ANGÉLICA, ALBERTO, CESAR Y ENRIQUE

Hoy hablaremos de otro tema más amable y positivo. La egolatría de ‘ya sabes quién’ nos asfixia, pretende que todos los mexicanos hablemos a todas horas de él, su soberbia ha llegado hasta el cielo, que sin duda le responderá a su debido tiempo. Mientras tanto, qué les parece si charlamos de cuatro cantantes mexicanos que nos hicieron y han hecho pasar muchos ratos amables, románticos incluso (en su momento, claro, hoy se trata de buenos recuerdos), de personas que con sus voces nos hacen voltear hacia otras áreas de la vida más nobles, que nos permiten esculcar en las bondades del otro, del prójimo, en las acciones, en etapas de la vida ya idas, trayendo buenos, regulares y malos recuerdos, pero sobre todo de los primeros.

     Nos referimos obviamente a Angélica María, Alberto Vázquez, César Costa y Enrique Guzmán que el sábado 27 de octubre se presentaron por última vez en Guadalajara en el Teatro Telmex (un extraño foro construido en terrenos públicos donados a la U. de G., y parece que financiado por la compañía telefónica).

     Se trató de una velada muy especial, los que somos viejos entendemos la despedida de estos artistas de su público local, pues no debe ser fácil hacerlo ¡POR ÚLTIMA VEZ! Cosa que no entendieron bien a bien los chamacos que cubren la sección de espectáculos.

     Su presentación, que no concierto (no son ninguna orquesta o sinfónica) duró alrededor de cuatro horas. Desde su vestuario, pulcro, elegante, adecuado a sus personalidades, público y escenario, todo estuvo bien, mejor de lo esperado, ya que a pesar de la edad de cada uno y los años de carrera, sin excepción, brindaron una velada muy especial. Una despedida afectuosa con aquellos que les hemos escuchado desde hace más de medio siglo por estas tierras de Dios, que compramos sus discos, les vimos en películas y en la televisión.

      Quizá nos faltó nuestro paisano, Manolo Muñoz (oriundo de La Barca, pero se inició aquí en Guadalajara), ya fallecido hace algunos años (en el 2000), de ahí la importancia y trascendencia de verlos juntos y despedirse de nosotros juntos. No nos conocen en lo individual, pero como parte de una generación tan especial, como si nos conociéramos. Compañeros de épocas y hechos compartidos, de educaciones familiares y creencias semejantes.

      Verlos tan bien vestidos, expresarse con propiedad y respeto para el público, rectifico, con afecto, en lo personal, y aunque no quisiera, les comparé con muchos de los artistas actuales: unos, panzones, pelones, desafinados, y vulgares en sus expresiones; mientras que otros, en harapos verbales y físicos vuelven locos a jóvenes a los que muy pocas cosas nos unen. Brechas que día con día se acrecientan.

     Y decía que los que cubren espectáculos en los diarios no supieron lo que sucedió. Los días siguientes a la velada busqué con curiosidad alguna nota y no encontré nada. Al menos no en lo que publican en la red, como si nada hubiera pasado, mientras que cuando se presenta algún grupo de tatuados o de aspecto promiscuo se desviven en promocionarlos (aunque sean unos perfectos desconocidos o canten horroroso). Para mi sorpresa, ocho días después salió una nota de media página con algunas fotos (Mural 4/Nov/2018), pero con una reseña que apenas cumplió con decir que asistieron 10,000 personas, como si lo importante fuese el número y no la calidad del espectáculo ofrecido (bueno incluso en las imágenes, videos y demás elementos escenográficos y técnicos).

 

PABLO LEMUS DEBE RENUNCIAR

 

     Del espectáculo ofrecido por estos profesionales solo resta agradecer y aplaudir, lo merecen. Alberto lo hizo con un pequeño aditamento de oxígeno, quizá a causa de que fue fumador empedernido, Angélica con un vestido que realzaba su belleza y simpatía, mientras que César y Enrique, simpático el uno y relajiento el otro, pero magníficos cantantes los cuatro.

     En cambio, hay otros a los que lejos de aplaudir no es aventurado pedir que renuncien. Después de salir de un evento tan motivador y enfrentarse de pronto con la avenida principal de Zapopan como si se estuviera en una zona de guerra en Siria o Irak (y a media noche), es por demás indignante ¿Por qué la mayoría de los medios no han dicho nada al respecto? Ya terminó en Zapopan la obra de la línea tres del Metro y tal parece que el señor Pablo Lemus (que cobra como presidente municipal, peor todavía, repite en el cargo) no se ha enterado, pues las laterales y casi toda la avenida Laureles se encuentran en un estado verdaderamente desastroso. Y si esto sucede en una avenida tan importante, camino cotidiano para un teatro tan famoso y concurrido ¿cómo estarán las colonias populares y aquellas a las que la prensa no suele visitar?

     Ponerse playera y tenis para salir ante los medios a abrazar a los delincuentes que pintarrajearon uno de los trenes nuevos del Metro, permitió ver el rostro de un demagogo, de un funcionario inmaduro que no entiende la gravedad del delito cometido ¿Cómo esperar entonces que cumpla con sus deberes primarios como es el caso de mantener en buenas condiciones las vialidades? El gobierno federal terminó la obra (que era lo difícil) y Zapopan no ha hecho su parte en esa vialidad, que dicho sea de paso, es la salida natural al Periférico y a todas las muchas colonias y fraccionamientos por la Av. Juan Gil Preciado y la carretera a Colotlán. Alguien con un poco de vergüenza renunciaría para que una persona capaz ocupara el cargo ¿Usted cree que lo haga?

MEXICO, CANDIL DE LA CALLE

     Un país es como una familia, hay prioridades, y el gobierno en todas sus instancias ha salido reprobado en cuanto a responder a las necesidades, pues ha realizado todo un despliegue de fuerzas y recursos para recibir a los miles de centroamericanos que literalmente invadieron el país (muy pocos lo hicieron en la forma debida), pero olvidándose de manera total de los nayaritas que afectados por elhuracán ‘Willa’ de manera grave en miles casos: en viviendas, cultivos, infraestructura y servicios, menean la cabeza en su desconcierto y angustia. No entienden como para los centroamericanos toda la ayuda y para ellos el olvido. Bien advierten las Sagradas Escrituras“porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que es un incrédulo” (1 Tim 5:8).Un tema urgente que hay que rectificar. Primero los de casa.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

ESE NO ES EL PUEBLO BUENO

Aunque se quiera pensar mejor de él no se puede, López Obrador hace todo lo posible por ratificar lo que muchos consideran de su persona. Nada nuevo se dice que se le tiene por anarquista, por un hombre de violencias verbales (de las otras ya se frena un poco, probablemente porque no tiene el poder todavía, la prueba de fuego vendrá a partir del 1º de diciembre), de visión y pensamientos cortos, amigo de los violentos y enemigo de los que trabajan, de los que producen.

     Su pobreza moral y política le descubre y exhibe todos los días. Incapaz de ver y entender todos los sectores que conforman la sociedad, en su sectarismo que siempre ha mostrado y del que no se ha podido sacudir, la emprende a la primera contra aquellos que considera sus enemigos naturales: ‘riquillos’, ‘burgueses’, ‘fifís’ y demás calificativos, brotan de manera natural contra aquellos que su corazón desprecia (decenas de millones de esos ‘enemigos’ son simple clase media).

     Su maniqueísmo es imposible de ocultar, como también su incapacidad para distinguir lo bueno de lo malo, los tonos negros de los blancos, ni qué decir de los grises. Para su limitada cosmovisión solo los macheteros de Atenco, los maistros de la CNTE, las comandantas Nestoras, Napos, los Félix Salgado Macedonio y demás personajes son valiosos en su reducido y violento mundo. Un mundo que recuerda al de Ricardo Flores Magón hace un siglo.

     En su absurda consulta en la que 747 mil votantes de Morena decidieron por todos los mexicanos acerca del aeropuerto de la capital, AMLO se atrevió a decir, por enésima ocasión “que decidió el pueblo sabio”, el pueblo bueno que tanto le gusta ensalzar. ¿En verdad esto es así?

     No me gusta contradecir, pero la verdad siempre exige el espacio para ser escuchada, así es la vida. Ese no es el pueblo sabio, las multitudes casi nunca lo han sido. Valga recordar que la multitud pidió al Procurador romano que soltara a Barrabás y crucificara a Jesús (aun cuando Pilato había reconocido su inocencia hasta por tres veces). Es falso absolutamente que la vox populi sea la vox Dei. Además de que somos un pueblo de más de 120 millones de personas, 747 mil no representan a nadie. Quizá ni a Morena.

     El escritor inglés Samuel Johnson dijo alguna vez que las multitudes tienen muchas cabezas pero poco cerebro. Tener menos posesiones o vivir en una zona marginada no hace mejor ni bueno a nadie. La bondad además de tener otros parámetros de medición distintos, es algo que se muestra en el modo cotidiano de vida.

     Habrá que decirle a López Obrador que el pueblo bueno es otro: es aquel integrado por todas las clases sociales, pobres, clase media y ricos, que trabajan y se esfuerzan a diario por mantener de pie este país. El que paga impuestos para que los políticos (de todos los partidos) y la enorme burocracia que ya asfixia esta agobiada sociedad, cobren sus abultados sueldos y los no abultados también. El que sufre robos, asaltos, extorsiones (privadas y oficiales), secuestros, violencias de todo tipo y, aun así, lucha para sacar adelante a los suyos y al país.

     Ese es el pueblo bueno, el que no pierde su tiempo en marchas, primero porque carece de ese tiempo, y segundo, porque sus energías quedan en el trabajo y las que le quedan se invierten en la familia. Ese es el pueblo bueno, el que trabaja, el que no causa problemas sino aporta sus impuestos para que el estado los resuelva, pero si el estado en lugar de resolverlos la endereza contra ese pueblo bueno y premia a los que no trabajan y causan problemas y violencias sin fin ¿cuál sería el destino de México? ¿Otro Venezuela?

     Un ejemplo: los tales “macheteros de Atenco”, banda de facinerosos para los que cualquier bandera puede enarbolarse, siempre y cuando sea violenta y de causar problemas a la sociedad. Es obvio que no trabajan, lo que lleva a preguntarse de dónde sacan al dinero, quién les paga. Eso por un lado, por otro, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos dice textualmente en su artículo noveno: “Ninguna reunión armada, tiene derecho a deliberar”. En una palabra, siempre han obrado fuera de la ley y nadie ha hecho nada.

      ¿Cómo van a ser ‘pueblo bueno’ los maistros de la CNTE? individuos alérgicos al estudio, a la actualización, AL TRABAJO, incapaces de amar a la niñez y dar su vida y ejemplo para formar mejores ciudadanos. No, por supuesto que no son pueblo bueno. Lo suyo es la violencia, el desmadre, bloquear carreteras y robarse el dinero de las casetas, secuestrar camiones de pasaje y robar tráileres y camiones con mercancía, destruir oficinas públicas, atacar cuarteles militares (siempre y cuando los soldados no respondan pues de lo contrario los maistros correrían de inmediato con sus amigos de las comisiones de Derechos Humanos), heredarse las plazas como si la preparación, el conocimiento y la vocación vinieran en la genética. No, no son pueblo bueno, son todo lo contrario ¡Un lastre para México, una carga pesada que impide un mayor desarrollo y una mejoría en el bienestar social!

      Sin embargo, para el verdadero pueblo bueno no hay ni ha habido en las últimas décadas (quizá con la excepción de Don Miguel de la Madrid) quien vele por él, dejándole a su suerte, cargándole todas las obligaciones de la sociedad, sin ofrecerle a cambio casi nada. Un pueblo agraviado, ofendido, no escuchado jamás, menospreciado, un pueblo para el que solo hay legiones de inspectores, Juntas de Conciliación dispuestas a acabar con su pequeño patrimonio (sin profundizar si el demandante tiene en verdad la razón), policías que lejos de protegerle son capaces de dañarle, Procuradurías que no le atienden y si lo hacen, archivan sus denuncias, Comisiones de Derechos Humanos que en lugar de protegerle y velar para que se le haga justicia y se le repare el daño, solo protege a la fauna delincuencial, Congresos integrados por mafias de todos colores y sabores políticos que solo representan al pueblo en el papel, etcétera, etcétera.

     Durante su campaña AMLO se disfrazó de evangélico, sería bueno entonces que lea y reflexione el siguiente texto bíblico, que, si lo fuera, de inmediato rectificaría su conducta: “¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo…!” (Isaías 5:20).

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

¿NACE UN DICTADOR?

Si López Obrador no entiende que la opción viable para el nuevo aeropuerto para la capital del país está en Texcoco, la que recomiendan los que en verdad saben y pueden opinar, malo. Pero si esto no le importa y lo único que quiere es darse gusto a sí mismo y a la mafia de anarquistas que le siguen, peor. Estaríamos ante el parto de un futuro dictador.

     Y es que como dijera Don Alfonso Reyes: “No se es dictador en vano. La dictadura como el tósigo, es recurso desesperado que, de perpetuarse, lo mismo envenena al que la ejerce que a los que la padecen”.

     El perfil del presidente electo, tantas veces analizado en este espacio y por tantos otros compañeros de oficio, no ofrecería nada nuevo. Tan solo ratificaría lo que ya se conocía de él, lo que se ha dicho hasta el cansancio.

     Durante la larga campaña electoral algunos, en su deseo de que ya haya cambiado, hicieron su mejor esfuerzo para analizar a un candidato que mejoró su visión de las cosas, que se supo rodear de mejores gentes que le aconsejaran, lo cual lamentablemente no era cierto, se trató de un autoengaño. Si dejó de bloquear e incendiar pozos petroleros es porque ya envejeció y carece de fuerzas, pero su terquedad e inclinación hacia la anarquía y los anarquistas, así como su repudio al orden, a las riquezas obtenidas mediante el esfuerzo, inteligencia y trabajo continúan. Su eterno revanchismo social sigue siendo el mismo.

     Para él los riquillos y a los que les gusta vivir de otra manera, de buena manera, son “fifís” según su criterio y no tienen derecho a gastar en las cosas que les gustan. Su afecto y apoyo son para los macheteros de Atenco, los maistros de la CNTE, los ayotzinapos, las comandantas Nestoras, Napos, y demás violadores de la ley y el estado de derecho. Entre esta gente que solo produce problemas y caos es donde se siente bien, como pez en el agua.

    Grupos e individuos a los que el escritor y académico francés Jean d’Ormesson aglutinara bajo un atinado término «La ineptocracia»,término que también definió con la misma precisión: “La ineptocracia, es el sistema de gobierno en el que los menos preparados para gobernar son elegidos por los menos preparados para producir, y los menos preparados para procurarse su sustento son regalados con bienes y servicios pagados con los impuestos confiscatorios sobre el trabajo y riqueza de unos productores en número descendente, y todo ello promovido por una izquierda populista y demagoga que predica teorías, que sabe que han fracasado allí donde se han aplicado, a unas personas que saben que son idiotas”.

     Gran parte de los votantes hizo lo mismo que los venezolanos en su momento con Hugo Chávez, quien entendiendo el hartazgo de las masas ante la corrupción e indiferencia de la clase gobernante les prometió combatir y mejorar el estado de cosas, le creyeron y le dieron el voto. La mayoría tiempo después se lamentaría con dolor y horror.

     Luego de las elecciones de julio, en lugar de trabajar en silencio, de diseñar con sus futuros colaboradores planes trascendentes, viables y acordes a la realidad y necesidades nacionales, lo primero que hizo López Obrador fue demostrar su carácter malformado, su falta de respeto por el otro y por las instituciones. Y aunque se quiso disfrazar de “evangélico” ―los neo protestantes conocen muy bien los principios bíblicos (aunque sea algunos, muy pocos): “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas” (Mat 7:12)― su impaciencia y carácter arrebatado le exhibieron tal cual es, le llevaron a destiempo a presentar su gabinete, a ocupar las planas y notas principales en los medios, a presentarse como el presidente que todavía no es, faltándole al respeto en primer lugar a los mexicanos, en segundo al presidente Enrique Peña Nieto, y en tercero, a la democracia (en seria amenaza).

     Su en verdad fuese neo protestante (es decir, protestante sancochado) conocería cuando menos que la Escritura advierte: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo cielo tiene su hora” (Ecle 3:1). Pero no, su limitado vocabulario, su lenta asociación de ideas le han marcado como un hombre de muy escasas lecturas y pobre visión de estado. Claro, las huestes vociferantes y amenazadoras de las que se hace acompañar y que le ayudaron a llegar al poder, atacan con fiereza a quien critique (con verdad) a su líder. Igual sucedió en Italia y la Alemania de los años ’30 en el siglo pasado.

     Pero está a tiempo de enmendar sus graves yerros. De echar a la basura su absurda consulta y futuros plebiscitos, encuestas y referendos tan queridos por los autócratas y dictadores para perpetuarse en el poder. Instrumentos mañosos en los que enredan a los ingenuos para aparentar ser demócratas.

     La opinión internacional tiene los ojos puestos en AMLO y en su absurda, por no decir estúpida consulta sobre el aeropuerto capitalino, de lo que él haga y decida respecto a esta obra, pues al resolver dará color y en qué tono pintará su gobierno. Rojo no, ya no existe (solo en la mente de los rabanitos criollos y en los ignorantes ayotzinapos que viven en un mundo de anarquía y doctrinas políticas no comprendidas, peor todavía, desechadas en todo el orbe por caducas e impracticables), sino de tonos grises con amarillo, cargados de mediocridad y llanto a causa del dolor de las multitudes.

     Y no se necesita ser adivino ni eminente politólogo para vislumbrar el futuro de México, basta con una mirada rápida a los escaños en las cámaras y reconocer nombres y caras, que sin mencionarse, son sinónimo de violencia, torpeza, corrupción, mañas, incapacidad, agresividad, carencia neuronal, y tantas deficiencias más. Si realmente López Obrador tiene voluntad de cambiar y dirigir el timón de la República hasta llevarlo dentro de seis años a buen puerto y entregar buenas cuentas al pueblo de México, urge que realice no varios, sino muchos cambios en su cosmovisión y allegarse a personas que realmente estén capacitadas para mejorar la condición del país y ayudarle al ahora presidente electo a tomar mejores decisiones, y no simples puntadas de campaña, como esa, de una ‘consulta para el aeropuerto’.

     López Obrador y su gente, al menos los más cercanos a él, a los que escucha, tendrán que aprender que democracia e independencia van juntas, son indisolubles, disminuir o acabar con la primera extingue la segunda. Nuestro premio Nobel de Literatura, Octavio Paz, escribió al efecto: “La derrota de la democracia significa la perpetuación de la injusticia y la miseria física y moral, cualquiera que sea el ganador… Democracia e independencia son realidades complementarias e inseparables: perder a la primera es perder a la segunda y viceversa” (Sueño en libertad, pág. 392). ¿Será mucho pedir que se dejen de consultas absurdas, que esperen a que les llegue su turno para gobernar, y que cuando el plazo se cumpla, inviten a su equipo a otras mentes más lúcidas que les ayuden a pensar y planear un mejor país? De no ser así, quizá estamos viendo el inicio de una dictadura.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

URGEN AEROPUERTOS PARA JALISCO

Mientras AMLO sigue jugando al candidato, quizá no se la cree que ganó las elecciones (la verdad es que la mayoría de los que votaron por él lo hicieron en espera de que mejoren las cosas en el país y no precisamente por simpatía hacia su persona), la corrupción que impera ha llegado al punto de metástasis. Habrá que ver si sus promesas tienen algo que ver con la realidad, o solo fueron engaños electorales para hacerse del poder.

     En todos los niveles de gobierno, en todos los Estados, municipios, empresas y órganos públicos descentralizados, en todos los partidos políticos y en cuanta cosa mete mano el gobierno aparecen las células cancerosas de la corrupción. Mal endémico que amenaza con acabar con la vida republicana y el destino de México si antes no se toma en serio el problema y se toman las medidas urgentes que se requiere. Es obvio que cárceles harán falta y jueces que sepan lo que significan hacer justicia (y no jugar a jueces gringos, peor en otros casos, corromperse también y abrir la puerta a quien debe permanecer encerrado) .

     Por señalar una de las múltiples cabezas de esta hidra horrenda, la semana que recién termina los diarios locales en Jalisco denunciaron la existencia de “aviadores” en la nomina de ciertos municipios en el Estado. Tan solo en el pueblo de El Salto, se habló de más de 600 parásitos cobrando por un trabajo que no realizan, mientras que en Tonalá todavía no se cuantifican los vividores a costillas de los dineros del pueblo.

    Y si en un pueblo rabón como El Salto hay semejante cantidad de ladrones cobrando sin trabajar ¿cuántos no habrá en los Ayuntamientos de la zona metropolitana de la capital jalisciense? Y aunque desde hace mucho tiempo se conoce de está nociva práctica, lo cierto es que a partir de que llegó el PAN al poder en Jalisco (1995) se desató —a manera de plaga— esta ambición irrefrenable y cínica por los dineros públicos, encontrando en los «aviadores» la fórmula ideal para mantener dentro de la nómina a los amigos, parientes y favoritas, pero, sobre todo, a los equipos que les ayudan en las campañas. Pandillas que le cuestan al pueblo de Jalisco verdaderas fortunas, al que obligan a vivir a manera de esclavo para mantener tanto zángano.

     Se sabe y es del dominio público que el ayuntamiento de Guadalajara y muchos otros más en Jalisco, si no es que todos, tienen en la nómina a vampiros que chupan la sangre de los jaliscienses que se esfuerzan trabajando a diario para mantener de pie al Estado, como también se sabe que en el Congreso local, el Consejo de la Judicatura y tantos entes públicos, la lista de vividores es grande y por demás dañina para la vida nacional (para poder cubrir semejantes nóminas: impuestos, derechos, permisos, visitas de inspectores, reglas, permisos, etcétera, asfixian la vida de los ciudadanos, que en la vida real son poco menos que súbditos de una clase política cada vez más inculta, ambiciosa, incapaz, pero sobre todo corrupta sin medida e indolente).

     Un paréntesis y ejemplo ¿No es acaso indolencia e insensibilidad total ver al presidente municipal zapopano Pablo Lemus abrazando al par de vándalos que pintorrajearon vagones nuevos del metro tapatío? Vagones que costaron al pueblo mexicano muchos millones de pesos para el servicio de la sociedad y estos salvajes dañan aun antes de entrar en servicio y en lugar de enviarlos a la cárcel, los apapacha y saca ante los medios. El mundo al revés. Volvamos a los aviadores.

     Peor todavía, cuanto aparentan despedirlos, les abren la puerta para que los demandan mediante juicios laborales que no pelean, que dejan perder intencionalmente y que cuestan al pueblo de Jalisco anualmente cientos y cientos de millones. Super, mega, hiper corrupción.

     No es posible que se siga permitiendo tanto ladrón del erario. Que lo son, aunque hipócritas, fingen ser lo que no son y aparentan hacer lo que no hacen.

      Así que el futuro presidente antes de andar preguntando cuál aeropuerto es mejor, porque él ya lo sabe (y si no lo sabe estaría grave el asunto pues estaríamos hablando de un hombre con pocas neuronas, lo que le haría incapaz de ejercer un poder con tantísimas responsabilidades), tendrá que incluir en su IV República, y su colega, Enrique Alfaro Jr. que quiere refundar el Estado, varios aeropuertos, aunque sea improvisados para que aterricen todos estos aviadores que viven de los dineros del pueblo, y los pesquen, ya que lo único que merecen es la cárcel.

     De paso deberán revisar las torres de control y ver quién(es) anotó(aron) en la nómina a tanto vividor, pues si en verdad quieren refundar deberán en primerísimo orden acabar con tanto aviador, de lo contrario, en lugar de refundar país y estado nos refundirán a todos en el caos. ¿O usted que cree estimado lector?

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

EL ‘68: ¿TENÍA RAZÓN EL PRESIDENTE?

El sábado anterior (6 de octubre) transmitieron en la televisión un programa acerca del llamado movimiento estudiantil de 1968 y sus repercusiones. Los personajes entrevistados, la mayoría líderes o participantes, así como Enrique Krauze ―productor del programa― dijeron, palabras más, palabras menos, que “gracias al movimiento México era otro”.

     En lo personal, como parte de esa generación, no podía dar crédito a semejante manipulación mediática. Ahora sucede que los medios y periodistas, que dicho sea de paso comían de la mano de papá gobierno (la mayoría), siempre han sido críticos feroces del establishment, que acompañaron a los estudiantes en su relajo, y lo que es peor, que gracias al movimiento del ’68 todo cambió en este país ¿En verdad?

      Me dio náusea. El viejo centralismo que tanto daño ha hecho a nuestro país apareció en el rostro y labios de los que se dicen dueños de la verdad y de ese movimiento ‘estudiantil’, que como se dijo la semana pasada, comenzó con un simple pleito entre preparatorianos que al ser aplacados por la policía, los rabanitos criollos inician su lucha contra el estado mexicano, la cual día con día escalaba retadora y desafiante a su enemigo político (el escritor Ramón Ramírez narra con precisión día con día los sucesos en los 2 tomos de su valiosa obra titulada El movimiento estudiantil de México, Editorial Era, 1969).

     Krauze y sus entrevistados aseguraron con engreimiento que el país era otro gracias a su lucha. Quiere decir que el viejo proverbio capitalino de que “fuera de México todo es Cuautitlán” continúa siendo verdad (para ellos). Que entre todos los mexicanos que integramos la República y vivimos en los Estados, ni aportamos nada al país y que la visión política, TODA, la tienen patentada los antes defeños (para no decirles chilangos) ¡Uf!, cuánta arrogancia.

     El Presidente Gustavo Díaz Ordaz les acusaba de que se trataba de un intento de revolución de corte comunista, los líderes del CNH decían que no era cierto, sin embargo, a medio siglo de distancia y de acuerdo a su conducta y posición durante estas cinco décadas, lo sucedido en el presente sexenio (en que las huestes de AMLO y socios estuvieron minando y criticando de manera despiadada desde las redes sociales la persona y acciones del presidente Peña Nieto) y considerando el resultado de las elecciones de julio pasado; la acusación de Díaz Ordaz cobra sentido. Al menos obliga un análisis serio y a fondo pues el destino del país y de la democracia se encuentra en grave riesgo, como escriben en reciente ensayo ciertos académicos de Harvard:

―”Las dictaduras flagrantes, en forma de fascismo, comunismo y gobierno militar, prácticamente han desaparecido del panorama… Desde el final de la Guerra Fría, la mayoría de las quiebras democráticas no las han provocado generales y soldados, sino los propios gobiernos electos. Como Chávez en Venezuela… En la actualidad, el retroceso democrático empieza en las urnas… La paradoja trágica de la senda electoral hacia el autoritarismo es que los asesinos de la democracia utilizan las propias instituciones de la democracia de manera gradual, sutil e incluso legal para liquidarla” (Steven Levitsky y Daniel Ziblatt, CÓMO MUEREN LAS DEMOCRACIAS, Ariel, págs. 13 y 16).

     Como se decía en el argot comunista: “los burgueses siempre ponen la cuerda que les va ahorcar”. Los líderes autócratas utilizan ahora la democracia para hacerse del poder, pero una vez que lo obtienen la liquidan. Y es que, aunque no queramos ser malpensados, nombrar a Paco Ignacio Taibo II para el FCE ―por citar un caso emblemático― deja ver el color y rumbo del próximo régimen. No se necesita de ser profeta para vaticinarlo. Con sentido común y un mediano conocimiento de la historia y los perfiles, el rompecabezas político muestra el lienzo completo o cuando menos la mayor parte.

      Los mexicanos tenemos que abrir los ojos, los que no vivimos ni queremos jamás vivir en la ciudad de México y no compartimos la visión de país de los viudos y usufructuarios del ’68 tienen, tenemos que empezar a hacer valer nuestra voz por todos los medios lícitos que tenemos a nuestro alcance, que son muchos. Los capitalinos ni son dueños del país, como tampoco de nuestra cosmovisión. Tenemos pensamiento propio y están obligados a respetarnos y tomarnos en cuenta dentro del pacto federalista.

     En una carta escrita por Octavio Paz al también escritor y poeta español, Pere Gimferrer (20/Oct/1973), describe la manera tribal y cruel de ese tipo de personas (como la mayoría de los líderes del ’68, al menos de los que han vivido con ese caballo de Troya que les ha abierto la puerta al poder):

―”Es un mal general hispánico… Los hispanos no somos sociales: somos insociables. Gente de pandilla y montonera… Las tierras del odio hispánico son otras. Y una de ellas es México. No es sólo la mediocridad general y la ignorancia abismal, sino el rencor, la envidia. Pereza mental y mala leche”. (Memorias y Palabras, págs. 53 y 54).

     Aceptar lo que Krauze y los dueños del ‘movimiento del ’68 dicen sería un desatino. México no cambió a causa de ellos, sino a pesar de ellos. Los cambios positivos del país se han dado gracias al esfuerzo, visión y trabajo de millones de mexicanos a lo largo y ancho del país, pues la ‘hermana república de la UNAM’ (como la califica Gabriel Zaid), más que profesionistas de calidad, crea problemas sociales, anarquistas, resentidos y una contaminación continua de las nuevas generaciones con ideologías caducas que ya mostraron su ineficacia. Valga aclarar y agregar, que también en el gobierno ha habido funcionarios públicos (pocos) que han gastado su vida para el bienestar de todos nosotros. Se podrá acusar a Diaz Ordaz de muchas cosas, pero nadie que sea justo en sus razonamientos, podrá negar su amor por México y su deseo de que los mexicanos viviésemos mejor. El actuó en base a su cosmovisión revolucionaria. ¿Permitiría que una revolución al estilo Cuba subvirtiera el orden social en México? Debajo de su balcón en Palacio Nacional pasaban manifestándose los estudiantes y le gritaban: “¡No queremos Olimpiadas, queremos revolución!”

     Uno de los líderes del ’68, inteligente y visionario al que la Poniatowska le fusiló textos completos para el libro que le diera fama, narra en su texto sobre el ’68 la visión revolucionaria del CNH, incluso de la visita de integrantes de la Federación Socialista de Alemania a la UNAM para entrevistarlos:

“¿Socialismo? -preguntó uno de los alemanes… No. Por lo menos no de inmediato… Contamos con un millón de manifestantes, pero de ahí no sacaremos muchos guerrilleros. Y aunque lo hiciéramos, en pocos días acabarían con nosotros: no tenemos aún la organización revolucionaria que permita hacer de un manifestante un revolucionario, y de un estudiante un guerrillero urbano” (Luis González de Alba, Los días y los años, Cal y Arena, págs. 57-58).

     Como se ha visto en estos 50 años, los estudiantes del ’68 defendieron y continúan defendido su ‘revolución’, y el Presidente Díaz Ordaz defendió la suya, la Mexicana. Usted que considera, ¿tuvo razón el Presidente?

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

GOBIERNO CAPITALINO: MANIQUEO Y MANIPULADOR

A nombre y memoria del 2 de octubre de 1968, la falsa izquierda mexicana (que lo es casi toda), en especial la de la ciudad de México (para no decirles “chilangos”), han hecho y declarado tantas cosas a través de los años que resultaría imposible recopilarlas. Dejando fuera de este comentario a las nuevas generaciones, que en su inmensa mayoría no saben en realidad lo que sucedió y porqué sucedió, limitamos el comentario hacia los que han mantenido encendidas las velas de este sacrificio, que no necesariamente para bien del país.

    Y es que, como sabemos los más viejos, los que somos de esa generación del ’68 (año que en lo personal ingresé a la facultad de derecho de la U. de G.), muchos han vivido a costa de la sangre de los muertos en Tlatelolco, haciendo del 2 de octubre un negocio personal al que no le han invertido nada y les ha redituado mucho. Desde becas jugosas becas literarias y puestos en la cátedra universitaria, hasta la formación de una élite que controla el mundo del libro (y toda la parafernalia que gira en este universo) impidiendo que cualquier intruso que no sea del clan del ’68 —o con su ‘bendición’ (así como las concede AMLO)— se le publique cosa alguna.

     Asunto que he vivido en carne propia. Durante 27 años, como muchos lectores lo saben, participé en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) con un stand propio, pagado de mi bolsillo, la cuestión es que en el año 2014 me entrevistó una televisora local y me preguntaron acerca de lo sucedido ese año (1968) en Guadalajara y qué papel jugó la universidad. Como mi compromiso es con la verdad, no con los políticos ni con grupo alguno, al responder, de inmediato me quitaron el sonido del micrófono haciendo creer a los televidentes de una ‘falla’ técnica. Y como sufriera represalias entre los medios a causa de expresar mi punto de vista, decidí dejar ese foro, que, dicho sea de paso, le deseo muchos años de vida, pues a pesar de sus organizadores, es un patrimonio cultural enorme que se debe cuidar.

     Volviendo al ’68 y a los usufructuarios de lo que ellos llaman «movimiento estudiantil», que en estricto sentido de la palabra no lo fue, pues empezó como un simple pleito entre preparatorianos (ya señalado en el artículo anterior), para luego convertirse en un grupo que retara al último gobierno de la Revolución al que intentaba reemplazar por uno de corte cubano o soviético. Era la moda. Grupo al que se le olvida que en sus manifestaciones pasaban por abajo del balcón presidencial en Palacio Nacional y le gritaban a Díaz Ordaz«¡No queremos Olimpiada, queremos revolución!».

      El final todos lo sabemos. El 2 de octubre hay un tiroteo y 33 personas mueren (los medios más radicales de la época hablan de decenas), son las cifras reales, no las inventadas por los apologistas y vividores (las razones y hechos los narro en mi libro MÉXICO: ¿ESTADO FALLIDO O PAIS TRAICIONADO? Volumen Dos, págs. 231 a 245).

      Diez días después se iniciaron las Olimpiadas en nuestro país y lo sucedido en Tlatelolco pasó al olvido, aunque no por mucho tiempo, ya que si bien los atletas de todo el mundo trajeron esperanza y alegría, los futuros usufructuarios del ‘movimiento’ se encargarían de envenenar la mente de las nuevas generaciones en las escuelas y universidades del Distrito Federal, así como crear literatura suficiente para crear monstruos gubernamentales y victimizarse ellos, presentarse como próceres limpios y sin mancha (hasta la fecha). Posición de víctimas que les abrió la puerta al poder décadas después.

     La prensa que ahora se desgarra las vestiduras y demoniza al Presidente Gustavo Díaz Ordaz, entonces no se atrevía a criticarlo, sumisos cobraban la publicidad oficial de la cual vivían cómodamente (¿ha cambiado la trama?).

     Por eso, ahora que el gobierno de la ciudad de México en un acto de populismo de la más baja estofa, decide el 1º de octubre (2018) eliminar las placas en las que aparece el nombre del entonces Presidente Díaz Ordaz, mostró un condenable maniqueísmo político. Condenable de manera absoluta.

     Si seguimos por esa ruta y se eliminan placas, en poco tiempo no quedará en el santoral oficial títere con cabeza. Y es que, en cuanto humanos, la galería de nuestros gobernantes a través de dos siglos de historia suma aciertos y errores, que para ser sinceros, en lo que va del siglo XXI, los segundos superan con mucho a los primeros.

    ¿Por qué el señor Ramón Amieva, que cobra como presidente municipal de la capital del país (absurdamente elevada a categoría de ‘Estado’) no le dice a sus gobernados que gracias a Díaz Ordaz tienen el tan gustado tren subterráneo (Metro); que organizó las Olimpiadas que hicieron que México fuese conocido en todo el planeta; que antes de entregar al poder a su demente sucesor organizó el Mundial de Futbol de 1970; que su gobierno dejó al país prácticamente sin deuda externa ni interna; que no vendía petróleo al extranjero; que fue el presidente que más le invirtió a la educación de todos los mexicanos? Sobran obras que hizo este presidente tan criticado, de las cuales nunca se habla, pues los falsos santones de la falsa izquierda mexicana han hecho de este mandatario,al que no se le defiende en este espacio ni se le acusa, solo se pide un justo juicio para su persona y gobierno.

     De no frenarse esta situación maniquea, la anti utopía de George Orwell (1984) se hará realidad en México y el politburó de los viudos y usufructuarios del ’68 creará su propia historia nacional a gusto y placer de los fósiles y dueños de la hermana república de la UNAM; ahora convertida en gobierno a partir del 1º de diciembre; aunque en la fragmentada capital ya son alcaldes y en otros Estados y municipios han tomado las riendas del poder.

     Es de considerar absurdo que marchen por algo que pasó hace 50 años, que ese gobierno y sus personajes ya murieron; en tanto que decenas de miles de mexicanos son asesinados en el país y que cientos de miles o millones de mexicanos son asaltados, robados, secuestrados, extorsionados y los dueños de las marchas no muevan un solo pie para manifestarse en contra de todos los gobiernos (federal, estatales y municipales) que lo han permitido, contra los poderes judiciales, procuradurías, policías y medios acomodaticios que no han hecho valer la ley, como tampoco señalar con firmeza. Claro, es más fácil, cómodo, y lucidor criticar al gobernante fallecido.

     En 1969 apareció un magnífico dossier que analizaba todos los movimientos guerrilleros en el continente escrito por un investigador francés, quien al referirse a la condición de nuestro país dijo: “…En la ciudad de México, otros estudiantes rebeldes acusaban ante mí a su régimen, que se sigue llamando revolucionario, de no ser sino un inmenso hueso con que engordan los políticos profesionales… Pero, por otra parte, olvidaban que el México de Zapata y de Pancho Villa tenía al fin estabilidad y paz. Comparado con los demás países de América Latina, no dejaba de ser de lo mejor” (Jean Larteguy, Los Guerrilleros, Diana, México 1969, pág. 17).

     Así que, desde esta trinchera de libros y letras, se lanza esta andanada de pensamientos contra los enemigos y pretensos manipuladores de la verdad (enquistados ahora en la cúspide política y a punto de asaltar la silla); entendidos que tal es el poder de ésta, de la verdad, que algún día, tarde o temprano, su luz llegará y las tinieblas de la mentira se desvanecerán ante el peso de los hechos reales. La verdad es la verdad.

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com

FER: REPRIMIDO, ESTIGMATIZADO, Y OLVIDADO

El sábado 29 de septiembre de 2018, se cumplen 48 años de la aparición pública del FRENTE ESTUDIANTIL REVOLUCIONARIO (FER). El único movimiento que ha pretendido democratizar la Universidad de Guadalajara, cuyo monopolio ha estado desde el siglo pasado en manos del grupo mafioso y criminal de la FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE GUADALAJARA (FEG), y que lamentablemente continúa hasta nuestros días, aunque claro, con otro disfraz y otras siglas (FEU).

     Hagamos un poco de historia. A diferencia de los hechos ocurridos en la ciudad de México en 1968, en los que un simple pleito entre muchachos de las Vocacionales No. 5 y 2 y la Preparatoria particular Isaac Ochoterena, que fueron puestos en paz por la policía y granaderos, aquello se convirtió en el pretexto ideal para una juventud intoxicada con la ideología marxista (que no entendía del todo, pero que en las aulas se predicaba a diario, era la moda) retara al último gobierno emanado de la Revolución Mexicana(ya hablaremos al respecto en comentario posterior).

     En decir, lo de la capital fue un simple pleito juvenil que se fue convirtiendo en el pretexto ideal para retar al gobierno. En cambio, lo sucedido en Guadalajara en 1970, sí se trató de un auténtico MOVIMIENTO ESTUDIANTIcuyo propósito fundamental era democratizar la universidad pública local, y eliminar el terror y control impuesto por los golpeadores y matones de la FEG.Ningún estudiante de la Universidad de Guadalajara podía sentirse libre en las distintas facultades y preparatorias (hasta en las secundarias), el terror con el que este grupo mafioso tenía sometido al estudiantado no tiene parangón en la vida nacional.

     Recuerdo en la facultad de derecho a principios de los años ’70, por señalar un caso, un maestro de derecho procesal al hacer el examen final (todos los exámenes en la facultad eran orales) nos hacía sufrir a todos, y pocos, muy pocos, eran los que lográbamos pasar al primer intento y eso con muy baja calificación. Cualquiera diría que eso es normal, que el maestro era estricto. La cuestión, y grave, es que el referido maestro se hacía rodear de 10 o 12 de los gorilas de la FEG, la mayoría empistolados dentro del aula a quienes obsequiaba calificaciones de 100 mientras a los estudiantes, a los verdaderos estudiantes que lográbamos pasar, un 60, 65 o 70 eran considerados verdaderos triunfos.

     La putrefacción académica a causa de estos vándalos que todo controlaban (y tal parece que continúan haciéndolo) movió a muchos jóvenes estudiantes, la mayoría del populoso Barrio de San Andrés, que pobres, pero inteligentes, con valor y deseos de mejorar su vida y sociedad, se organizaran y crearon el Frente Estudiantil Revolucionario. Un movimiento reprimido con extrema dureza hasta lanzar a no pocos de sus miembros a la guerrilla y la clandestinidad (valga decir, que si el gobierno del Estado de Jalisco se hubiera tomado la molestia de indagar un poco sobre este grupo, en lugar de reprimirlos con los gangsters de la FEG que eran un lastre pesado para la educación en el Estado y les hubiera ayudado, esta casa de estudios se hubiera oxigenado; tan exitosa en la farándula, pero tan pobre en resultados académicos).

     En el año 2000, en mi libro MEDIO SIGLO, VIVENCIAS Y TESTIMONIOS el cual presenté en la FIL (primer texto que narra este movimiento y antes que ningún otro), narro los hechos ocurridos el día de la aparición pública del FER y cómo fueron agredidos a balazos por los porros de la FEG.

     La prensa en bloque condenó al naciente movimiento y sin indagar, se sumaron a la consigna del gobierno estatal estigmatizando al Frente Estudiantil Revolucionario, del que muchos de sus integrantes se identificaban con el PRI (de entonces, claro, el de ahora es mero negocio o franquicia política), que, al verse atacados por el gobierno y la prensa, primero, fueron presa de la confusión, y, posteriormente a causa de las represalias y persecución sufrida a manos del gobierno y los criminales de la FEG; los sobrevivientes, los que permanecieron firmes, deciden con valentía enfrentar a sus circunstancias y sumarse a la Liga Comunista 23 de Septiembre (hombres de verdad, no como los vándalos ayotzinapos, que si el Ejército o las Policías les hicieran el 5% de lo que padecieron los del FER, poco se les haría el Planeta para manifestarse y protestar, pues lloran como plañideras después de delinquir, dañar instituciones, cuarteles, negocios, autopistas, etcétera, y no hay día que no hagan su arguende por la banda de delincuentes que en cinco camiones robados y a 150 kilómetros de su escuela y a la una de la madrugada se enfrentaron a otros delincuentes como ellos y los mataron).El FER fue otra cosa. Ni desearon jamás ser guerrilleros, ni tampoco enfrentarse al estado pues, solo querían democratizar su Universidad. Fue el gobierno estatal que sin averiguar nada soltó a los mafiosos de la FEG para que les reprimieran y lo único que lograron fue asesinar a varios, truncar la carrera de muchos, y lanzar en pocos años a la clandestinidad a los sobrevivientes, a los que el gobierno del demente Echeverría persiguió con saña y crueldad.

     Ante la falta de espacio dejo algunos textos acerca de este grupo (FER) contenidos en el segundo volumen de mi libro que narra los principales hechos de nuestra historia nacional, en espera que aporten claridad, quiten el estigma de un movimiento cuyo único objetivo era democratizar la U. de G., pero que lo único que logró es ser reprimido irracionalmente. Historia que no debe quedar en el olvido. Aquí los textos:

“…Todo empieza ese día con una serie de mítines que proponían la democratización y renovación de los liderazgos estudiantiles en la universidad pública local, al cobijo como ya se dijo de una nueva organización… nombrada Frente Estudiantil Revolucionario. Luego de un mitin en la preparatoria Vocacional, le sucede otro más en la cercana Facultad de Ciencias Químicas, para concluir en la Escuela Politécnica. Mientras se desarrollaba pacíficamente la reunión, la naciente organización es agredida por los pistoleros de laFederación de Estudiantes de Guadalajara (FEG), que sin medir consecuencias llegan disparando contra la multitud. Según el reporte oficial los muertos fueron tres, entre ellos su propio líder.

   Se le olvidó a Zuno Arce que todavía era Presidente Gustavo Díaz Ordaz y no su cuñado… Y como su pariente político arribaría al poder hasta dos meses después, los muchachos del Frente Estudiantil Revolucionario se ven forzados a irse a la clandestinidad. La mayoría, si no es que todos, jamás consideraron esa opción. Muchos perdieron la oportunidad de concluir su carrera universitaria, otros muchos fueron expulsados en automático de la universidad, aún cuando no hubieran hecho absolutamente nada. Lo peor es que otros más perdieron la vida… su cuñado, una vez en la presidencia, les persiguió con saña y crueldad, obligando a algunos incluso a sumarse a la proscrita Liga Comunista 23 de Septiembre. De nueva cuenta traición y buenas intenciones se decepcionaban mutuamente. La historia tan conocida por dos largos siglos se repetía por enésima vez en este rincón de México” (México: ¿Estado Fallido o País Traicionado?, Volumen Dos. Impre-Jal, págs. 252-254).

¡Hasta el próximo sábado, si Dios nos permite!

Email: mahergo50@hotmail.com