destrucción de algunas personas que en algún momento se dejaron dominar por la ira y perdieron la ecuanimidad (¿sobrarán en la sociedad aquellos que son ecuánimes las 24 horas y puedan lanzar la primera piedra para lapidar a la mujer adúltera del Evangelio de Juan?).

Un caso acontecido esta semana ilustra la perversidad del gobierno y la participación de algunos medios, caso que llevó al linchamiento moral de una persona que habiendo tenido un accidente provocado por una mujer, el hombre se dejó llevar por la ira y pateó el auto de la conductora (la mujer lo grabó, pero no grabó la primera parte de lo sucedido, lo que ella le dijo, se enfocó en la ira del hombre). El sujeto jamás se imaginó que su berrinche, condenable ciertamente, sería conocido a nivel nacional, que sería linchado moralmente por millones de personas, no en proporción a lo que hizo (para eso hay instancias legales y leyes que norman las acciones y conductas delictivas) sino como una especie de engendro del mal que no debería de existir. Incluso el negocio de su empleador ha sido causa de boicot, amenazado en las redes sociales de ser vandalizado.

Es obvio que el gobierno de López Obrador y el de Enrique Alfaro debieron de sentirse felices, aliviados de que las redes y algunos medios se presten a ese trabajo tan sucio y deleznable, ya que en lugar de que los mexicanos le exijan al primero que detenga la ola de crímenes que mantiene aterrorizado al país (más de 30,000 en este año 2019), para que detenga, enjuicie y sentencie a las hordas de asesinos, y al segundo que haga lo mismo en Jalisco ya que en lo que va del año se han cometido 2445 asesinatos (creciendo el 32% el de mujeres); alentaron y desataron una terrible y desproporcionada campaña nacional contra un hombre cuyo delito fue perder el control en un accidente de tránsito y lanzar café y patadas contra el vehículo de una imprudente mujer. Un hombre al que sin duda ya marcaron de por vida, a su familia, que perdió su empleo y ha quedado estigmatizado socialmente, pero que sirvió a manera de chivo expiatorio para que los mexicanos dejaran de exigir, al menos por unos días, que sus gobiernos cumplieran con su deber. Deseando llegar al fondo de todo esto, lo cierto es que al cerrar a Dios las puertas de los hogares, escuelas, universidades, cultura y centros de trabajo, el hombre caído ha vuelto a sus genes de Caín ¿O usted qué opina estimado lector?

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

 

Email: mahergo50@hotmail.com

INCAPAZ, DIVISIONISTA, INSENSIBLE, DERROCHADOR Y MENTIROSO

Apenas van a cumplir un año en el poder, y un enorme sector de los mexicanos (millones) ya están cansados del actual gobierno federal. Su incapacidad en casi todos los órdenes para resolver los problemas nacionales, su carencia de cuidado y respeto por la inmensa mayoría de los ciudadanos a los que han dividido y ofendido, un día sí y otro también, su insensibilidad, derroches y mentiras les han puesto en enemistad con el pueblo, con el mexicano (no con los incondicionales seguidores de AMLO, y con aquellos cuya voluntad han comprado con el dinero que se les regala de los que pagan impuestos).

     Una incapacidad negada por la soberbia y la insensibilidad, que si bien se intenta ocultar con la retórica de una falsa ideología, lo cierto es que deja al descubierto su impreparación, su valemadrismo ante los grandes males que azotan al país. Su desprecio por todos aquellos que no comparten su cosmovisión violenta y totalitaria, para los que desean un México mejor lo cual solo se logra mediante el trabajo de todos, de pueblo y gobierno. No de un gobierno que se trepe y viva del pueblo.

     Un gobierno corroído en sus entrañas por el odio y el revanchismo social, lo que le ha llevado a promover sin tapujos la división entre los mexicanos. Un gobierno que lejos de buscar la unidad –como es su deber- todos los días, desde la madrugada, se dedica a dividirnos, a emponzoñar los corazones de sus seguidores y de los insatisfechos. Un gobierno cuyo presidente se ríe todas las mañanas, no importa que los narcotraficantes hayan humillado al Ejército en Culiacán (y en tantas partes del país, impidiéndoles poner orden y hacer valer la ley), que los delincuentes que azotan al país de norte a sur y de costa a costa hayan asesinado en Chihuahua a una familia de mujeres y niños; no, en lugar de cumplir con su deber, sin sensibilidad ni madurez alguna, califica a cualquiera que no se someta a sus caprichos de “fifí, conservador, enemigo, opositor”, y una retahíla de ofensas en las que la prensa ha sido incluida y vilipendiada (por quien debiera ser su primer defensor).

    La insensibilidad del actual gobierno se ha visto reflejada en la desaparición de guarderías, en la falta de medicamentos, en la desaparición del Seguro Popular y dejar a diabéticos y niños con cáncer (entre otros pacientes) sin la debida atención. En permanecer inmóvil y no aplicar la ley ante una delincuencia desbordada que tiene el suelo patrio regado en sangre en apenas 10 meses (con 30,000 asesinatos); una delincuencia que también secuestra, roba, asalta, extorsiona, cobra impuestos a todos por vivir (‘cobro de piso’) y demás delitos con los que mantiene aterrorizada a la gente que trabaja y mantiene de pie a este país (y mantiene al gobierno también).

     Un gobierno que a grupos de delincuentes como es el caso de los maistros de la CNTE y los normalistas rurales, les permite secuestrar, robar, destruir, paralizar la productividad industrial y comercial (deteniendo trenes) sin que haga absolutamente nada. Para el gobierno de la 4T la ley y el estado de derecho no son nada. Un instrumento de riquillos, de burgueses explotadores, pues no debemos olvidar que MORENA (el partido de AMLO) toma su nombre del periódico Regeneración de Flores Magón. Un anarquista para el que la democracia se integraba por una trinidad satánica: GOBIERNO, CAPITAL, Y CLERO, trinidad que había que aniquilar.

     Un gobierno derrochador, que con falsa austeridad promovió la reducción de salarios y recortes en seguridad, salud, universidades públicas, etcétera. Que  incluso de manera hipócrita puso en venta el avión presidencial (que por cierto se debe una buena parte) viajando el presidente en vuelos comerciales -con todo lo que esto significa en problemas de logística, protección a su persona, incomodidades a los viajeros, retardos, etcétera- y ofrece, sin que nadie se lo pida, ASILO a EVO MORALES, que dicho sea de paso, él RENUNCIÒ a la presidencia, no hubo ningún golpe de estado. Y como AMLO se dice ‘creyente’ se le recuerda que la mentira es pecado.

     Así que no se puede admitir que hable de austeridad y envíe un costoso avión de la Fuerza Aérea Mexicana para traer al renunciante mandatario boliviano. Un viaje que costó una verdadera fortuna en dinero y desgaste diplomático al tener que tocar la puerta de varios países para que dejaran pasar el avión y a su pasajero. Una incongruencia (e hipocresía) al traer al huido dictador de Bolivia en un viaje azaroso y hasta premiar con ascenso a general al piloto. En otras palabras: ¿Para traer al dictador todo el empeño y para atrapar al hijo del “chapo” en Culiacán ningún esfuerzo y humillación mundial para las fuerzas armadas? ¿Hay compromisos que impiden retornar al imperio de la ley o se trató de un rostro más de la incapacidad del gobierno lopezobradorista?

    Un gobierno que sin máscara alguna anuncia su vocación de dictadura, implementando día con día los pasos para lograrlo: desde la polarización y división de la sociedad, hasta el afianzamiento de su proyecto: proyecto en el que la democracia no cabe por lo que los otros poderes ya han sido tomados, primero el legislativo y ahora el judicial, haciéndose en el inter de organismos autónomos como la CNDH y trabajando de manera rápida para hacerse también del INE, TRIFE, FGR, etcétera, en pocas palabras. Llegaron al poder por la democracia y sin disimulo y con descaro están destruyéndola para instalar una dictadura al peor estilo sudamericano. Pasando por alto tres cosas. Una, que los mexicanos votaron por un presidente que resolviera sus muchos problemas, no por un dictador que les oprimiera más. Dos, que además de ilegal, perverso y deleznable, están obrando fuera de la ley y sin cumplir con sus principales deberes. Y tres, que tomaron el Nombre de Dios en vano para engañar a católicos y evangélicos aparentando ser creyentes, ignorando que nadie, ABSOLUTAMENTE NADIE ha quedado impune ante la presencia del Señor.

    Un congreso que debiera velar por los intereses de los mexicanos, es ahora un simple grupo de empleados de AMLO dispuestos a someterse a sus caprichos y acelerar el paso de la democracia a la dictadura; injustos y desvergonzados, al grado de aportar casi el 70 por ciento del presupuesto destinado a los estados, para los 6 que controla Morena (que no gobierna), mientras que a los otros, que son la mayoría (12 gobernados por el PRI y 10 por el PAN) les dejan las sobras, es decir el 14 y 10 por ciento respectivamente. Claro, la intención es que no puedan hacer nada y en las próximas elecciones quedarse con todo lo que ahora no controlan y así hacerse de todo el país.

     Los mexicanos deben abrir los ojos, estamos a tiempo para impedir semejante villanía y maldad, no se puede admitir que los Maduro y los Evo Morales se hagan del poder mediante la democracia (que tanto aborrecen) para luego destruirla y establecer una autocracia.

     Hace casi 110 años tuvimos una Revolución social, la primera del siglo XX en el mundo y la más exitosa en América Latina. No debemos caer en las falsas promesas de este grupo de anarquistas y resentidos sociales que integran en su mayoría Morena, pues carecen de testimonio ya que las cartas de capacidad, integridad, formación, laboriosidad, respeto por el pueblo y las instituciones y el estado de derecho no aparecen en su bagaje. Su inclinación por la pereza, el desmadre, el repudio al orden y la aplicación de la ley les imposibilitan para estar en el poder. No solamente la corrupción es condenable, también lo es la incapacidad, el divisionismo, la insensibilidad, el derroche y la mentira, blasones de ignominia que adornan a este grupo amorfo que se hizo del poder en México, que no ven por su bien y futuro, sino por el de ellos mismos. Punto.

¡Hasta el próximo sábado si Dios nos permite!

 

Email: mahergo50@hotmail.com